Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El caso de acoso sexual del exasesor del alcalde ya está en la Fiscalía

Hidalgo detalla que el viernes se presentó la denuncia y que la trabajadora está de baja

Oficinas Municipales del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. LP/DLP

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, confirmó este lunes que se ha llevado a la Fiscalía el presunto caso de acoso sexual del que fue objeto una trabajadora municipal por parte del jefe de su gabinete, Pablo Quintero, que fue destituido la pasada semana.

En declaraciones a los periodistas, el primer edil ha indicado que son los servicios jurídicos los que se encargan del asunto y que, según la información que dispone, el pasado viernes se iba a presentar la denuncia ante el Ministerio Fiscal.

Después de que la presunta víctima denunciara el pasado lunes el supuesto acoso por parte del jefe de gabinete, Pablo Quintero, Hidalgo procedió a su destitución «de forma fulminante» tras mantener con él una reunión. El martes fue firmado y registrado el decreto en el que se anunciaba la destitución «por pérdida de confianza».

Después de que el área de Salud Labora del Ayuntamiento y los servicios jurídicos analizaran la situación, el Consistorio tomó la decisión de dejar el presunto caso de acoso sexual en manos de la Fiscalía.

En este sentido, el alcalde ha confirmado también que la presunta víctima se encuentra en situación de baja laboral y que es la primera vez que se activa el protocolo por acoso sexual en el Ayuntamiento, donde se implantó hace un año.

El alcalde confirma que es la primera vez que se activa el protocolo por acoso sexual

decoration

Asimismo, el primer edil, que hizo estas declaraciones en la presentación de los actos culturales que realizará el Ayuntamiento capitalino durante esta Navidad, ha dicho desconocer si la presunta víctima ha denunciado ante la Justicia esos hechos.

Con esta decisión el Ayuntamiento da carpetazo al episodio que la semana pasada se llevó por delante a la mano derecha del alcalde, el hombre que le ha acompañado al frente de la Alcaldía desde su elección en el año 2015. El vínculo entre ambos venía de atrás pues ya trabajaron juntos en esa campaña electoral, en la que Quintero fue una pieza clave.

La decisión «fulminante» la tomó Hidalgo después de la conversación que mantuvieron los dos. Primero el secretario particular del alcalde informó al primer edil de la denuncia de una trabajadora por presunto acoso sexual por parte de Quintero. En ese momento, después de mandar a la trabajadora a su domicilio para protegerle de su presunto acosador, tal y como marca el protocolo, tuvo lugar la conversación.

«Después de esa reunión no quedó más remedio que despedirle de forma fulminante y automática», destacó Hidalgo acerca de esa charla.

Esta destitución se ha producido en el momento en el que el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria pugna con Sebastián Franquis, consejero de Obras Pública del Gobierno de Canarias, por la secretaría general del PSOE en Gran Canaria y justo unos días antes de la celebración del 14º Congreso regional del PSOE.

Compartir el artículo

stats