Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artículos de broma

Falta ambigüedad

Podemos da la campanada en la puerta del Sol, el PSOE sigue a uvas y el PP contando cuartos.

Pedro Sánchez prueba a acertar en la piñata del voto pero son palos de ciego porque los socialistas se han desviado mucho de la urna. Cuando la vida cotidiana pierde ambigüedad también la pierde el voto. Si ganas para llegar a fin de mes, hay margen de ambigüedad para pensar que estás en las clases medias. Si te sobra para darte una mariscada de granja hay margen para la ambigüedad porque puedes pagarte un par de horas de vida acomodada y eso favorece la empatía. Pero cuando trabajas como un burro a cambio de la cebada necesaria para seguir trabajando como un burro o estás en el paro sin posibilidades de incorporarte o reincorporarte a un empleo, la comprensión se vuelve inequívoca y con ella el voto, al que no le sirve un partido de trabajadores que acude sistemáticamente en auxilio del capital cuando llega al gobierno, un partido republicano de estricta obediencia monárquica.

En el desierto de esta crisis los recortes han afectado a los espejismos.

Al PP le engaña la catadura de Lavapiés (pelacos y camisetas) de los manifestantes y sólo ve extrema izquierda de siempre, sin ambigüedad ni Bono, abstención que ahora va a votar. El PP no va a perder su derecha ultra ni su derecha plus ni su derecha premium que los financia ni esa derecha autoempleada que se para antes de llegar al centro. Pero va a perder parte de esa población pendular del centro y a la que mira Podemos ahora cuando dice no ser de izquierdas, ni de derechas, porque han oído a personas que no son de su círculo decir que los votarán o que los votaron. (Hasta José Antonio dijo no ser de izquierdas ni de derechas en los puntos de Falange, cuando era movimiento y no partido y casi antipartido).

Podemos podrá mientras la realidad no dé lugar a ambigüedades y sigan suspendidos los espejismos.

Compartir el artículo

stats