Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En canal

Hermano mayor grande de España

Estimados adolescentes de Hermano mayor: a partir de ahora, cada vez que llegue Pedro García Aguado a reprocharos que queréis vivir sin pegar un palo al agua, recordad lo que se ha estado diciendo estos días en la televisión sobre la Duquesa de Alba. No es que queráis vivir sin pegar un palo al agua, es que vivís con libertad y retáis las convenciones de vuestro tiempo. Si lo único que os mueve es el puto capricho y hacer lo que os salga de la higa en cada momento y lugar, decid que sois gente que os ponéis el mundo por montera y no admitís que nadie os diga lo que tenéis que hacer. ¿Sois completamente egoístas, insolidarios, esclavizáis a las personas que os rodean y os creéis el ombligo del mundo?

Los medios de comunicación y la Casa de Alba nos han enseñado estos días que esa forma de ser se puede describir como "vivir la vida con intensidad", "tener un carácter libre adelantado a su tiempo" o "romper moldes y vivir como uno quiere vivir". Así que, Hermano mayor, vete a tocar el chirri a otro lado.

Hombre, es cierto que no es lo mismo ponerse el mundo por montera si te llamas Vanessa Pérez Pérez y vives en las Tres Mil Viviendas que si te llamas María del Rosario Cayetana Paloma Alfonsa Victoria Eugenia Fernanda Teresa Francisca de Paula Lourdes Antonia Josefa Fausta Rita Cástor Dorotea Santa Esperanza Fitz-James Stuart y de Silva Falcó y Gurtubay, has ido de palacio en palacio desde la cuna a la tumba y tienes una fortuna estimada en tres mil millones de euros. Ser cinco veces duquesa, dieciocho marquesa, veinte condesa y catorce veces Grande de España hace que sea improbable recibir la visita del hermano mayor de Cuatro intentando hacer de ti una persona de provecho, pero aumenta la influencia que tienen tus valores y tu estilo de vida sobre los que sí pueden ser visitados por Pedro García Aguado. No olvidéis, queridos adolescentes sinvergüenzas, que entre ser un vago vividor maleducado y una irrepetible duquesa rebelde sólo hay tres mil millones de euros y cincuenta títulos nobiliarios de distancia.

Compartir el artículo

stats