Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuidado al cruzar la calle camino del colegio

El accidente mortal de una niña en Madrid levanta las alertas entre los padres v Movilidad prepara en la capital un plan de mejora en seis centros educativos

17

Entradas a colegios de Las Palmas de Gran Canaria Andrés Cruz

Cometer un error al volante puede suponer cambiarle la vida a una familia para siempre. El pasado 4 de noviembre una niña de seis años murió atropellada a las puertas de su colegio en Madrid, accidente en el que además resultaron heridas otras dos alumnas. El suceso ha consternado a la comunidad educativa y ha levantado las voces de alarma, especialmente entre padres y madres, preocupados ante la posibilidad de que el trágico accidente pueda repetirse. «La muerte de esta niña es algo que hemos comentado mucho estos días entre las Ampas», lamenta Sergio de la Fe, presidente de la Federación de Ampas Galdós, representantes de la comunidad de padres, madres y alumnos en Canarias.

Realmente, ¿Son seguros los entornos escolares? Coches en doble fila, atascos, vehículos sobre pasos de peatones o encima de la acera es el pan de cada día en decenas de colegios de Las Palmas de Gran Canaria. A raíz del accidente mortal de la semana pasada, el Ayuntamiento de Madrid señaló que ultiman un plan para reforzar la seguridad vial en el entorno de los centros educativos. En este sentido, la concejalía de Movilidad de la capital grancanaria anunció a principios de año la implantación de una serie de proyectos en el entorno de seis centros de la ciudad para mejorar su accesibilidad y seguridad. Lo hizo tras implantar una serie de medidas en las inmediaciones del CEIP Giner de los Ríos, en Arenales, y la idea será extender este modelo a cuantos centros sea posible, recalca a este periódico el concejal del área, José Eduardo Ramírez.

Son múltiples factores los que hacen que los alrededores de un centro educativo pueda convertirse en una auténtica yincana. Afecta más a los centros situados en calles muy concurridas, en barrios donde escasea el aparcamiento; y especialmente a los centros donde prima menos el criterio de cercanía y el alumnado llega en coche, que suelen ser los privados y concertados. La idea, y en esto están de acuerdo Ayuntamiento y Federación de Ampas, será darle la vuelta a la situación con medidas concretas: ensanchar aceras, organizar entrada escalonadas, disuadir el tráfico y cerrar calles de manera definitiva o en tramos horarios, cambiar mobiliario urbano de sitio o modificar los hábitos de las familias y propiciar el ir en bici, patineta o caminando; son algunas de las opciones que se barajan en ambos lados.

«Hay que extender los besa y baja, en muchos públicos tienen necesidad», señalan las Ampas

decoration

«El modelo a seguir debe ser lo que han hecho en el Giner de los Ríos», apunta Sergio de la Fe, «no debemos esperar a que haya una tragedia para poner un bolardo o una señal que aleje el peligro». Y es que una carretera puede convertirse en un auténtico abismo para un niño; pero no solo eso, porque en el accidente de Madrid el vehículo -un Volvo XC90, tipo SUV, que supera las dos toneladas de peso- acabó sobre la acera al fallarle a la conductora la marcha atrás. Por eso es importante alejar el tráfico y «hacer más amables» los entornos escolares.

Calle cerrada al tráfico en el colegio Giner de los Ríos gracias al plan de urbanismo táctico. Andrés Cruz

Precisamente, ampliar la experiencia piloto del Giner de los Ríos a otros centros es lo que quiere hacer ahora la concejalía de Movilidad -en el último año también han efectuado mejoras en el Omayra Sánchez de Marzagán-. Se trata de actuaciones de urbanismo táctico, un concepto que se basa en pequeñas actuaciones que permiten mejorar la accesibilidad y la seguridad vial de un lugar. En esta primera fase actuarán sobre seis centros, cinco colegios de primaria -públicos- y un instituto de formación profesional. Para su ejecución, el Ayuntamiento ha remitido los proyectos a los fondos de recuperación Next Generation al entender que se ajustan a la «filosofía» en la búsqueda de una ciudad sostenible. 

