Diez casas en San Lorenzo llevan 40 años sin conexión al alcantarillado

Hay una partida de presupuestos participativos de 2019 aprobada para unir las viviendas a la red | Tienen que verter las aguas residuales a pozos negros

Auxiliadora y José Domingo frente a una de las viviendas que no están conectadas al alcantarillado en San Lorenzo

Auxiliadora y José Domingo frente a una de las viviendas que no están conectadas al alcantarillado en San Lorenzo / ANDRES CRUZ

Una decena de casas y un local comercial en el núcleo del Pintor bajo, en San Lorenzo, llevan cuatro décadas sin estar conectadas a la red de alcantarillado municipal. Las infraestructuras, que se encuentran en la Carretera Vecinal de La Milagrosa, tienen que usar pozos negros para verter en ellos las aguas residuales -sin descartar que alguna de ellas lo hagan directamente sobre el entorno, que pertenece al Paisaje Protegido de Pino Santo-. Por ello, muchos tienen que costearse de su propio bolsillo descargar esos depósitos en periodos que, en función del tamaño, pueden ser más o menos asiduos en el tiempo.

Precisamente, una actuación para conectar estas viviendas y locales comerciales a la red de alcantarillado fue aprobada en la edición de los presupuestos participativos de 2019 con un importe de 120.000 euros. Desde entonces, nada se ha sabido a este respecto, y tres años después estos inmuebles siguen en la misma situación en la que se encuentran desde que fueran construidos.

Uno de los vecinos afectados es José Domingo, dueño de dos viviendas y el local comercial, y cuya propiedad se encuentra a escasos metros de la carretera general que baja de La Milagrosa hacia San Lorenzo. Él dispuso un gran pozo negro de 32 metros cúbicos en los bajos de su inmueble para recoger allí las aguas residuales de los edificios. Según su testimonio, suele tener que vaciarlo una vez cada seis meses. Contratar a la empresa encargada de realizar la operación le sale unos 800 o 900 euros en cada ocasión. Empezó a construir su casa en 1979, y ya desde entonces, no estuvo conectada al saneamiento municipal.

Participación trabaja en impulsar el proyecto para que sea una realidad «cuanto antes»

Desde el área de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, que dirige el concejal Prisco Navarro, aseguraron a este periódico que se encuentran trabajando para impulsar este proyecto, y el resto de partidas que se aprobaron en los presupuestos participativos de 2019, 2020 y 2021 que todavía no se han iniciado, para que puedan ser una realidad «cuanto antes». En el caso de San Lorenzo y los barrios anejos, y según la asociación vecinal Lugar de Lugarejo, son 228.000 euros en total los que no han sido todavía ejecutados de las cuentas de los ejercicios de 2019 y 2020. 

Según denunció la presidenta de la entidad vecinal, Auxiliadora Guzmán, de los seis proyectos que salieron adelante en esos dos años, solo uno se ha materializado, el arreglo de la luminaria en la plaza frente al centro cívico de San Lorenzo. Quedarían pendientes por tanto, además del arreglo de la conexión con la red de alcantarillado de las viviendas en la Carretera Vecinal de La Milagrosa, la conexión del alcantarillado y mejora de acceso del Camino Roo en la Carretera de San Lorenzo por valor de 60.000 euros y presentada por la Asociación de Vecinos El Román, la mejora del alumbrado del Camino Viejo de San Lorenzo con 40.000 euros, los pasos de peatones con pictogramas para personas TEA por 3.000 euros y la creación de un cuarto multiusos en la plaza principal del pueblo por 5.000 euros, estos presentados por Lugar de Lugarejo.

Desde el Ayuntamiento capitalino admitieron que esas partidas quedan pendientes, y se escudaron en que la falta de técnicos dificulta los procesos de contratación de las partidas. Sin embargo, insistieron en su compromiso para sacar todas las partidas aprobadas en los últimos años adelante, como ya han hecho en otros barrios.

La asociación vecinal critica que todavía quedan 228.000 euros sin ejecutar del 2019 y 2020

«Los presupuestos participativos no llegan, son una farsa», afirmó Guzmán, quien comentó que a las autoridades municipales «se les debería caer la cara de vergüenza porque en pleno 2022 haya vecinos sin alcantarillado por ejemplo, que los ciudadanos no puedan caminar de noche por el Camino Viejo por miedo a que les asalten, o que la comisión de fiestas tengamos que estar pidiendo favores a vecinos o a la parroquia para guardar material de las fiestas por no tener un cuarto donde almacenarlo». 

Sobre el problema con el alcantarillado de estas diez viviendas en El Pintor bajo, José Domingo planteó como posible solución colocar una bomba que impulse el tránsito de las aguas residuales por las cañerías hacia la red principal, que baja por la carretera general. Si bien todavía no se ha redactado proyecto para esta actuación y, por lo tanto, no se sabe qué medida implementará el Ayuntamiento en este lugar. Una vía en la que los vecinos también lamentan cómo se encuentra el pavimento, con baches, hundimientos y charcos que se forman con las lluvias. «Nos dicen que no actúan porque es zona protegida, pero solo se pasan los papeles de unos a otros», criticó Auxiliadora Guzmán.

Suscríbete para seguir leyendo