Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

El "horror" vivido por una niña de tres años

El fiscal ve probado que la víctima sufrió abusos físicos, psicológicos y sexuales por parte de sus padres

De izquierda a derecha el abogado de María del Carmen S. junto a ella y el letrado de Víctor R. con su defendido este jueves

De izquierda a derecha el abogado de María del Carmen S. junto a ella y el letrado de Víctor R. con su defendido este jueves

El fiscal Luis Estévez sostuvo durante la presentación de su informe final que la niña de tres años a la que supuestamente sus padres abusaron física, psicológica y sexualmente vivió un «horror» por parte de quienes debían protegerla.

En la última sesión del juicio contra María del Carmen S. a la que el fiscal pidió una condena de 28 años de cárcel por un delito de malos tratos habituales, uno continuado de maltrato de obra y dos continuados de abusos sexuales a menores de 13 años; a su pareja y padre de la menor Víctor R. para el que solicitó 16 años de prisión por un delito de malos tratos habituales, uno continuado de maltrato de obra y otro continuado de abusos sexuales a menores de 13 años, el representante del ministerio público agregó que los hechos quedaron acreditados por la grabación escuchada en la Sala, las dos forenses que depusieron en la primera sesión del juicio y lo expresado por la pequeña tanto a las peritos como a su psicóloga. 

Asimismo, añadió que, pese a que la madre es quien maltrataba física y psicológicamente a la menor, él acusado también es responsable de los delitos de malos tratos y maltrato de obra ya que estaba enterado de lo que su pareja le hacía a la niña. Y es que la sobrina de María del Carmen S. narró ante el Tribunal que Víctor R. le decía a su pareja «María no le sigas pegando que cualquier día le das un golpe mal dado». 

El letrado de la defensa de María del Carmen S. pidió la libre absolución y subsidiariamente la pena mínima con la atenuante de dilaciones indebidas. Además, alegó que en el audio utilizado como prueba se escuchaban gritos, llantos y alguna que otra torta pero «no una paliza» y que los forenses, a su juicio, no son concluyentes. Añadió que le llamaba la atención que la persona que lo grabó (hermana de la acusada) seguía a la pequeña y no la ayudó. El letrado de la defensa de Víctor R. pidió la libre absolución y de manera subsidiaria la pena mínima ajustada a derecho tomando en cuenta las atenuantes de dilaciones indebidas y drogadicción.

La acusada en su derecho a la última palabra negó todo y dijo que incluso su sobrina (que acoge permanentemente a la niña) le ha llevado a ver a la pequeña. Relato al que se sumó el acusado.

Los hechos sucedieron entre enero del 2015 y mayo de 2016 cuando la pequeña tenía tres años de edad y convivía junto a sus padres, su tía (hermana de la acusada) y una prima, estas dos grabaron la última paliza de María del Carmen S. a la pequeña en el que le espetaba «guarra de mierda, cállate porque te reviento el alma», entre otros insultos mientras la niña lloraba incesantemente y por ello la denunciaron. Estas testigos explicaron ante la Sala que los acusados «fumaban crack» en la habitación en la que dormían con la niña, así como que la hacían dormir siestas largas y cuando la niña se despertaba la obligaban a dormir nuevamente.   

Una sobrina de María del Carmen S. se hizo cargo de la niña creyendo que se trataba de una situación de malos tratos pero cuando intentó bañarla por primera vez la pequeña no la dejaba tocar sus partes íntimas porque «le dolía», la llevó en varias ocasiones al pediatra que al descartar diversos diagnósticos sugirió la visita al psicólogo y fue cuando se abrió «la caja de pandoras» porque la víctima detalló actos sexuales a los que su Víctor R. la sometía en presencia de María del Carmen S. al igual que un amigo de estos llamado Mariano G. quien estaba acusado pero falleció. El juicio quedó visto para sentencia.

Compartir el artículo

stats