Otro de las medidas que ha puesto en marcha el Consistorio en los últimos años para mejorar la seguridad vial escolar ha sido la implantación del «besa y baja», una zona de carga y descarga especial reservada a las familias para que dejen a sus hijos en el colegio. Los primeros los implantaron en una serie de calles de Ciudad Jardín donde se encuentran varios centros privados y concertados de infantil, primaria y secundaria. Actualmente han implantado ya a lo largo y ancho de la ciudad una treintena, pero según la Federación de Ampas este número es todavía «insuficiente».

«Hay que extender los besa y baja, agilizar los trámites para implantarlos», recalca Sergio de la Fe. «Se han puesto principalmente en centros privados y concertados, pero muchos públicos también tienen esta necesidad», señala. A su juicio, son «útiles y necesarios» y están ayudando a la hora de agilizar la entrada a los colegios por parte de los padres y a preservar la seguridad vial de los pequeños. Y es que la mayoría están anexos a los centros, junto a la puerta, por lo que los niños -por lo general- no tienen que cruzar ninguna calle rodada para ir a clases.

Varios de los centros incluidos dentro del plan de urbanismo táctico incluyen este tipo de medidas. Es el caso del CEIP Adán del Castillo, en Tamaraceite. En este caso, el besa y baja estará situado en la calle San Borondón, donde también contemplan eliminar varias plazas de aparcamiento. El proyecto consistirá, además, en peatonalizar el tramo del paseo de los Mártires paralelo al colegio, ensanchar las aceras en todo el perímetro del centro, además de esquinas de calles aledañas.

En el Nanda Cambres, en Arenales, el plan también contempla un besa y baja, en este caso en la calle Suárez Naranjo. Además, habrá ampliación de aceras en el cruce de esta calle con Carvajal, donde prevén crear una plataforma de prioridad residencial para apaciguar el tráfico de esta vía de acceso a la Avenida Marítima desde Tomás Morales. En el mismo barrio, en el CEIP Iberia el plan prevé eliminar todos los aparcamientos en batería anexos al colegio y que utilizan aquellos que van a arreglar trámites a los Edificios de Usos Múltiples. Precisamente, el presidente de la Federación de Ampas resalta que este centro lleva tiempo solicitando una mejora en la seguridad vial.

El plan contempla también mejorar los entornos de los dos colegios públicos de La Paterna: el CEIP Drago y el CEIPLa Paterna. En el primero prevé la ampliación de aceras y, en el segundo, cerrar al tráfico el cambio de sentido de Manuel de Falla que bordea la parroquia de San Esteban. En cuanto al instituto de Formación Profesional Cruz de Piedra, la idea será ampliar la acera del carril bus anexo -en la Carretera General del Norte-, eliminar aparcamientos en la calle Joaquín Belón y colocar bolardos móviles.

Pero estas medidas no resuelven todos los problemas, sobre todo aquellos que están relacionados con los malos hábitos de los conductores. En el Giner de los Ríos, donde se peatonalizó con urbanismo táctico un tramo de la calle Juana de Arco y se implantó un besa y baja, siguen produciéndose situaciones temerosas; por ejemplo, coches aparcados sobre el nuevo paso de peatones. Fuentes consultadas por este periódico indican que los agentes de la Policía Local aconsejan a los padres en este y otros puntos de la ciudad pero que al final, «terminan haciendo lo que quieren».

Agente de policía junto al colegio Brains, donde los coches ocupan un carril de circulación a primera hora. Juan Castro

Desde la concejalía de Seguridad de la capital señalan que la Policía Local y los Agentes de Movilidad vigilan cada mañana los besa y baja para cerciorarse de que son utilizados para su fin y no para estacionar o permanecer en el mismo más tiempo del necesario, además de sitios en los que hay congestión habitual. Este dispositivo especial actúa en horario de 7:30 a 9:15. Según el titular del área, Josué Íñiguez, en el último año no se ha registrado ningún atropello en la entrada o salida de centros educativos. «Trabajamos en colaboración con la Concejalía de Movilidad y de acuerdo a los centros hemos intervenido en varios», indica y, además, resalta la «fuerte apuesta» por formar a niños y niñas en el parque de Educación Vial de San José.

