Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

en canal

Novecientos mil dólares y usted

Hoy les voy a hablar de una cadena, pero no de una cadena de televisión. Es una cadena peculiar, que tiene en uno de los extremos novecientos mil dólares y en el otro extremo lo tiene a usted. ¿Le extraña? Siga leyendo. Recientemente se ha hecho pública la lista de los sueldos que cobran por cada capítulo los diversos actores de las principales series de televisión en Estados Unidos. En la cima de esa lista están los principales protagonistas de The Big Bang Theory: cada uno se mete al bolsillo 900.000 dólares por cada episodio de 20 minutos. En medio, entre esos novecientos mil dólares que se embolsa Kaley Couco y usted, hay guionistas, distribuidores, vendedores de camisetas que pagan derechos de autor por la iconografía de la serie, Twitter, directivos norteamericanos, directivos españoles, iluminadores, showrunners, fontaneros que arreglan las goteras que a veces se producen en los estudios, clubes de fans, dobladores, community managers y muchos muchos muuuuuuchos publicistas. Entre todos, y de forma complejísima, consiguen que se logre la conexión: usted ríe, Johnny Galecki cobra novecientos mil dólares.

Los actores de Modern family cobran quinientos mil dólares por capítulo. ¿Cuántas veces nos hace reír Phil Dunphy en un episodio de 20 minutos? ¿Cinco? La próxima vez que se ría piense que el actor Ty Burrell acaba de ganar cien mil dólares por decir esa frase, la misma cantidad que tarda cuatro años en ganar un trabajador medio en España. Decía Carl Sagan que para hacer una tarta de manzana era necesario que previamente existiera el universo; pues bien, para que el actor Jim Parsons gane ciento ochenta mil dólares cada vez que el físico teórico Sheldon Cooper dice una frase graciosa es necesario que previamente exista el universo, unos mamíferos muy raros que presentan la incomprensible conducta de reír y el capitalismo. Y, sobre todo, es necesario que existan las salitas de casa, los sofás y usted.

Compartir el artículo

stats