En la larga lista de momentos que quedan grabados para siempre en la memoria de las personas hay uno que, a quien le sucede, dicen que es inolvidable. Y, cuando esto se produce de forma sorpresiva e inesperada, la verdad y la emoción que desprenden los momentos protagonizados por el amor son únicos.

Un hecho así es el que ha presenciado uno de los puntos más icónicos de Las Palmas de Gran Canaria: la playa de Las Canteras.

Un hombre hizo una puesta de escena en la zona de La Puntilla para sorprender a su enamorada en un gesto que pudieron presenciar muchas personas que disfrutaban una noche de la mayor joya natural de la capital grancanaria.

Una usuaria de Tik Tok (@eliissntn) presenció este mágico momento y tras compartirlo en redes sociales, el vídeo se volvió viral. “Necesito que esta preciosidad llegue a sus dueños porque me robaron el corazón y quiero que tengan el vídeo”.

En el vídeo se puede ver que la sorpresa venía acompañada con la frase "cásate conmigo" con luces led y un corazón formado con velas. La novia llegó con los ojos tapados y el resto es historia. Tras el sí quiero, los aplausos y los vítores sonaron en un paseo de Las Canteras abarrotado presenciando en este momento tan especial.

Canarias hace negocio con el "sí quiero"

Yes, I do; Ja, Ich will; Oui, je veux; Ja, jag vill. Son formas de dar el "sí quiero" que cada vez se repiten con más frecuencia en Canarias, donde centenares de turistas al año, sobre todo británicos, irlandeses, alemanes, suecos y franceses, pero también americanos o australianos, eligen celebrar su boda. Y es que la garantía de buen tiempo durante prácticamente los doce meses y la diversidad paisajística del Archipiélago, que en muy pocos kilómetros permite a los novios presumir de un álbum fotográfico con instantáneas únicas, han relanzado el potencial de las Islas como destino nupcial de primer nivel mundial.

Si bien la normativa estatal supone importantes limitaciones para el sector, pues obliga a los prometidos a haber residido en España al menos seis meses para poder contraer matrimonio de manera legal, las empresas especializadas han sabido buscar fórmulas para mantener el nicho de mercado. La tendencia más habitual es que las parejas formalicen oficialmente la unión en sus países de origen y después viajen a Canarias con sus respectivos familiares y amigos para celebrar una ceremonia que se representa como una boda. En la que tampoco falta el posterior banquete, primer baile y lo que surja.

Un negocio cuya rentabilidad atrae cada vez a más hoteles, fincas y wedding planners que se nutren de estas bodas de foráneos embelesados por el entorno, el clima y la gastronomía isleña, tanto como para fletar aviones rumbo a Canarias para celebrar su gran día. "Las parejas suelen desembolsar una media de unos 250 euros por invitado, sin contar con el alojamiento y el traslado, solo en lo que es la celebración, el banquete, la fiesta, la decoración y otros servicios como fotógrafos o músicos", explica Bernadett Garside, directora y fundadora de Perfect Wedding Company, empresa especializada en organizar bodas para extranjeros en el sur de Gran Canaria.

Tras más de ocho años ofreciendo este servicio, Garside cuenta con una red de contactos de proveedores canarios que se encargan de poner la magia a los eventos y cuya calidad profesional es un aliciente más para casarse en las Islas. Donde solicitan, sobre todo, "casarse frente al mar, es raro la pareja que pide oficiar la ceremonia en interior, eso lo pueden hacer en su país de origen", detalla.

La elección del destino no es casual, pues muchas de las parejas que se trasladan a las Islas para darse el "sí quiero", son turistas que ya han estado en el Archipiélago en alguna ocasión de vacaciones. Además, la cercanía y la buena conectividad aérea de Canarias con los países de origen, facilita que asistan normalmente a los enlaces entre 40 y 60 invitados, quienes tras la boda pernoctan entre cuatro y quince días de media. "En comparación con el Caribe, la mayoría de los invitados puede asumir el gasto de venir a las Islas, porque el billete no es tan caro, estamos a unas cuatro horas de vuelo y disponemos de una amplia gama de posibilidades para el alojamiento", señala Garside.

Turismo de Tenerife ha dedicado esfuerzo en los últimos años por aunar toda la oferta relacionada con el turismo de bodas y lunas de miel. Y, aunque por el momento no ha creado una marca promocional propia, sí incluye estas propuestas en las diferentes ferias turísticas internacionales genéricas como Fitur, el World Travel Market o la ITB de Berlín, así como en las específicas sobre este segmento en los distintos mercados emisores de viajeros. En particular, la institución contacta con turoperadores y redes de agencias de viajes que crean paquetes específicos para parejas. También se ha centrado en organizar ferias en la Isla, como Feboda, que se hace cada año.

En Lanzarote, un solo wedding planner puede llegar a organizar unas 80 de extranjeros al año, garantiza Cristóbal Sánchez, gerente de D.O. Eventos y vicepresidente de la Federación de Empresarios Turísticos de Lanzarote (Aetur). Quien considera que la aportación de estos eventos a la economía de las Islas trasciende la celebración de la boda en sí, pues "primero vienen a conocer el espacio y después viajan con la familia y se quedan por lo menos una semana disfrutando de nuestros centros turísticos, hoteles y restaurantes, así que mueven la economía de muchos sectores".