Ramírez invita a los centros privados a que se unan a la estrategia del urbanismo táctico

decoration

Según fuentes consultadas, se producen habitualmente congestiones en los alrededores de centros como el Colegio Brains, situado justo en el cruce de Juan XXIII y Tomás Morales, o en el Inmaculada Corazón de María de la calle Canalejas. «Esto cada mañana es un caos», afirma Salvador Domínguez, director del Colegio Norte, en Secretario Artiles con Churruca -Guanarteme-. Define la situación como «desastrosa» y asegura que llevan «meses» esperando por un besa y baja, «las medidas que han tomado -cambiar un paso de peatones y mejor señalización- son insuficientes». «Tenemos una calle con plazas de aparcamiento, circulan coches y hay carril bici; en La Isleta para el colegio Saucillo cortan el tráfico cuando entran los alumnos», precisa.

«Para, para, no cruces», es una frase más que habitual de las madres a sus hijos en este y otros colegios. Según Sergio de la Fe, presidente de la Federación de Ampas, tienen problemas en el CEIP Salvador Manrique de Lara -Tafira Baja- y en el IES Tafia Nelsón Mandela, «en este último la acera es ínfima y al otro lado ni siquiera hay». En el otro, asegura que cada mañana se produce «un tapón» con los coches procedentes de El Fondillo, un barrio dormitorio, y con los padres que acuden a los otros centros privados de la zona.

El concejal de Movilidad resalta que la idea será ir «replicando» el modelo de urbanismo táctico a donde sea posible, aunque subraya que «no en todos los centros se puede actuar de la misma manera o cerrar la calle, por ejemplo». Al final, «la política que hay detrás de estas actuaciones es garantizar la seguridad de los niños y de las niñas, alejar los malos humos y propiciar que trasladen a los chiquillos de una manera más sostenible con aparcabicis o mejorando el tránsito peatonal». Además, Ramírez señala que ponen a disposición de los centros privados los técnicos de la concejalía para poner en práctica actuaciones de urbanismo táctico, «invitamos a que se unan a esta estrategia».

Otra opción son los caminos escolares seguros para organizar grupos de padres y madres y marcar itinerarios peatonales; algo en lo que trabajan Movilidad y las Ampas con la concejalía de Educación a través de los Consejos Escolares. Ya han empezado en el Giner de los Ríos y tienen previsto llevar la iniciativa al Nanda Cambres, Aguadulce y Salesianas. «Los chiquillos son impredecibles, pero ahora podemos estar más tranquilas, antes era algo imposible», apunta María López a las puertas del Giner de los Ríos. 

Las claves para mejorar la seguridad vial infantil

La Alianza Española para la Seguridad Vial Infantil (AESVi) ha reclamado esta semana a través de un comunicado más medidas por parte de las administraciones para crear entornos escolares más seguros y ciudades más amigables con los niños. La asociación reconoce que la limitación de la velocidad con la implantación de las llamadas Calles 30 que entró en vigor el pasado mayo en toda España está contribuyendo a mejorar la seguridad vial de los pequeños de la casa, pero, reiteran que «es necesario tomar más medidas dirigidas al colectivo infantil, un grupo muy vulnerable para cuya protección necesita de la ayuda de los adultos». En este sentido, han establecido 10 claves básicas a seguir: invertir en la mejora de infraestructuras urbanas y viarias; incentivar campañas permanentes sobre la seguridad vial infantil; aumentar los espacios seguros en el entorno de los colegios; mayor presencia policial en las calles aledañas a los centros; trabajar una norma consensuada sobre la seguridad infantil en el transporte escolar; incorporar la educación vial en el currículum escolar; determinar las áreas sensibles y adaptarlas según horarios; crear ciudades amigables para los más pequeños; estrategias de calmado de tráfico; y fomentar la movilidad infantil. | A. V.

Compartir el artículo

stats