Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un vecino de El Batán, detenido por la pedrada a un guagüero

El hombre, de 45 años, tiene cinco antecedentes penales, varios de ellos por lesiones

Un vecino de El Batán, detenido por la pedrada a un guagüero

Un vecino de El Batán, detenido por la pedrada a un guagüero

La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 45 años de edad por apedrear a una guagua en El Secadero después de que en el mediodía del martes presuntamente tirara una piedra y golpeara uno de los vehículos de Guaguas Municipales de Las Palmas de Gran Canaria. El suceso causó heridas al chófer, quien tuvo que ser atendido en un centro hospitalario, por lo que el arrestado se enfrenta probablemente a un delito de lesiones. El edil de Movilidad, José Eduardo Ramírez, señaló este miércoles en rueda de prensa que el Ayuntamiento se personará como acusación particular y que irán “a por todas, a que le caiga el máximo peso de la ley”.

El arrestado, vecino del barrio de El Batán, cuenta con al menos cinco antecedentes delictivos, avanzó la Policía Nacional. Según el Código Penal podría enfrentarse por un delito de lesiones podría enfrentarse a una pena de entre seis meses y tres años de prisión. De estos, varios estarían relacionados con partes de lesiones, aunque no con guagüeros. Ramírez informó que los daños ocasionados en uno de los cristales de la guagua apedreada están valorados en unos 2.600 euros. El conductor agredido necesitó recibir tres puntos de sotura en una de las heridas sangrantes.

Los hechos ocurrieron sobre las 13.45 horas cuando el conductor de la guagua de la Línea 70, que realiza el trayecto entre el Teatro Pérez Galdós y El Secadero, tras ser avisado por una pasajera, le recriminó a un hombre que llevaba la mascarilla bajada que se la pusiera bien, si no tendría que salir de la guagua, según información de fuentes policiales recogida por Europa Press.

Así, esta persona se bajó de la guagua en la zona de la iglesia de El Batán y seguidamente el conductor de la misma realizó la parada correspondiente de fin de trayecto en la calle Arminda de la capital, siendo en ese tiempo cuando el hombre al que le había recriminado que se pusiera bien la mascarilla apareció en una moto junto a otra persona joven -supuestamente su hijo- y comenzó a golpear con una barra metálica la ventanilla del conductor.

Finalmente, el ahora arrestado tiró una piedra con la que rompió la ventanilla e hirió al conductor. Una ambulancia del Servicio de Urgencias Canario (SUC) lo trasladó al Hospital Perpetuo Socorro para atenderle de urgencia, donde le dieron puntos de sutura.

Ante todo lo acaecido y tras la denuncia interpuesta por el conductor de la guagua, los agentes pudieron detener sobre las 21.00 horas del martes al presunto autor de los hechos en El Batán, si bien la investigación continúa abierta, según fuentes policiales.

Ramírez recalcó en su intervención de este miércoles que se trata de un hecho aislado y que nada tiene que ver con los actos vandálicos que han sufrido los vehículos de Guaguas Municipales en los últimos años. “Vamos a ir a que le caiga el máximo peso de la ley, esto no le saldrá gratis, esto no ha sido una gamberrada, es un acto muy grave que podría haber causado algo mucho más complicado de lo que fue”, precisó. “Los conductores tienen que saber que los vamos a proteger y que cuando pase algo de esto vamos a ir a por todas y que quien haya hecho esto no se va a ir de rositas”.

El edil de Movilidad destacó el “buen funcionamiento” que ha tenido el dispositivo de seguridad y la campaña complementaria de concienciación para evitar actos vandálicos contra las guaguas. En los últimos años estos se habían vuelto en un habitual, sobre todo en fechas como la noche de Halloween -31 de octubre-. Ramírez destacó que todas las guaguas que están incorporando a la flota tienen cámaras para controlar lo que ocurra dentro.

Las medidas policiales han permitido revertir las cifras de actos vandálicos, destacó Ramírez. En lo que va de año se han producido ocho agresiones a vehículos de Guaguas Municipales, frente a las 42 que se registraron en 2020 pese a los meses de confinamiento. Además, ya este dato significó un descenso, aclaró el edil, pues en 2019 y años anteriores se movían entorno al centenar de episodios de vandalismo.

Compartir el artículo

stats