Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ciudad no puede con los gallos

Salud Pública captura cerca de 300 ejemplares e intentar resolver el problema en barrios como Miller Bajo | El canto de las aves sueltas desquicia a los vecinos

17

Colonia de gallos y gallinas sueltas por las calles de Salto del Negro Andrés Cruz

La proliferación de gallos y gallinas sueltos en algunos barrios de la capital grancanaria se está convirtiendo en un grave problema que desquicia a los vecinos que sufren sus cantos noche tras noche desde la una de la madrugada en adelante. Tampoco pueden aprovechar la siesta para recuperar el sueño perdido, porque a esas horas se intensifican los cantos y cloqueos. La presencia de gallos en las calles, alimentados por vecinos, se ha convertido en una pesadilla para algunos residentes, contra la que el Ayuntamiento tiene que lidiar, casi tan molesta como las palomas y las tórtolas, una plaga con la que no hay forma de acabar porque la gente sigue alimentándolas.

El personal de la Concejalía de Salud Pública, que dirige Luis Zamorano, se las ve y se las desea para meter a viaje a los gallos y gallinas, cuya captura en algunos casos es casi una misión imposible. A lo largo de este año Salud Pública ha cazado a un total de 283 ejemplares, pero el problema persiste, reconoció Zamorano durante una comparecencia en la comisión de pleno de Desarrollo Sostenible. Según los datos que facilitó, las colonias de gallos incontrolados están radicadas en La Paterna, Lomo Los Frailes, El Lasso, El Batán, Salto del Negro y Miller Bajo y también hay problemas en El Cardón y Lomo Blanco. «Estamos a punto», aseguró, «de erradicar el problema en La Paterna», uno de los barrios con mayor número de emplumados, no en vano han sido cazados allí un total de 185 ejemplares este año. La proliferación de aves comienza, tras la suelta de ejemplares que antes vivían en gallineros, y su alimentación posterior por parte de algunos vecinos, pese a que se han colocado carteles instando a no alimentarlos.

Incontrolados

En La Paterna, el problema se inició cuando una vecina decidió darles de comer y al final tuvo que pedir ayuda al Ayuntamiento porque se vio desbordada con más de cien gallos. «Se habló con ella y ya practicamente se han llevado todas las gallinas a fincas ganaderas y de explotación avícola», indicaron fuentes de la concejalía.

El problema también se ha desbocado en El Lasso, donde se han capturado 59 ejemplares y, a gran distancia se sitúa Lomo Los Frailes, con 31. Zamorano asegura que en este último barrio «casi se ha erradicado» la presencia de aves sueltas.

La oposición reclama que se destinen más medios para acabar con las molestias que provocan

decoration

Miller Bajo es otro de los barrios afectados por una considerable colonia de gallos y gallinas. Los vecinos de la calle Juan Sarazá Ortiz no ven la hora de que se acabe con la tortura que supone la presencia de gallos y gallinas cantando y cacareando a todas horas. Zamorano reconoció que los operarios están teniendo problemas para capturar las aves porque se esconden en la «abundante maleza» del lugar y «no es fácil cazarlos porque no se acercan. Son muy desconfiados ».

El edil ha solicitado a Parques y Jardines que desbroce la maleza de la ladera. «Los gallos suben desde el Guiniguada, se trata de una ladera y los operarios se pueden despeñar. Antes que la captura de los gallos, está la vida de los operarios. Hemos pedido también a los vecinos que localicen a las personas que les dan de comer para notificarlo a la Policía Local y que les hagan un seguimiento, pero no me ha llegado nada».

Pese a lo difícil que es lidiar con los gallos sueltos y la velocidad con la que empiezan a extenderse por los barrios, las plagas de cucarachas y roedores siguen siendo el gran problema con el que tiene que lidiar Salud Pública en esta ciudad, junto a la presencia de palomas y tórtolas.

Palomas

En total se han capturado un total de 2.958 palomas a lo largo de este año a través de jaulas y cañones redes, según informó Zamorano, quien advirtió de que «la principal estrategia» contra esta plaga es «no alimentarlas». El clima templado de la ciudad también favorece su reproducción, pero sobre todo, «la cultura de la ciudadanía de darles de comer, pese a que está prohibido, sin darse cuenta del problema de salud pública que pueden causar», añadió. Otros factores que favorecen la presencia de las palomas son las casas abandonadas y la presencia de algunos palomares ilegales.

La mayoría de las palomas eliminadas estaban en Guanarteme, Alcaravaneras, el Puerto, plaza de España y Las Canteras. En la calle Carvajal, por ejemplo, se ha podido erradicar la presencia de palomas salvajes, a las que alimentaba una señora mayor, y en el parque de San Lorenzo se eliminaron más de 70 palomas, tras la retirada de los nidos. «Se ha notado su disminución, aunque ha sido momentánea», dijo. Otros puntos en los que se ha actuado son el Parque Blanco y Mesa y López, en el entorno del instituto del mismo nombre.

El Ayuntamiento ha eliminado este año casi 3.000 palomas, una de las peores plagas de la ciudad

decoration

El Ayuntamiento tiene previsto iniciar una campaña para mentalizar a la gente de la necesidad de no alimentar a las palomas y tiene previsto encargar a la organización SEO BirdLife que haga un censo de palomas y tórtolas.

A lo largo de este año, los trabajadores municipales han realizado un total de 1.049 actuaciones contra todo tipo de plagas, consistentes en limpiezas y tratamientos programados. Por su parte, la empresa Faycanes realizó durante el mismo periodo un total de 904 actuaciones contra roedores y cucas.

La comisión de pleno de Desarrollo Sostenible apoyó por unanimidad el pasado miércoles una moción del Partido Popular para intensificar las inspecciones relacionadas con la presencia de palomas y hacer una campaña para concienciar a la población. En palabras del concejal popular Ignacio Guerra, que pidió también la comparencia de Zamorano para que explicara las actuaciones desarrolladas contra las plagas, las actuaciones que se realizan «son insuficientes» porque los problemas persisten, una crítica que suscribió el resto de concejales de la oposición, quienes urgieron además al edil a solucionar de una vez los trastornos que generan los gallos y gallinas sueltos.

Salud Pública tiene prensado hacer un vídeo para que la ciudadanía se de cuenta de los problemas que provoca cuando alimenta a las palomas y también pretende retomar las charlas en los diferentes barrios, dirigidas sobre todo a las personas mayores, que son los más proclives a darles de comer. Los veterinarios han estudiado también la posibilidad de utilizar millo hormonado para ralentizar la reproducción de las palomas, pero se ha desechado por ahora esta fórmula, porque «los resultados no son muy buenos».

El cambio climático, advirtió el concejal, está favoreciendo también la proliferación de plagas que ya existían y de otras no tan habituales, como las de hormigas.

283

Gallos

  • El Ayuntamiento ha capturado en lo que va de año un total de 283 gallos y gallinas incontrolados, en su mayoría en La Paterna, El Lasso y Lomo Los Frailes.

2.958

Palomas

  • En total se han capturado 2.958 palomas y tórtolas a lo largo de este año, de las cuales, 305 han sido cazadas mediante la técnica del cañón red y el resto con jaulas.

1.953

Actuaciones

  • Salud Pública ha realizado a lo largo de este año un total de 1.049 actuaciones contra todo tipo de plagas, a las que se suman las 904 intervenciones de la empresa Faycanes.


Compartir el artículo

stats