Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Isla se queda sin Nochevieja

La sexta ola obliga a cancelar en Gran Canaria un centenar de eventos en fin de año

Representantes del sector del ocio nocturno creen que son «cabezas de turco» y que se harán fiestas privadas - Estiman pérdidas por valor de 50 millones

Se reducen las cuarentenas de 10 a 7 días para positivos sin síntomas

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Se reducen las cuarentenas de 10 a 7 días para positivos sin síntomas Rubén Torres

El sector del ocio nocturno está al límite. Las innumerables restricciones de horario y aforo a las que se han enfrentado en los últimos meses como consecuencia de la crisis sanitaria se suma ahora la sexta ola de casos positivos de coronavirus que ha eliminado por completo la posibilidad de celebración de fiestas de fin de año. Y la que se les viene por delante no es baladí porque la imposibilidad de mantener abiertos a partir de la una de la madrugada durante la Nochevieja tendrá un impacto de entre 50 y 60 millones de euros en pérdidas económicas para el sector en el Archipiélago.

«El Gobierno nos coge como cabeza de turco, pero con una medida así no van a conseguir que la gente deje de salir porque seguirán haciendo fiestas en privado y sin control», explicó Ciro Marrero, representante de la asociación de ocio nocturno Canarias de Noche, que aglutina al 87% de las empresas del sector. 

Imágenes de archivo de jóvenes disfrutando de una velada en la discoteca El Caserío del centro comercial Plaza. José Carlos Guerra

El Gobierno regional espera que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) se pronuncie sobre su petición para imponer la limitación de la movilidad entre la una y las seis de la mañana para las islas en nivel 3, que son Gran Canaria, Tenerife y Fuerteventura, y de dos a seis para el resto. Sin embargo, decida lo que decida el TSJC sobre el toque de queda el Ejecutivo autonómico tiene la potestad de marcar el límite horario hasta el que debe mantenerse abierto el ocio nocturno. Pese a todo, la asociación recurrirá la decisión si ésta sale adelante. Este miércoles Sanidad notificó 4.914 nuevos contagios y seis fallecimientos en las Islas

Las entradas se devuelven, se cambian por otra fecha o bonos para el futuro

decoration

El sector del ocio nocturno esperaba la Nochevieja como agua de mayo para empezar a compensar la falta de ingresos después de 20 meses de pandemia en que solo se les ha permitido abrir al público cuatro meses en tres períodos distintos. Pero esta sexta ola es otro mazazo para el empresariado de esta actividad. «Al principio entendíamos que cualquier gobierno pudiera tener problemas para gestionar esta situación, pero después de casi dos años y seis olas con las hostelería con muchas restricciones y el ocio nocturno cerrado no se puede culpar a este sector de provocarlo», añade Marrero. 

Las restricciones de horarios, aforos y la posibilidad de un toque de queda ha ocasionado que solo en Gran Canaria se hayan cancelado «no menos de 100 fiestas y cenas» en discotecas, clubes privados y hoteles, según los cálculos de la asociación Canarias de Noche; parte de los empresarios están devolviendo las entradas, otros las cambian por otra fecha y también se hacen bonos para gastar en el futuro. 

Imagen de archivo de ocio nocturno en Yumbo. José Carlos Guerra

«Llevamos dos años cerrados y ahora que empezábamos a remontar con ilusión y a invertir nos vuelven a cerrar a las 01.00 horas, pero con eso no van a evitar que la gente haga fiestas», reclama el tesorero de la organización empresarial. El colectivo sostiene que la limitación horaria tiene como única finalidad «someter a nuestro sector para que se vea obligado a un cierre encubierto». «Nos ahogan de tal manera que tenemos que acabar cerrando», critica Marrero

De hecho, según las conversaciones mantenidas entre los integrantes de la organización prácticamente nadie abrirá su negocio en Nochevieja. «Según los chats que tenemos, nadie va a abrir porque no le es rentable en absoluto», destaca Marrero, quien explica que tampoco se han planteado adelantar el horario de las mismas puesto que solo se les avisa con una semana de antelación de los cambios en las restricciones y se quedan sin tiempo para operar.

El directivo lamenta que nadie haya compensado sus pérdidas. «No nos importaría que, si nos tienen que cerrar, al menos nos aporten un 60 o 70% de la facturación del año anterior porque al fin y al cabo los empresarios han invertido sus ahorros para vivir y si les cortas la fuente de ingresos pero no le das alternativa los dejas atado de pies y manos», señala. 

Si se limita la movilidad en las dos fechas más importantes de las fiestas navideñas pero en enero hay una explosión de contagios «se demostrará que la sociedad necesita vivir y que el ocio nocturno no ha tenido la culpa», remarca el empresario. Así las cosas, con la posibilidad de un toque de queda «la Navidad está perdida al 100%». Y reitera el apoyo del sector a solicitar el pasaporte Covid, lo que ayudaría a evitar casos como el macro brote en una discoteca de Tenerife, que alcanza ya a 336 personas.

La organización empresarial critica que las decisiones de Sanidad generan malestar en los usuarios porque creen que las restricciones se conocían antes de iniciar la venta de entradas. «Eso suscita una mayor indignación si cabe en nuestro entorno empresarial, pues en ningún momento de la pandemia se nos ha avisado con antelación de la flexibilización de las medidas y se continúan aplicando continuados cambios semana tras semana, lo cual hace imposible mantener una estabilidad en la programación de nuestra actividad».

Casi ningún local de la noche abrirá el 31 de diciembre si hay que cerrar a la una de la madrugada

decoration

El colectivo de empresarios considera que el ocio nocturno y sus trabajadores «son una vez más señalados y abandonados a su suerte» porque en muchos casos los empleados se enteraron in extremis de que sus puestos de trabajo vuelven a estar «en la cuerda floja», como ocurrió el 24 de diciembre, cuando muchos negocios se quedaron «sin capacidad de reacción» y decidieron no abrir sus puertas tras conocer la nueva limitación de horario que restringía la apertura de los establecimientos a la una de la mañana.

Reservas en el turismo

La posibilidad de un toque de queda afecta al sector del ocio nocturno, pero no demasiado al sector turístico, pues en los establecimientos hoteleros las cenas de gala concluyen al filo de las 22.00 horas de la noche y luego los huéspedes parten el año en los grandes salones y se van a sus habitaciones. «Esa situación se lleva con naturalidad porque los turistas ya están acostumbrados a las restricciones horarias y en el ocio nocturno en sus países», señala José María Mañaricúa, presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de Las Palmas.

Imagen de archivo de ocio nocturno en el Funny Boys de Yumbo. José Carlos Guerra

Para el directivo, el mayor problema es la restricción a los turistas europeos, ya que en el caso de los alemanes no vacunados deben hacer una cuarentena de 10 días a su vuelta y en el caso de los británicos España prohíbe la entrada a los niños no vacunados. «Eso provoca que no entren nuevas reservas para enero y febrero», explica Mañaricúa, por lo que se vuelve a poner en jaque al sector turístico. Así, para el mes de enero la ocupación en Gran Canaria es del 50% y para febrero es de apenas el 35%, según datos de la FEHT. «Las reservas se estaba comprando a 21 días pero a principios de diciembre se redujo bastante y ya se nota un bajón importante a partir del 10 de enero, indica.

Compartir el artículo

stats