Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El joven Marcos L., en prisión preventiva como presunto autor de un homicidio

El juez imputa al muchacho de 18 años que presuntamente mató de una puñalada a su tío después de que este hiciera lo mismo con su abuela en Arenales

12

Reconstrucción del crimen de Arenales (15/04/2021)

El magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Las Palmas de Gran Canaria, Alberto Puebla, ordenó este jueves el ingreso en prisión preventiva comunicada y sin fianza para Marcos L. V. como presunto autor de un delito de homicidio por uno de los dos crímenes ocurridos en el barrio de Arenales el lunes. El joven, de 18 años y natural de Fuerteventura, supuestamente mató de una puñalada a su tío, José L. E. de 48 años y con varios antecedentes penales relacionados con el tráfico de drogas, minutos después de que este hubiera acabado de la misma manera con la vida de su abuela, Josefina E. P. de 85 años y conocida como Pepita.

Reconstrucción crimen de Arenales

El joven, quien alega haber matado a su tío en defensa propia, testificó ante el juez este jueves en calidad de investigado como presunto autor del crimen de Arenales. Posteriormente, Marcos L. regresó al domicilio familiar, situado en el número 34 de la calle Pérez del Toro de Las Palmas de Gran Canaria, para reconstruir los hechos. Una decena larga de agentes procedieron a desplegar un cordón policial entorno a la vivienda con la intención de persuadir a los peatones.

El ambiente volvió a quedar enrarecido un día más en Arenales. Algunos vecinos se preguntaban este jueves “¿ha vuelto a pasar algo?” al ver que los agentes prohibieron el paso, excepto residentes, entre los cruces de Pérez del Toro con las calles Arco y Carvajal. Minutos después, el joven, todavía en calidad de investigado, bajaba esposado y custodiado por la Policía Nacional junto al juez Alberto Puebla para reconstruir los hechos de aquella fatídica noche. Mientras, varios agentes salieron del domicilio portando posibles pruebas del crimen para ser analizadas en laboratorio.

La inspección del domicilio, donde vivían el presunto homicida y las dos víctimas del crimen, apenas duró una media hora. El joven regresó entonces cabiz bajo al vehículo policial para regresarlo a dependencias judiciales. Horas más tarde el magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Las Palmas de Gran Canaria ordenó prisión preventiva comunicada y sin fianza para Marcos L. V. Por el momento, la Justicia y el Instituto de Medicina Legal, encargado de realizar sendas autopsias a las víctimas, mantienen el caso bajo secreto de sumario.

Las principales hipótesis indican que el joven mató a su familiar en defensa propia

decoration

El chico fue arrestado en la noche del lunes, minutos después de producirse el doble crimen en el interior del domicilio familiar. Pasó las primeras horas en un centro hospitalario para curarle las heridas que presentaba en distintas partes del cuerpo, para después ser trasladado a los calabozos de la Jefatura Superior de Policía y, finalmente, pasar a disposición judicial este jueves.

Según las principales hipótesis que manejan las fuentes consultadas por LA PROVINCIA/DLP en los últimos días, Marcos L. habría matado a su familiar en defensa propia, después de conocer que este habría acabado presuntamente con la vida de su abuela, de 85 años y con dificultades para moverse desde hacía varios años. Es más, el joven logró llamar a los servicios de emergencia 112 en el intervalo entre las dos muertes para pedir socorro, momento en el que afirmó: “¡Me quieren matar!”.

José L. E. contaba con varios antecedentes penales por tráfico de estupefacientes que se remontaban a 1998, además de otros delitos por los que llegó a ingresar en prisión, según destacaron fuentes cercanas a la investigación. En cambio, Marcos L. V., carecía de historial delictivo. Los vecinos de Arenales señalan que el tío del joven era una persona problemática que había dejado recientemente el alcohol y las drogas.

Según las testimonios, la abuela del presunto homicida, Pepita como era conocida popularmente en el barrio, estaba encamada desde hacía dos años, principalmente por la escasa accesibilidad del edificio en el que vivían, con una escalera sumamente estrecha. Madre de cuatro hijos, convivía con el también fallecido y presunto autor de su muerte, José L. E.; además, desde hacía un año residía allí también su nieto, Marcos L. V. El joven, ahora en prisión, había venido a la capital desde su Fuerteventura natal para estudiar.

El tío del joven contaba con varios antecedentes penales por tráfico de estupefacientes

decoration

En la noche del pasado lunes, Marcos L. V. estaría en su cuarto con el móvil cuando descubrió que su tío habría matado presuntamente a su abuela de una puñalada en el pecho por causas que se investigan, acabando con ella en el acto -siempre según la versión del propio joven, único testigo del crimen que queda con vida-.

Posteriormente, ambos varones se enfrentaron, hasta tal punto que varios vecinos se percataron que algo estaba ocurriendo en el número 34 de la calle Pérez del Toro. En el transcurso de la disputa el joven sufrió varios cortes en brazos y cabeza. En un momento dado, se refugió en su cuarto, minutos que aprovechó para llamar a su madre para contarle lo ocurrido y enviarle una foto de las heridas, además de contactar con emergencias. Mientras tanto, su tío cogió un martillo para tirar la puerta abajo.

Después de esto último se produciría, presuntamente, la puñalada que acabaría con la vida de José L. E., justo antes de que la policía entrara en el domicilio tras ser alertados por vecinos, la madre del joven y el 112. Las fuentes señalan que el hecho de que el supuesto homicida utilizara el mismo cuchillo y el tipo de heridas inflingidas entre ellos demostrarían que el joven intentó defenderse del ataque del parricida.

Compartir el artículo

stats