Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Semana Santa | Normativa efímera en las playas

Rechazo total de los bañistas al uso de mascarillas en el único día de ‘restricción’

Los usuarios de Las Canteras hicieron caso omiso de una obligación fugaz - El Gobierno aclaró ayer que mantiene la excepción y se podrá evitar al tomar el sol

En la imagen, varios usuarios ayer en la playa sin usar la mascarilla.

En la imagen, varios usuarios ayer en la playa sin usar la mascarilla.

Los bañistas de Las Canteras rechazaron la ‘fugaz’ normativa de uso obligatorio de la mascarilla para tomar el sol en las playas y piscinas en España. Después de que el último Boletín Oficial del Estado (BOE) publicara el lunes las medidas sanitarias para combatir la crisis del coronavirus enfocándose en el uso de tapabocas al aire libre, lo que incluía las playas a la hora de tomar el sol, ayer en la bahía capitalina muy pocos hicieron uso de la misma. De hecho, a mitad del día el Gobierno Canario aclaró que no será necesaria “durante el baño y mientras se permanezca en un espacio determinado, sin desplazarse y con la distancia de seguridad” cuando las personas no sean convivientes.

Una prohibición que los usuarios de Las Canteras llegaron a calificar de “ilógica e innecesaria”. De hecho, durante la mañana de ayer fueron pocos los bañistas que respetaron la medida sanitaria. Algunos tomaban el sol, otros practicaban algún deporte, jugaban en la arena con sus hijos e incluso caminaban por la orilla -pese a que esto ya estaba prohibido hacerlo sin mascarillas-, entre otras actividades en las que era necesario llevar puesto el tapabocas para ese momento, y aún así no lo hacían.

Algunos de los encuestados por este periódico relataron que se acababan de enterar de esta disposición -que ‘duró’ un día- “era lo único que nos quedaba”, señaló Yaiza Moreno, una bañista que acudió a La Cícer con su marido e hija a disfrutar del buen clima que hacía en la costa, además de que este “era el único sitio en el que podíamos estar respirando tranquilos”. La canaria subraya que el uso del tapabocas mientras se toma el sol acarrea problemas de “piel y de respiración” ya que con las altas temperaturas que se puede alcanzar en el mar este equipo de protección individual “sofoca”.

Varias personas se quejaron por los problemas en la piel que podía generar esta medida

decoration

“Mi madre me comentó esta mañana que se había aprobado esta nueva medida que es un acoso ya a nuestra libertad. Ya mantenemos una distancia de seguridad y con esto te obligan a que utilices la mascarilla incluso con las personas con las que convives mientras estás en un espacio público”, lamenta . “Yo creo que están siendo muy estrictos en este aspecto, yo sé que esta crisis sanitaria no es de broma pero si se cuidan las distancias en la playa no considero necesario el uso del tapabocas”, sentencia Moreno, que también se cuestiona sobre “¿qué será lo próximo?, ¿utilizar unas impermeables dentro del agua?”, se quejó la bañista.

Asimismo, sostuvo que es “incómodo” utilizar la mascarilla mientras se está sentado en la arena debido “al calor y a las marcas” que puede dejar en la piel la exposición solar constante con este tapabocas puesto en la cara.

“Obtusa”, así calificó esta normativa un usuario de Las Canteras que prefirió no identificarse al tiempo que destacó que en los “espacios abiertos el riesgo de contagio es menor” siempre que se cumpla con la distancia de seguridad correspondiente. Asimismo, sentenció que sentía que los trataban a todos “como menores sin responsabilidad alguna”.

“Gran parte de la vida de los canarios transcurre en la playa y necesitamos respirar cuando estamos en ella”, relató. Algo que de haber continuado la medida en la Comunidad Autónoma hubiese podido afectar “la salud mental” de las personas que acudían a la playas, piscinas y en el campo.

Este tipo de medidas, a su juicio, no mejoran la situación sanitaria sino que la “complican” ya que “la gente necesita respirar aire puro”. A su vez, matizó que esto complicaría el turismo en la Isla ya que entiende que los visitantes no acudirían a una playa en la que no pueden estar sin tapabocas tomando el sol o leyendo un libro mientras están en la arena.

