La Isleta reclama que la acogida de migrantes se reparta entre los cinco distritos de la ciudad

El Foro por la Isleta se concentra para recuperar el cuartel Canarias 50 como espacio cultural, deportivo y de ocio y pide un acuerdo entre las instituciones con el fin de reubicar a los internos del centro

Protesta de los vecinos de La Isleta

La Provincia

Benyara Machinea

Benyara Machinea

Un grupo de vecinos de La Isleta se concentró este sábado en la plaza de Manuel Becerra para reclamar a las administraciones públicas que reubiquen a los internos del centro de migrantes del barrio, ubicado en el antiguo cuartel del Canarias 50, y recuperen el lugar como el centro cultural, deportivo y de ocio que se planteó hace cuatro años. Los manifestantes exigen medidas para que la acogida de personas extranjeras se reparta entre los cinco distritos de Las Palmas de Gran Canaria e insisten en que "no hay otro espacio disponible" para promover estos encuentros.

Bajo un cielo encapotado y media hora antes de lo previsto, comenzaron a sonar los cánticos entre los representantes de 80 asociaciones vecinales convocadas por el Foro por La Isleta. "No nos van a callar", "La Isleta va a seguir en la lucha" y "nos lo prometieron y ahora se olvidan" son algunas de las frases que corearon los vecinos y que vaticinan, como ya adelantaban los convocantes de la manifestación, que el encuentro va a ser el primero de muchos.

"El motivo de la concentración es que se cumpla el acuerdo que tenían el Ministerio de Defensa y el Ministerio de Interior con Las Palmas de Gran Canaria para ceder el espacio del Canarias 50 y convertirlo en algo similar a un parque de Las Rehoyas", explicó Iván González, uno de los representantes vecinales. El manifestante señaló que la localidad carece de lugares verdes y de ocio y que es necesario que se cumpla con lo pactado inicialmente.

Centro de acogida temporal

Durante la primera crisis migratoria, en 2020, se cedió el espacio al Ministerio de Interior durante tres años como un centro de acogida temporal. "En La Isleta tenemos clarísimo que hay que ayudar, es un barrio solidario, pero eso no está reñido con que ese sitio se cediera de manera temporal y, lo que estalla todo esto, es que desde las administraciones públicas se quiere ceder el recinto de forma permanente", subrayó González.

"Aquí debería estar ahora Carolina Darias, para dar la cara", criticó uno de los manifestantes

El residente del barrio destacó que en la actualidad no existe ningún otro espacio de 35.000 metros cuadrados, como tiene el Canarias 50, para acoger actividades de ocio en La Isleta, un barrio ya de por sí masificado. "Desde el Foro por la Isleta, entre 2016 y 2018 se hizo un proceso participativo con las asociaciones y vecinos y salió un proyecto que se llama Volcanes que recoge todo el uso para este lugar", contó.

Las reuniones que han mantenido hasta el momento con los representantes del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria tampoco han dado sus frutos. "Aquí debería estar ahora Carolina Darias, para dar la cara", criticó uno de los manifestantes al inicio de su discurso, siendo secundado por la multitud allí reunida, entre la que se encontraba la portavoz del Partido Popular en el Consistorio, Jimena Delgado.

"Lo lógico es pensar que las protestas tienen un tinte xenófobo, porque es una idea que viene de la administración"

"Lo lógico es pensar que las protestas tienen un tinte xenófobo, porque es una idea que viene directamente de la administración. Eso es lo triste", relató Iván González, que contó que los vecinos siguen a la espera de mantener una reunión con la alcaldesa de la ciudad. "Lo que le pone fecha a esta concentración es la reunión que tuvo el Foro por la Isleta con el Ayuntamiento en la que se le daba portazo a las necesidades del barrio y donde el Canarias 50 va a tomar la posición que va a tomar", achaca.

"El barrio reclama, desde hace mucho tiempo, espacio verde y dotaciones públicas, imprescindibles para su habitabilidad. El crecimiento urbanístico desordenado le ha colocado en la zona de mayor índice demográfico, con problemas de movilidad y accesibilidad, y queremos que el Gobierno de Canarias, el Cabildo insular y el Ayuntamiento de la ciudad se pongan de acuerdo con el Ministerio de Migración para que encuentren otro lugar que sea digno para los migrantes y que, a la vez, el barrio pueda desarrollarse", leyó del manifiesto José Antonio Martín, presidente de la Asociación de Pensionistas y Jubilados y miembro del Consejo del Mayor de la ciudad.

Un grupo de vecinos en la manifestación para recuperar el Canarias 50 como centro de ocio.

Un grupo de vecinos en la manifestación para recuperar el Canarias 50 como centro de ocio. / José Carlos Guerra

El portavoz del grupo fue muy crítico con las respuestas que han recibido hasta el momento del grupo de Gobierno. "Nos hemos reunido por activa y por pasiva con las distintas administraciones y nadie nos da la posibilidad de que se recupere el plan inicial y el Canarias 50 vuelva a ser de los isleteros e isleteras", enfatizó.

Falta de voluntad política

Martín subrayó la necesidad de repartir los centros de acogida de migrantes entre los distintos barrios de la ciudad para así dar respuesta al alto el volumen de internos en cada uno de los recintos. "Si hay cinco distritos, ¿por qué no se comparten los migrantes que están llegando entre todos?", se preguntó. Según el vecino, "nadie le da salida a los problemas del barrio" y "si no hay voluntad política, seguiremos luchando por lo que necesitamos". 

El componente del Consejo del Mayor recuerda que la idea inicial era ceder el cuartel para hacer actividades culturales y deportivas y dar respuesta a una oferta necesaria. "No tenemos parques, sitios donde reunir la cultura, los centros existentes están ocupados porque el Ayuntamiento te hace pedir hora con un mes de antelación para realizar propuestas en los centros cívicos, y así sucesivamente", concluye Martín.

Más limpieza y seguridad

La recuperación del Canarias 50 no es la única proclama que defendieron ayer los vecinos de La Isleta. La sensación de abandono institucional de los manifestantes tiene dos grandes motivos: la inseguridad y la falta de limpieza. "Podemos sumarle problemas de movilidad, ya que ahora mismo los trabajos que se están ejecutando para las obras de la metroguagua nos tienen el barrio absolutamente atascado", subrayó el representante vecinal Iván González. Con una población censada de más de 5.000 habitantes, los vecinos hablan de una falta de dotaciones y servicios públicos. "Lo que hemos visto es que se le da portazo y se le da la espalda al barrio de La Isleta", insistió González. Otro de los vecinos del barrio y miembro del Consejo del Mayor de la ciudad, José Antonio Martín, habla de un estado de abandono. "Nos tienen abandonados a los mayores, yo soy el presidente de la Asociación de Pensionistas y Jubilados de Canarias. Les hemos pedido por activa y por pasiva que solucionen la inseguridad ciudadana, les hemos dicho que los días uno y 25 de cada mes pongan a un par de policías en los dos o tres bancos que hay en el barrio porque hay robos a los mayores coincidiendo con los días de cobro, pero no lo hacen", señaló.