Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Navidad 2021

Compras de última hora y paseos con el perro por la avenida Mesa y López

Las principales establecimientos de la zona, que fue un ir y venir de bolsas durante todo el día, han empezado a admitir mascotas

32

Compras navideñas en la zona de Mesa y López (23/12/2021)

Con la Nochebuena y el día de Navidad a la vuelta de la esquina, las zonas comerciales abiertas de la capital eran este jueves un ir y venir de bolsas, paquetes y tubos de papel de mil colores tras los que se escondían muchos Papá Noel -en realidad, muchas Mamá Noel- en misión de compras. Aunque con menos afluencia que antes de la era del coronavirus, lugares como Mesa y López volvieron a convertirse en el lugar al que ir en busca de ese detalle que no aparece en ningún otro lado por mucho que se rebusque. En la avenida, además, no pocos combinaban un paseo para sacar a sus mascotas con las compras, aprovechando así la política de algunos de los principales establecimientos, que desde hace algún tiempo permiten entrar con animales.

Los principales establecimientos de la zona han empezado a admitir mascotas

decoration

«Estoy muy contenta», celebraba Yurena del Amo en la esquina con la calle General Vives mientras su Newton, un bulldog francés de figura estilizada, aprovechaba el descanso de su dueña para hacer amistad con otro perro que pasaba por allí. Mientras él olisqueaba, ella hacía un repaso de sus compras «de última hora», las únicas que el trabajo le había permitido realizar hasta ahora. En casa no serán demasiados esta noche y por si acaso, algunos incluso prevén someterse a una prueba diagnóstica antes de la cena para descartar que el virus sea un invitado más a la mesa, según detalla. Con una abuela de 90 años como una de las protagonistas de la velada, toda precaución es poca. 

Yurena portaba en sus brazos varias bolsas, igual que Marta Toledo, que poco antes del mediodía cruzaba Mesa y López con su familia. «Hemos comprado más regalos de lo habitual», explicaba con la alegría indisimulada de una madre que acaba de recibir a su hijo, expatriado en los Países Bajos, de vuelta a casa durante unos días. En su casa quieren poner este año un «colofón definitivo a la pandemia» tras tanto tiempo de separación, por lo que no piensan escatimar en gastos, aunque una vez reunidos quieren mantener precaución.  

Cautela y aforos

Ese mismo ambiente de cautela se podía palpar en los bancos de la avenida, ocupados por muchas personas de tiendas que en ningún momento se separaban de sus mascarillas. Además, las amplias aceras de la avenida permiten guardar la distancia, aunque una vez dentro de los establecimientos no todos parecían respetar los protocolos. Con tantas personas tratando de hacerse con regalos, en algunas tiendas de moda no era posible mantener la separación. «No se guarda distancia», lamentaba Julia Peñate tras salir de una de ellas. 

Lo cierto es que el cariño y el amor no se compran con regalos, pero un detallito puede ayudar a sobrellevar la añoranza por los abrazos que la pandemia aún obliga a restringir.  «Lo que impera esta época son los abrazos, esos besos que damos las viejas», explicaba entre bromas Teresa Jiménez, que reconoce sentirse muy cansada de la distancia social impuesta durante los dos últimos años por la Covid-19. 

Las amplias aceras permiten guardar la distancia, aunque en algunos locales resulta complicado

decoration

Cargada de bolsas de frente a Zara, lamentaba que ahora «todo es diferente», pero eso no le impidió continuar adelante con su objetivo: en un instante repasó lo que ya había podido encontrar y puso rumbo a las tiendas que aún le faltaban por visitar antes de dar por concluida la jornada. Y por si acaso, un plan B: «Si se me olvida algo, esta tarde a Triana».

A quien no se le podía ir el baifo es a Mónica Santana. A diferencia de la mayoría, que iba de tienda en tienda a la carrera, ella podía permitirse el lujo de ir con tranquilidad a buscar un último detalle en uno de los comercios de la zona: «Ya lo tengo todo, así que he venido a pasear un poco». Su secreto es el mismo de muchas otras personas, el comercio online, que continúa comiendo terreno al tradicional a través de las nuevas generaciones: «Mi hija grande me lo compra todo por internet». 

Feria de artesanía

Al margen de los establecimientos habituales en Mesa y López, la parte de la avenida más cercana a plaza de España ha acogido durante los últimos días -también lo hará entre el 2 y el cinco de enero si la situación epidemiológica lo permite- un mercadillo con puestos de artesanía que ofrecen una opción singular para encontrar el regalo perfecto. Marroquinería, moda o dulces se suceden en las doce carpas instaladas en el carril bici. Entre ellas se encuentra la ocupada por El Vulcancito, la firma de bisutería sostenible con la que Francisco Silvestre elabora «algo diferente», colgantes o anillos a partir de materiales como pipas de tuno o vainas de flamboyano.

A las tiendas habituales se le suma durante estos días una feria con productos artesanos

decoration

Silvestre se mostraba optimista con el desarrollo la feria, aunque reconocía que la semana ha sido «flojita» en cuanto a afluencia de público. No solo en los puestos de artesanía, según aclaró: «Vengo todos los días desde Pozo Izquierdo y sin colas, o no como otros años». Su esperanza, como la del resto de puesteros, está depositada en las ventas que puedan hacer en los días más cercanos a los Reyes Magos: «Por ahora, todo son detallitos». 

Compartir el artículo

stats