Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

REFLEXIONES

Hasta el más analfabeto pasa por burgués opulento

La vida según está planteada a día de hoy, es una simple factoría comercial, que por sí o por no, nos exige comprar cada poco. El sentido de la propiedad, por lo visto, es el que rubrica nuestra participación en la vida. Hoy por hoy, hasta el más analfabeto pasa por burgués opulento; sí puede resultar absurdo, pero lo irracional (ya saben) se acentúa en los procesos de profunda ignorancia. Desde luego, y lo vemos a diario, para muchas personas su único estímulo es comprar. Mal asunto relacionar la integración con la tenencia y no con la educación... Vivir basando la vida en la necesidad es vivir amargado y disperso. Sí, hay nostalgias que se fundamentan en realidades imaginarias, y tarde o temprano, nos niegan la libertad de ser felices y nos convierten en enojados. Hay personas que no ven que un coche no comunica, tampoco lo hace la ropa de marca, y así un largo etcétera. Nuestras cosas son el antidiálogo que en muchas ocasiones precisa de la psiquiatría para ser comprendido. Las cosas son acríticas, solo tienen el valor que hace arrogante al insuficiente y lo convierte en "alguien". Hay situaciones que evidencian que la inexperiencia cultural hace a los hombres acomplejados; ya desde nuestro ancestros el poder era del que tenía la tierra, no del que pensaba... Muchas de las cosas que damos por buenas son la expresión más aguda de la opresión que causa la ignorancia. No pensar lleva a ver fortuna en todas las variantes de la contradicción. Sí, hay esquemas mentales que no toman conciencia con la realidad, pudiendo llegar a sufrir problemas de identidad. Miren Facebook o Instagram, por poner un ejemplo, hasta el más cateto tiene el privilegio de un "me gusta" al exponerse con sus cosas. No importa que su ortografía sea el consentimiento de su ignorancia, a día de hoy, nuestro valor depende de lo que tenemos; y no precisamente en la cabeza (sonrío).

Afortunadamente hay muchas personas que no son la complacencia de la imbecilidad. Personas que suprimen todo aquello que no es herencia de pensamiento, personas que son el beneficio de la cultura y la educación, personas que no son sugestión, personas que son pretexto del arte, personas que leen, personas que... Sí, personas que son de minorías, personas que se sienten triunfantes pensando, no teniendo. Creo que sin el conocimiento uno vive expuesto a los tamaños. Sí, y lo peor, todo tiene que ser grande, así se ve más... Es cuestión de observar, junto a las proporciones (la mayoría de las veces) se evidencian nuestras carencias.

Compartir el artículo

stats