Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De todo un poco

Parecemos tontos con la tecnología

Estamos viviendo una época en que el interés por la tecnología se ha convertido en adoración, y no es de sorprender ver en la calle, en una cafetería, en un restaurante, en el vestíbulo de un teatro, en el descanso de un concierto o en la ópera, en la sala de espera de un médico, en los parques, en las guaguas, en los supermercados, paseando por avenidas y así un larguísimo etcétera, a una lluvia de seres humanos (bueno, anterior a todo esto sí eran seres humanos) hablando solos y en voz alta, como si fueran locos sueltos recién escapados de manicomios, riendo a mandíbula batiente o enfadados como perros de presa, incluyendo palabras malsonantes o enviando mensajes digitales, sin ni siquiera darse cuenta de que un camión se les pueda caer encima, o sea, todos, toditos, todos, atrapados en el vértigo de la seducción de ese chisme que tanto, tantísimo detesto y que llamamos móvil.

Quizá de entrada esto pueda parecer un tema endeble, pero a servidora, como testigo ocular de tal barbaridad, me hierve la sangre frente a este poderoso caballero móvil (o "celular", como le llaman los sudamericanos), porque creo firmemente que es el único culpable, zorro, astuto, ladino, pérfido, engañoso, taimado, sagaz y marrullero que nos ha ganado la batalla y ha evitado que la palabra, la hermosa palabra, se realice cara a cara, mirándonos a los ojos, ocupando el espacio, el tiempo y el lugar que le corresponde y dejándola, además, en una mamarracha.

"Dime pf q hac esta trd xq dps d stdiar tngo libre hsta las 10 y pdmos ir a mrndar y al cne". Traducción : "dime por favor qué haces esta tarde porque después de estudiar tengo libre hasta las 10 y podemos ir a merendar y al cine". Y todo ello sin signos gramaticales.

Me pregunto que para qué estudian los jóvenes de hoy en día, si así ya no necesitan cultura para su integración social, y peor aún, laboral.

Esta moda me resulta además de estúpida una pesadilla para mi mente, porque no admito que se haya muerto el don de la palabra y porque parece que continuará un suma y sigue de esta locura tonta que terminará haciéndonos sufrir un stress crónico, un vivir desalentador, un mundo imperfecto a pesar de tanta perfección tecnológica, pero sobre todo cabalgando sobre un agudo déficit espiritual en esta desasosegada como triste, peligrosa y temible existencia. Que Dios nos coja confesados.

Ay, Señor, cuánto sufrimiento?

www.donina-romero.com

Compartir el artículo

stats