Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A juicio por abusar de la hija adolescente de sus amigos

La Fiscalía pide una pena de casi 12 años de cárcel y 20.000 euros de indemnización

Un hombre se sienta en el banquillo de la Sección Primera de la Audiencia Provincial el próximo martes por, presuntamente, abusar de la hija adolescente de sus amigos.

La Fiscalía destaca en su escrito de conclusiones provisionales que B. J. B. conocía a la víctima desde que tenía siete años por ser hija de unos amigos. Y desde finales de junio de 2019 «provocó un contacto más estrecho con la menor» cuando ella tenía 14 años a través de llamadas telefónicas, vía Whatsapp y personalmente para hacerle proposiciones para mantener «una relación más íntima». Por lo que a finales de dicho mes éste aprovechó de que la menor y su hermana pequeña pernoctaron en su vivienda para acudir al dormitorio donde ellas dormían mientras el resto de moradores de la casa descansaban.

Acto seguido, se introdujo en la cama de la adolescente y comenzó a acariciarla por la cintura, así como el pecho y los genitales. A principios de agosto y durante la mañana, el acusado llamó a la víctima y le dijo que saliera a la calle ya que estaba fuera de su casa y dentro de su vehículo.

La menor atendió la petición del investigado, según el Ministerio Fiscal, y se introdujo en el coche del procesado quien «baño los seguros de las puertas» y «sin el consentimiento» de la víctima pero «con ánimo de satisfacer sus lúbricos deseos y perturbándola libre formación y expresión de libertad sexual de la menor» empezó a tocarle el cuerpo, la besó y en un momento dado, le introdujo los dedos y después el pene en la vagina «pese a la reticencia de ella».

En una última ocasión y tras una semana de los hechos anteriormente narrados, la adolescente nuevamente acudió al domicilio del procesado con otras primas también menores de edad donde pernoctó. A la mañana siguiente y, cuando la pareja del investigado abandonó el domicilio para trabajar, éste se sentó a ver televisión con todas las niñas por lo que el encausado aprovechó para sentarse junto a la víctima y taparse con una manta para comenzar así a tocarle los genitales y mandó a las menores a casa de sus abuelos para acto seguido introducrle los dedos a la perjudicada.

El investigado estuvo en prisión provisional por esta causa desde el 2 hasta el 4 de septiembre de 2019. La Fiscalía ha solicitado que se le condene a una pena de 11 años y diez meses de cárcel por el delito continuado de abuso sexual a menores de 16 años.

Asimismo, requiere que se le imponga la prohibición de comunicarse y acercarse a menos de 500 metros de la víctima durante diez años, la libertad vigilada por el mismo tiempo y con la obligación de participar en programas formativos de educación sexual e inhabilitación para ejercer cualquier profesión u oficio que conlleve contacto con menores por 15 años. En cuanto a la responsabilidad civil, interesa una indemnización de 20.000 euros por daños morales.

Compartir el artículo

stats