Medio millar de árboles para llenar de verde las calles de Ciudad Alta

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ultima la plantación de ficus, pinos o acebuches en 10 barrios del distrito

Una mujer camina por la calle Federico García Lorca, en la bajada de La Minilla a Mesa y López.

Una mujer camina por la calle Federico García Lorca, en la bajada de La Minilla a Mesa y López. / ANDRES CRUZ

Jacobo Corujeira

Jacobo Corujeira

Las calles y plazas de Ciudad Alta, desde La Minilla a La Feria, ganarán medio millar de arboles en los próximos meses. El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ultima la puesta en marcha de una serie de actuaciones para conservar, recuperar y mejorar el paisaje urbano en esta zona de la capital mediante la plantación de especies vegetales y la creación de zonas de descanso en sombra. Entre las especies que se plantarán hay palmeras reales, brachichitos, tipuanas, almendros de la India o tarahales y acebuches, entre otras. 

El portal de contratación del Estado recoge ya la licitación, que supondrá una inversión de 563.653,01 euros para reverdecer 18 calles en diez zonas del distrito. Los trabajos, explica el concejal de Urbanismo en funciones, Javier Doreste, permitirán extender la ‘mancha verde’ a barrios que habitualmente quedan fuera de los planes ambientales municipales. «Siempre se piensa en las afueras o la parte baja, pero aquí cambiamos las tornas», argumenta.

Las obras abarcan zonas como La Feria, la calle Alférez Provisional, el Barrio Atlántico, el centro comercial La Ballena, la avenida de Escaleritas, el entorno del Pepe Gonçalvez, Altavista, La Minilla, el cementerio del Puerto y la calle Federico García Lorca que conecta La Minilla con Mesa y López, según recoge el pliego técnico. «Todas estas calles también tienen derecho a tener árboles», recalca el edil, que durante los últimos ocho años ha estado al cargo del Urbanismo de la capital y que el próximo viernes abandonará la política activa.

Especies y ejemplares

La empresa adjudicataria se encargará de plantar en ellas 97 ejemplares de tarahal y acebuche; 18 de lagunaria y pino de oro y 50 de pino marítimo. También asumirá la colocación de ocho casias, 25 tipuanas, 26 palmeras reales cubanas y cocoplumosas, 18 veitchias y palmeras de Bismarck, 70 brachichitos, 15 ficus alli, 12 tuliperos del gabón y lagunarias, 77 árboles orquídea y 69 almendros de la India. 

La mayoría de los ejemplares arbóreos quedarán instalados en las aceras ya existentes con alcorques de hormigón que facilitan el crecimiento vertical de las raíces, aunque el proyecto también contempla la posibilidad de crear ‘dientes de dragón’, elementos que sobresalen de la línea que separa el asfalto de la zona peatonal. En ellos irán emplazados los alcorques de las calles cuyas aceras no sean lo suficientemente anchas, para evitar que afecten a las fachadas de los inmuebles. 

La plantación de árboles busca la renaturalización de la ciudad en zonas a las que históricamente no se ha prestado toda la atención. Con ella, el consistorio confía en generar espacios amables para el paseo o el descanso, por lo que el proyecto también incluye la instalación de bancos y luminarias. 

El proyecto, concluye Doreste, se suma a otras iniciativas de regeneración urbana en las que trabaja el consistorio en estos momentos. Por un lado, los nuevos itinerarios peatonales seguros entre Las Torres, Hoya Andrea y Los Tarahales, con una inversión de 12 millones de euros. Por otro, la conexión entre el parque Juan Pablo II y el de La Ballena, con un presupuesto de cuatro millones y medio.