Las Palmas de Gran Canaria renuncia a pedir la bandera azul para Las Canteras

El Gobierno local rechaza una moción del PP para crear un plan de actuación que mejore la situación de la playa y su entorno

Playa de Las Canteras con el auditorio de fondo.

Playa de Las Canteras con el auditorio de fondo. / J. Pérez Curbelo

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria renuncia a solicitar la bandera azul para Las Canteras el próximo año. Así lo anunció el edil de Ciudad de Mar, Pedro Quevedo, en el transcurso del pleno municipal celebrado este lunes y con motivo de una moción presentada por el PPen la que se solicitaba un análisis integral de las áreas que afectan a la playa y mejorar su situación, petición que el gobierno local rechazó.

Quevedo tachó este distintivo de «herramienta de márquetin» que otorga la Fundación Europea de Educación Ambiental desde 1987. El edil añadió que son varios los territorios que no lo solicitan, como es el caso de San Sebastián para La Concha. «La bandera azul no es el estándar internacional», resaltó; en su lugar, indicó que han superado la auditoría de calidad ambiental ISO. Además, añadió que han logrado la Q de calidad turística, «que no la tiene ninguna otra playa en Canarias, izaremos estas banderas».

Las Canteras perdió la bandera azul este año después de que se produjera dos episodios de contaminación fecal por E. coli en la zona de La Puntilla el año pasado. Quevedo señaló que le han pedido explicaciones a la entidad «privada», remarcó, que otorga el distintivo, y que no han obtenido respuesta al respecto. 

Manifestación en Las Canteras

La oposición, por su parte, puso la voz de alarma por los últimos vertidos que se han producido en varios puntos de la playa -lo que impediría por segundo año que le dieran el distintivo azul- y recordó que El Confital lleva cerrado al baño desde 2017 por enterococos. La portavoz del PP, Jimena Delgado, instó a Quevedo a «reconocer que la joya no está en su mejor momento», en referencia a las quejas que se han multiplicado recientemente y que se recogieron en una manifestación a comienzos de mes por el paseo.

Delgado instó a realizar «cambios profundos» y a hacer un «análisis integral de todas las áreas implicadas», al tiempo que recordaba que el contrato de mantenimiento de playas lleva vencido desde 2020. La portavoz popular matizó que solo hay un tractor para limpiar todo el arenal, que todavía se ven colillas pese a que está prohibido fumar o que no funciona la megafonía.

El portavoz de Coalición Canaria, David Suárez, resaltó que «preocupa la imagen de la playa» y que esta «siempre está sucia». Por su parte, Alberto Rodríguez, de Vox, pidió la dimisión de Quevedo, enmienda que el propio PP rechazó al resaltar que se trataba de «una moción constructiva». El propio edil les instó a que «no utilicen la palabra decencia cuando ustedes dieron un espectáculo en el día de la lucha contra la violencia contra las mujeres».