El alquiler en Las Palmas de Gran Canaria vuelve a tocar techo mientras la oferta se desploma

El metro cuadrado supera los 11,6 euros de renta mensual, un 10% más que hace un año

El número de casas disponibles en el mercado del alquiler no llega a 400

Vista del Cono Sur, una de las zonas donde más ha subido el alquiler, en un día de fuerte oleaje.

Vista del Cono Sur, una de las zonas donde más ha subido el alquiler, en un día de fuerte oleaje. / Andrés Cruz

El mercado del alquiler en Las Palmas de Gran Canaria continúa al alza y el acceso a una vivienda sigue complicándose ante una oferta que no para de mermar. El precio medio asciende ya a 11,6 euros el metro cuadrado, un 10% más que hace un año, según datos proporcionados por el portal inmobiliario Idealista. Un piso tipo de unos 80 metros cuadrados que hace un año habría costado 850 euros al mes ahora estaría disponible a unos 930, aproximadamente. La inseguridad percibida por los propietarios, el alquiler vacacional y la escasez de parque de vivienda en general, entre las causas que el sector inmobiliario achaca a esta situación.

Los alquileres tocaron techo el pasado mes de agosto, momento en el que el mercado alcanzó su máximo histórico, con 11,8 euros el metro cuadrado, es decir, unos 950 euros por un piso de 80 metros. Esta situación se ve agravada por la escasez de oferta en el mercado. Actualmente en el portal Idealista hay disponibles en alquiler unas 380 viviendas, cuando hace un año rondaban las 500 y hace tres el número se movía en una horquilla de 800 a 900.

Por zonas, el Puerto y la playa de Las Canteras siguen siendo las más cotizadas de Las Palmas de Gran Canaria, con gran diferencia. En octubre el metro cuadrado alcanzó en este distrito los 14,9 euros el metro cuadrado, un 15,5% más caro que hace justo un año. Es decir, por un piso de 80 metros, la media rondaría los 1.200 euros. Se trata de los precios más altos del alquiler en esta parte de la capital en toda su serie histórica.

Los alquileres en Ciudad Alta también rompieron su techo en el mes de octubre. El metro alcanzó los 9,9 euros; es decir, casi 800 euros de media por un piso tipo. En el caso de la zona Centro, la cifra asciende a 11,8 euros y en el casco de Vegueta-Triana a 10,6. En ambos casos el máximo se alcanzó a lo largo del pasado verano.

Los precios generan un efecto expulsión de zonas saturadas hacia la Ciudad Alta y el Cono Sur

El único distrito que se mantiene claramente por debajo de los 10 mensuales por metro cuadrado es el Cono Sur, a 9,1 euros. No obstante, en esta misma zona estaba a 7,9 euros hace un año. Si un piso de 80 metros costaba unos 630 euros ahora está en 730, un incremento del 15,2%, el segundo mayor de la ciudad, tan solo por detrás del que se ha registrado en el Puerto. Esto reflejaría un «efecto expulsión» de zonas tensionadas a la periferia, algo de lo que ya hablan las inmobiliarias.

«Al final es la ley de la oferta y la demanda, hay poca vivienda disponible y los precios suben», resalta Aythami Rivero, de la inmobiliaria Ziegel, «es el mismo problema que veníamos viendo desde hace un tiempo y la Ley de vivienda no ha resuelto nada». Según este, aunque la merma en el parque de viviendas lleva produciéndose desde hace más de dos años, la legislación aprobada el pasado mes de mayo «ha agravado la situación».

«Los propietarios están optando más por un mercado vacacional o residencial pero de corta estancia, por temporadas», resalta Rivero. Así, el número de viviendas vacacionales en la ciudad sigue creciendo -las registradas superan de largo las 3.500 en la capital-. A esto habría que añadir a quien prefiere tener «la casa cerrada» y evitar problemas con posibles inquilinos e inseguridad jurídica.

Barrios que eran asequibles

Lo cierto es que si se pone la mirada en barrios en otro tiempo asequibles, como Schamann, el pasado viernes tan solo había dos anuncios, uno de ellos en Pedro Infinito por 800 euros; en el Cono Sur, salvo en los Riscos, directamente no había ninguno; y en el Polígono Cruz de Piedra el mismo piso que hace justo un año estaba a 780 euros ahora está a mil.

La escasa oferta y los altos precios hacen también que apenas haya rotación, explican desde las inmobiliarias, «quien antes prefería moverse cada dos años ahora se lo piensa dos veces y aguanta al máximo», señala Obdulia Suárez, gestora de Century 21. Además, los anuncios apenas duran unas horas, «lo pones por la mañana y por la tarde hay que quitarlo porque nos han saturado a llamadas y mensajes».

Suárez resalta además el «efecto expulsión». Ya hay perfiles con sueldos de hasta 40.000 euros anuales que acaban alquilando en Schamann por 650, «es gente que antes habría alquilado en Las Canteras y ya no se lo permite». Lo que ha generado incrementos en las rentas por hogar de barrios como La Feria o Zárate. Es más, las inmobiliarias hacen criba, «los propietarios suelen pedir dejar fuera a todos los perfiles de personas vulnerables que puedan tener problemas de impago».

Una horquilla de 450 a 7.200 euros al mes

Encontrar un alquiler asequible en Las Palmas de Gran Canaria es cada vez más complicado. Mientras el precio de la vivienda no ha parado de subir, se ha encarecido el coste de la vida y los salarios no han crecido al mismo ritmo. El pasado viernes en el portal Idealista apenas había nueve anuncios con rentas por debajo de los 600 euros mensuales, cuando en el conjunto de la ciudad hay 380 publicaciones. El más barato, en Schamann por 450 euros, el resto están en los Riscos, el distrito de Tamaraceite y uno en La Isleta. Los estudios o pisos de una habitación en la zona Puerto, en otro tiempo mayoritarios en este rango bajo de precios han desaparecido y hoy se ofrecen ampliamente por más de 600 euros. En el otro lado de la balanza, hay 12 propiedades cuya renta mensual supera los 3.000 euros. Desde un ático de corta estancia en La Puntilla a chalets y en Tafira. También hay un ático dúplex con vistas a las Alcaravaneras por 3.800 euros o una casona en Vegueta por 5.800; la palma se la lleva una mansión en Ciudad Jardín por 7.200 al mes. | A. v.