Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cine 'Foxcatcher'

Atracción fatal

Vaya por delante que el cineasta Bennett Miller, versado en biopics e historias basadas en hechos reales, carece del marchamo de "autor" concedido rápidamente a otros directores de su misma generación (esto es, nacidos en los años 60 del siglo pasado), como Alexander Payne, Richard Linklater o Wes Anderson, situándosele más cerca de la posición industrial. A pesar de todo el director de Truman Capote, que ahora estrena en nuestras carteleras Foxcatcher, nominada a 5 Oscar en la próxima edición de los premios de la Academia de cine americana, es algo más que un simple peón en el engranaje de Hollywood.

La obra de Miller en su corta andadura es insuficiente como para situarle entre los grandes creadores de las últimas décadas, aunque eso no le resta el enorme interés que tiene cada una de las películas que ha dirigido, entre las cuales Foxcatcher se sitúa en primer lugar. Si en un principio uno puede sentirse decepcionado por la elección de Steve Carell en el papel de John du Pont, un extravagante millonario que se encapricha de un medallista olímpico de lucha libre, Mark Schultz (Channing Tatum), bastan unos cuantos minutos para darse cuenta de que Miller dio en el clavo. Nada mejor que un actor de rostro anodino como el de Carell para potenciar la sensación de deriva del personaje cegado por el deseo.

Al igual que Truman Capote, Foxcatcher esde carácter intimista, por muy poblado de personajes que esté su argumento. En este sentido, Du Pont tiene muchas similitudes con el autor de A sangre fría. Ambos se sintieron atraídos por hombres que representaban la fuerza bruta (Capote se encariñó del asesino Perry Smith mientras investigaba para su novela de "no ficción"), si bien resolvieron de manera muy distinta su oscura historia de atracción fatal. A largo de Foxcatcher vamos descubriendo que Du Pont es un personaje torturado que vive atado a lo que tiene y a lo que desea, sin acabar de tener nada. Algo bastante claro después de ver Foxcatcher, película no del todo apartada de los derroteros comerciales, si bien apunta ya hacia un modo autóctono de lenguaje fílmico desvinculado de las producciones hollywoodienses al uso, es lo explícita que resulta desde un punto de vista emocional, mientras que desde un punto de vista intelectual es menos clara. No obstante, ésta es una película donde destacan sobre todo sus actores, Steve Carel, Channing Tatum y Mark Ruffalo (el mejor elogio que se puede hacer de ellos es decir que desaparecen detrás de sus personajes), y la destreza de Miller para crear atmósferas, aunque sólo sea para rodear con ellas la soledad de un hombre reducido a sus instintos más primarios.

Compartir el artículo

stats