Entrevista | Maica López Galán Presidenta del Real Club Náutico de Gran Canaria

Maica López: «El frente marítimo puede ser una oportunidad para que ganemos todos»

Maica López, el martes, en la sede del Real Club Náutico de Gran Canaria, entidad que preside. | | JUAN CARLOS CASTRO

Maica López, el martes, en la sede del Real Club Náutico de Gran Canaria, entidad que preside. | | JUAN CARLOS CASTRO / Christian Afonso

Maica López Galán es senior manager responsable de Tax en Canarias para la multinacional KPMG, así como profesora asociada en la Universidad del Atlántico Medio. Preside el Real Club Náutico de Gran Canaria desde abril de 2019, cuando se convirtió en la primera mujer en ostentar ese cargo. En la actualidad, se enfrenta a un escenario de cambio profundo en la entidad sociodeportiva y en el entorno que le rodea.

Los socios han dado el sí casi unánime al proyecto del frente marítimo de la ciudad que presentó el Ayuntamiento, ¿ha habido debate en el seno del Club?

Sí, ha habido mucho debate, pero hay que aclarar que el sí que se ha dado la semana pasada en la junta de socios lo es para seguir adelante con las negociaciones, porque el proyecto es un boceto sobre papel, todavía no hay nada cerrado ni se ha hablado de todos los detalles, y en este tipo de cosas los detalles cuentan. Ahora tenemos el respaldo de los socios para seguir negociando, para que el Ayuntamiento no pierda el tiempo, ni nosotros como junta directiva gastemos tiempo en un tema que no despierta interés entre nuestra masa social. Lo que se ha aprobado, insisto, es que la propuesta nos parece interesante, que la seguiremos estudiando para llegar a un proyecto final que tendrá que ser refrendado por la junta de socios.

¿Se han atendido las peticiones que se pusieron sobre la mesa desde la junta directiva en las primeras reuniones?

Sí es cierto que este primer boceto es la consecuencia de unas negociaciones previas entre la junta directiva y el propio Ayuntamiento de la ciudad. En esas reuniones, habíamos manifestado cuestiones que son básicas para que el proyecto llegue a su fin, como el número de plazas de aparcamiento: si ahora tenemos X plazas de aparcamiento, es complicado aceptar un proyecto que tuviera menos. Ese tipo de cosas sí se estuvieron comentando en las reuniones previas antes de llegar a este proyecto inicial que parece haberlas acogido.

En ese sentido, el proyecto refleja un nuevo aparcamiento con 135 plazas, al menos sobre el papel, y que se integrará con la fachada principal del Club.

Efectivamente, esos eran dos temas importantes que pusimos sobre la mesa de negociación. Por un lado, que el edificio de aparcamientos tuviese una construcción que no empeorara la visión actual del Club Náutico y, por otro lado, que el número de plazas fuera mayor o, como mínimo, igual al que teníamos en la actualidad. Aquí de lo que se trata es que la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, en pro de su planteamiento urbanístico actual en el que va a desplazar a los coches para que los ciudadanos disfruten más de ella, necesita espacio, y el Club lo tiene actualmente en ese frontis, por lo que hará una cesión del suelo, que es propiedad del club, al Ayuntamiento. Queremos que tanto la ciudad como el club ganen.

También se va a dar una mayor visibilidad al edificio principal, un gran ejemplo de la arquitectura racionalista obra de Manuel de la Peña, ¿piensa también que con estos cambios se acercará el Náutico a la sociedad capitalina, que está algo desconectado en la actualidad?

Sí es cierto que la fachada del Náutico prácticamente no se podía apreciar desde la calle porque la valla, los árboles o los coches impedían poder apreciarla, con lo cual estas modificaciones que han planteado parece que van a conseguir esa visibilidad que actualmente no tiene pese a ser un inmueble vistoso. Pero sí creo que el club como institución está en la calle, ayudamos a ONG, hacemos acciones sociales en la ciudad. En la regata del Carmen, por ejemplo, todo lo que conseguimos lo donamos al Banco de Alimentos de Las Palmas. También ayudamos a personas con diversidad funcional, tenemos un equipo de regata específico para ellos, con el fin de que cualquier persona que quiera navegar pueda hacerlo dentro del Club.

Algunas voces, sobre todo en redes sociales, piden que el coste del aparcamiento lo asuma el propio Club, ¿qué opinión le merece, lo ve abarcable?

Si fuese verdad que se trata de un suelo público, como algunos apuntan, no tendría sentido que el propio Ayuntamiento nos resarciera de alguna forma, tal y como plantea este proyecto. El gran problema, la gran disyuntiva aquí, es que el suelo es privado, propiedad del Real Club Náutico de Gran Canaria, y como tal, para ceder ese suelo lo normal sería recibir alguna contraprestación, como es habitual en estos casos. El club podría costearse un nuevo aparcamiento, pero no tiene sentido ceder una cosa que es de carácter privado sin recibir nada a cambio por parte del poder municipal.

¿Qué valoración global le da al proyecto?

Yo, como Maica López Galán, creo que es un proyecto muy interesante, tanto para la ciudad como para el Real Club Náutico de Gran Canaria. La junta directiva y la junta de socios que tuvimos esta semana [por la semana pasada], en líneas generales, entienden que es una oportunidad para que la ciudad gane espacio en pro del medio ambiente y del propio ciudadano, para que pueda disfrutar de su ciudad. Hay matices a valorar, por supuesto, pero nos sentaremos en la mesa de negociaciones sabiendo de antemano que nuestros socios están en la línea de comprender que esto puede ser una oportunidad para que todos los implicados ganemos.

¿Cuáles son esos peros que sigue teniendo el plan?

Hay muchos aspectos que queremos pulir antes de que se apruebe el proyecto definitivo, pero en principio el Ayuntamiento se ha mostrado bastante abierto a dialogar y llegar a un entendimiento común, y nosotros también estamos abiertos en ese sentido. Queremos que la propuesta pueda llegar a buen fin. En líneas generales, como dije, me parece muy interesante, pero sí hay cosas que debemos tratar porque no se habla de ellas. Por ejemplo, tenemos una entrada al varadero desde el aparcamiento, que el nuevo edificio que se proyecta estaría taponando, por lo que tendría que hacerse algún tipo de conexión para entrar al mismo desde el aparcamiento para que la funcionalidad del Club Náutico siga existiendo. También perderemos ese espacio como zona de carga y descarga, es otra de las cuestiones que no se han puesto sobre la mesa, por lo que hay que estudiarlo.

Suscríbete para seguir leyendo