El Negrín asegura el mantenimiento del hospital ante la quiebra de la anterior contrata

Ingemont Tecnologías, con 65 trabajadores en el hospital, se declara insolvente

Renuncia al proyecto para rehabilitar el antiguo colegio Gutiérrez Rubalcava

Imagen Hospital Dr. Negrín

Imagen Hospital Dr. Negrín

El Negrín asegura el mantenimiento del hospital ante la quiebra de la anterior contrata. La mala situación económica por la que pasaba la empresa sevillana Ingemont Tecnologías, con retrasos en el pago de las nóminas a los trabajadores del servicio durante más de cuatro meses, obligaron al centro médico a retomar la situación y rescindir el contrato y optar por adjudicarlo a Grupo Plaza. La compañía entró finalmente en concurso de acreedores a comienzos de noviembre, por lo que, además, en la Isla ha dejado desierta la transformación del antiguo colegio Gutiérrez Rubalcaba en la sede de los serivicios sociales en el Cono Sur de Las Palmas de Gran Canaria.

La nueva contrata, también sevillana, está ocupándose ya de todo el mantenimiento integral y puesta a punto del Hospital Doctor Negrín. Se trata, concretamente, de los servicios de aire acondicionado y climatización, fontanería, electricidad, gases medicionales, criopreservación y cuidado de los jardines, entre otros. Asistencias en su mayoría esenciales en el buen funcionamiento del centro médico, dado que garantiza el bienestar tanto de personal sanitario como de los propios pacientes, además del cuidado del material médico. De ahí la urgencia de la readjudicación.

El pasado agosto los trabajadores de mantenimiento a cargo de Ingemont anunciaron movilizaciones de cara al mes de septiembre, al no percibir salarios. La plantilla constaba de 65 trabajadores repartidos en las distintas áreas donde tenían competencias, aunque durante el mes estival tan solo llegaron a estar en activo 14 al estar la mayoría de baja por motivos de estrés, ansiedad, entre otros. Ante esta situación, la gerencia del hospital decidió rescindir el contrato y readjudicarlo.

Antiguo Gutiérrez Rubalcava

La entrada de Ingemont en concurso de acreedores, tras declararse insolvente y aplicar previamente un ERTE, ha causado multitud de situaciones similares a esta tanto en las Islas, como en Andalucía y Extremadura, entre otros puntos de la geografía española. La compañía llevaba el mantenimiento de hospitales, polideportivos o aeropuertos en ciudades como Huelva, Sevilla, Algeciras, Coria, Ceuta o Pamplona.

En la capital grancanaria, el Ayuntamiento capitalino adjudicó a Ingemont el pasado mes de mayo -a pocos días de las elecciones municipales- el acondicionamiento del antiguo colegio Gutiérrez Rubalcava en un centro para servicios sociales, infancia y aulas y talleres de participación para el Cono Sur. Los trabajos fueron otorgados por 644.625 euros. Ante la renuncia de la compañía sevillana, el Consistorio les exige el pago del 3% del presupuesto base de licitación.

En su lugar, la mesa de contratación ha propuesto readjudicarla a la constructora Reyes Almeida. Esta obra iba a cargo de los fondos europeos de desarrollo urbano sostenible integrado (eDUSI), cuyo plazo de gasto culmina este mes de diciembre, por lo que el Consistorio deberá devolver a la Unión Europea la subvención al no haberla utilizado en el límite estipulado. Además, el concurso para el otro lote que conforma el proyecto de rehabilitación del Gutiérrez Rubalcava quedó desierto en mayo.