“No se tomó esta decisión el año pasado y lo hacen ahora”, lamentaba Patricia López

decoration

Mientras, a Patricia López le pareció “aún más ilógico” que esta medida “ni siquiera se tomase el año pasado durante la desescalada y cuando no existía la vacuna”. Por ello, ahora “huele raro” que habiendo muchas personas vacunadas en el país contra el coronavirus sea cuando se tome este tipo de normas estrictas. “Lo primero que hacemos al nacer es respirar y ahora no nos dejan”, protestó la bañista.

Para Marinia Santana y Mari Carmen Almeida, que acudieron a La Cícer junto a sus hijos y nietos, tildaron la restricción efímera como “incómoda” ya que les pareció “incongruente” porque cuando acuden a una terraza la distancia es menor que en la playa aunque sean sólo cuatro personas quienes compartan la misma mesa. “Pagamos justos por pecadores”, aseveró Santana, quien destacó además que siempre han cumplido las normas estipuladas y es por ello que, aunque estén “incómodas” con las mascarillas mientras toman el sol, no se las piensan quitar a no ser que se metan al agua o consuman alguna bebida o alimento.

13

Playa de Las Canteras, uso obligatorio de las mascarillas Andrés Cruz

Ambas consideraron que, de no haberse descartado esta medida por el Gobierno de Canarias, las personas hubiesen dejado de ir a la playa por lo engorroso que sería sumado a las marcas que dejaría en el rostro de las personas tomar el sol con el tapabocas puesto. “Aunque también es cierto que hay grupos que se relajan ante las medidas”, lo que a su entender pudo ocasionar que se endureciera la medida en el país.

Una sanitaria que acudió a tomar el sol con su prima en Las Canteras, y que prefirió no identificarse, reseñó que en las dos horas que estuvo no vio a ningún policía asegurándose de que se cumpliese la medida. “Aquí hay gente fumando cuando no está permitido desde hace más de año y medio por la nueva ordenanza municipal”, reclamó, al tiempo que denunció que “ni el voluntario de la Cruz Roja la lleva puesta”.

Marinia Santana sostiene que si hubiese seguido la norma la playa se quedaría vacía

decoration

“Yo creo que es una manera de evitar que la gente acuda a la playa”, apuntó, a la vez que criticó que la mayoría no utilizara el tapabocas mientras ‘duró’ la normativa, aunque “según los virólogos no hace falta llevarla al aire libre mientras se mantengan los dos metros de distancia entre las personas”, recalcó la trabajadora de un centro sanitario de la capital.

Celia Rodríguez, por su parte, visitó la playa de La Cícer con sus dos hijos pequeños mientras aún estaba en marcha la restricción y manifestó que era una medida “fatal” porque, a su juicio, se hace “imposible” jugar con los niños en la arena ya que con el calor se asfixian. “Lo que tienen que hacer es cerrar los centros comerciales porque ahí se acumulan más personas y en su mayoría no guardan las distancias”, alegó.

“Yo utilizo las mascarillas de tela porque son más cómodas, además aquí hay gente que hace un círculo alrededor de ellos como señalización para evitar que otros bañistas se le acerquen, cosa que en los establecimientos comerciales no sucede”, explicó, a la vez que relató que en los centros comerciales “les dices a las personas que se alejen porque están muy cerca de ti y se lo toman a mal”, añadió.

A dos amigos que prefirieron no identificarse, quienes acudieron ayer a tomar el sol en la joya capitalina, les pareció “bien” la medida ya que uno de ellos -que no suele acudir normalmente a la playa- indicó que “es lo que hay que hacer para protegerse” del virus.

Un bañista destaca que de regirse por esa Ley el turismo en el Archipiélago se vería afectado

decoration

“Si está comprobado que esta medida es eficaz para luchar contra la pandemia yo la acepto, porque hay muchos que no cumplen las normativas, así que supongo que esto ya es un punto extremo al que han llegado para paliar la situación”, concluyó el otro bañista, al tiempo de que pidió que se informase más a la población sobre las normativas cambiantes de forma “clara y detallada”.

Compartir el artículo

stats