Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Unidos para tumbar barreras

Nace el Consejo Sectorial de la Discapacidad con el objetivo de conseguir una ciudad accesible a todas las personas que viven en ella

Colectivos de personas con discapacidad La Provincia

Una ciudad accesible a las personas con discapacidad física e intelectual es aquella que permite a todo el mundo realizar sus actividades cotidianas sin ninguna barrera que vulnere sus derechos. Caminar en busca de esa ciudad para todos y todas es el objetivo del Consejo Sectorial de la Discapacidad.

Una ciudad accesible a las personas con discapacidad física e intelectual es aquella que permite a todo el mundo realizar sus actividades cotidianas sin ninguna barrera que vulnere sus derechos. Caminar en busca de esa ciudad para todos y todas es el objetivo del Consejo Sectorial de la Discapacidad.A Las Palmas de Gran Canaria le queda mucho camino aún para ser una ciudad accesible para todas las personas que viven en ella.

A estas alturas del siglo XXI son muchísimas las barreras físicas y cognitivas que le amargan la existencia a los que tienen alguna discapacidad física o intelectual. Por ejemplo, las personas con movilidad reducida carecen de una ruta que les permita moverse sin problemas entre el parque San Telmo y el parque Santa Catalina. Los niños y niñas con discapacidad carecen de juegos infantiles, en la mayoría de los parques, que les permita jugar con sus iguales. El listado de barreras es interminable.

Susana Gyorko presidenta de la Asociación Daño Cerebral Adquirido de Gran Canaria (Adacea), resalta que «ni siquiera el carril bici te permite circular por Las Palmas de una manera normalizada. Hay que hacer una gymkana para ir Santa Catalina».

Y es que a juicio de Cosme Vega, coordinador de la asociación Adepsi, cuyo objetivo es la integración laboral y social de las personas con discapacidad intelectual, es fundamental crear «una ciudad amigable.

«Hay muchas alternativas que se pueden plantear y que trabajándolas juntos a lo mejor se consiguen», subraya Vega, quien quiere dejar claro que además de las barreras físicas, esta ciudad está llena de obstáculos cognitivos que muchos no ven pero las sufren aquellas personas con discapacidad intelectual.

Las barreras a las que se enfrentan las personas sordas suelen pasar desapercibidas para el resto de la sociedad pero ellos padecen sus consecuencias en forma de incomunicación.

 Javier Pérez, presidente de la Asociación de Personas Sordas de la provincia de Las Palmas, constata que la «discapacidad auditiva es invisible», al tiempo que plantea la necesidad de potenciar el uso y el conocimiento de la lengua de signos en todos los ámbitos de la sociedad y aprovechar las nuevas tecnologías, que «han ayudado mucho», para hacer accesible la información.

Susana, Cosme y Javier son representantes de colectivos que se han sumado al nuevo Consejo Sectorial de la Discapacidad. Impulsado por el gobierno municipal, fue creado con el voto de todos los partidos en el pleno del pasado 29 de julio y será el órgano principal de participación de las personas con discapacidad en las políticas del Ayuntamiento.

Los colectivos reclaman una ruta accesible que permita ir desde San Telmo hasta Santa Catalina

decoration

 En el mismo están representados los diferentes sectores de la discapacidad, aunque no todos los colectivos se han sumado de momento, informa Elena Rodríguez Fominaya, psicóloga del área de Participación Ciudadana que ha participado en la elaboración del reglamento por el que se regirá el consejo.

Prisco Navarro, concejal de Participación Ciudadana y presidente del Consejo Sectorial de Discapacidad, sostiene que a través de «esta herramienta de participación ciudadana se pretende trabajar conjuntamente en la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidadTenemos que ir eliminando esos obstáculos que nos encontramos en la ciudad porque no hay rebajes en las aceras o hay que la comunicación no es óptima. Hay que tener encuentra determinadas cuestiones para que el acceso a la administración sea totalmente accesible. Eso nos va a permitir mejorar muchísimo».

Cumplir las normas

En palabras de Octavio Cardoso, miembro de la asociación Adacea Gran Canaria, es necesario promover la accesibilidad cognitiva, porque «hay muchas personas que no pueden acceder», por ejemplo, a la información que difunde una administración a través de su página web o por otras vías de comunicación. «Y no solo tienen problemas las que tienen algún tipo de discapacidad», aclara.

Quieren parques en los que puedan jugar todos los niños y niñas y que se cumplan la ley de accesibilidad universal

decoration

Cosme Vega resalta que un gran problema que hay que resolver en esta ciudad es el incumplimiento sistemático de la normativa. «Hay que aplicar la normativa» que garantiza, aunque sólo en el papel, la accesibilidad. Explica, por ejemplo, que no sólo es necesario reservar plazas de aparcamiento para personas con dificultades de movilidad. «Hay que instalar una rampa para evitar que cuando la persona se baja del coche no tenga que rodear toda la calle hasta la esquina».

Paola González, que quiere participar en el consejo en calidad de ciudadana resalta la necesidad de adecuar los parques para que todos los niños y niñas puedan jugar. Resalta al respecto que «el que un niño no pueda jugar en un parque es un ejemplo de derechos que se están vulnerando, porque ello impide el desarrollo y la felicidad de los niños con discapacidad».

 Por su parte, Elena Fominaya resalta que «todo lo que se haga para facilitar la vida a las personas con discapacidad beneficiará a todo el mundo. La atención a la discapacidad suma». Los colectivos se muestran ilusionados con tener representación a través del consejo. «Es una forma de participación en beneficio de la sociedad en general. Es importante que las diferentes discapacidades estén representadas», sostiene.

En busca de una ciudad inclusiva



Barreras

Como muchas ciudades españolas, la capital grancanaria incumple la ley de accesibilidad universal. Los principales problemas de las personas con movilidad reducida son las barreras arquitectónicas. Los colectivos se quejan de que es misión imposible trasladarse en silla de ruedas, por ejemplo, de una punta a otra de la ciudad. Por su parte, las principales barreras a las que enfrentan las personas con discapacidad cognitiva son culturales y sociales, según un informe de accesibilidad de la Fundación Once y Citibeats. Le siguen las dificultades para comunicarse. Las personas con discapacidad visual se quejan de barreras de comunicación e interacción y, en menor medida, de obstáculos en el transporte. Las que tienen discapacidad auditiva sufren barreras de comunicación e interacción.


Diagnóstico

Una vez se constituya el Consejo Sectorial de la Discapacidad, cuando finalice el verano, se decidirán las cuestiones y problemas que se abordarán. Entre ellos, se planteará hacer un diagnóstico sobre la situación de las personas con discapacidad en la capital grancanaria.

Compartir el artículo

stats