Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo compra un solar en San Roque para crear una senda peatonal

La adquisición de una parcela en la calle Malagueñas permitirá sustituir un camino de tierra para mejorar la accesibilidad

Vista del solar adquirido por Urbanismo bajo la calle Malagueñas, en San Roque. Juan Castro

Urbanismo adquirirá un solar en San Roque que permitirá crear una senda peatonal para mejorar la accesibilidad de los vecinos del barrio. La compra de esta parcela, situada en la calle Malagueñas, se aprobó en la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria de este jueves y forma parte del plan de Barrios Pendientes para rehabilitar los riscos de la capital.

La compra de esta parcela permitirá crear una senda peatonal y ciclable a media ladera en el desnivel entre la calle Malagueñas y la carretera GC-112 que conecta Vegueta con el Lomo Blanco, una vieja reclamación vecinal. La idea será sustituir la vereda de tierra que existe en la actualidad por un camino seguro por el que puedan circular los vecinos sin riesgos de caídas, principalmente en épocas de lluvias cuando esta se vuelve impracticable.

El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, señaló que «la recuperación de un espacio público gracias a la compra de este solar permitirá mejorar la accesibilidad peatonal en una zona compleja debido a la orografía, facilitando la movilidad de los residentes». De hecho, esta parcela es anexa a la calle Laúd, que en la práctica es realmente una empinada escalera de estrechos escalones, y que el Ayuntamiento capitalino prevé rehabilitar en un futuro.

Urbanismo comenzó a principios de año un procedimiento para la compra de terrenos en los Riscos de la ciudad -San Roque, San Nicolás, San Juan y San José- con el propósito de poder rehabilitar el espacio público de estos barrios mediante la creación de miradores, parques, plazas de aparcamiento, la ampliación de calles o la creación de rampas y nuevas escaleras. Solo en San Nicolás, cuyo plan de rehabilitación fue aprobado hace un mes, el Ayuntamiento prevé reutilizar un millar de solares ahora abandonados con escombros, con viviendas en ruinas o infraviviendas.

«Mediante la adquisición de los debidos terrenos que no formen parte del tejido residencial en los Riscos de la ciudad [tal como ocurre en este caso] podemos realizar con todas las garantías proyectos que responden a la demanda de los vecinos», explicó Doreste. El edil adelantó a este periódico que prevén aprobar el plan de San Roque «este mes» en Junta de Gobierno -quedaría pendiente entonces el de San Juan y San José-, de tal manera que con la compra de parcelas en este y en los otros riscos están «adelantando trabajo», apuntó, para agilizar posteriormente la ejecución del nuevo planeamiento configurado en base al proceso de participación ciudadana Barrios Pendientes y en el que se tuvieron en cuenta las necesidades de los residentes en las zonas afectadas.

Compartir el artículo

stats