Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfonso González Jerez

Retiro lo escrito

Alfonso González Jerez

Amarras rotas

Los constitucionalistas se quedaron en casa”. Tonterías. Se quedaron en casa unitarios e independentistas, unos hartos y otros desesperanzados y viceversa. ¿O no es constitucionalista el PSC? Si quieren que sea sincero, no estoy seguro del todo, pero la taxonomía política más habitual lo ha establecido así. Simplemente la mayoría los que se identifican con la Constitución y el Estatut –especialmente en Barcelona y su periferia -- han pasado de votar a Ciudadanos – un absoluto y bochornoso fiasco en estos cuatro años– a votar al PSC, básicamente, porque no tenían otra opción, y no por el sex appeal electoral de Salvador Illa. La otra parte del voto que un día aglutinó Inés Arrimadas, así como una fracción de la porca miseria que se llevaba el PP, se encaminó a Vox: 11 escaños y cuarta fuerza política de Cataluña. Hoy se agotarán en Barcelona las reservas de cava extremeño.

Y volvemos a lo de siempre desde hace casi una década. La suma de las fuerzas inequívocamente independentistas – ERC, JxCat y CUP – obtiene una amplia mayoría absoluta, ligeramente mayor incluso que la de 2017. Pero es que daba igual que Illa hubiera conseguido media docena de escaños más: no tendría con quien pactar. Porque solo desde fuera de Cataluña o desde el interior alicatado de ciertos discursos partidistas se ignora que la situación de ruptura de amarras con el Estado español es ya irrefrenable. El procés (mejor: el procesismo) es exactamente eso: rompemos amarras pero ya que no sabemos cómo hacerlo no nos queda más que la rabia melancólica o la melancolía rabiosa de jurar que más tarde o temprano lo conseguiremos. Mientras tanto el Gobierno catalán, más que gestionar los intereses generales, se dedica a gestionar esa tragicómica, insondable frustración. El Gobierno que agoniza, como el próximo, más que un gobierno, ha sido y será una perpetua, intensa y repetida performance.

La formación del nuevo Gobierno independentista no será fácil, sino más bien todo lo contrario. Será divertido averiguar si conseguirán el abrasivo respaldo de la CUP o, en cambio, los votos de En Común Podem, con los socios y amiguetes de Pablo Iglesias respaldando con sus escaños un Ejecutivo separatista y con la pretensión de servir de puente de comunicación entre ERC y Pedro Sánchez en los jodidísimos momentos que se avecinan en los próximos meses. Se va a exasperar la competición interna por ganar el trofeo de la fuerza más leal al ideal independentista al pueblo catalán. Mesa de diálogo convocada antes de acabar marzo y un compromiso claro para un referéndum pactado, como muy tarde, para el próximo año.

Salvador Illa será el jefe de la oposición parlamentaria. No hará mucho ruido ni, por supuesto, se presentará a una investidura, como lo hizo Arrimadas. He visto algunos tuits vergonzosos en los que tal o cual gerifalte socialista afirmaba que los escaños de Illa eran un aval a su gestión de la pandemia y otros insistían en que por culpa la pandemia, por supuesto, no le votó más gente, porque prefirieron quedarse en casa. Son tonterías más o menos reconfortantes. En uno de sus discursos en las primeras Cortes republicanas, José Ortega y Gasset proclamó que el conflicto con Cataluña “no puede resolverse, puede, como mucho, conllevarse”. Tampoco queda mucho tiempo para eso. La estupidez y la ambición, una crisis económica y social cronificada y el adoctrinamiento durante dos generaciones a través de un conjunto de medios y mecanismos propagandísticos han conseguido que el relato independentista sea el único que cuenta con cohesión interna y capacidad simbólica para fantasear hacia un futuro habitable. Antes de una década se celebrará un referéndum. Y antes de 20 años, una vez repetido, lo ganarán.

Compartir el artículo

stats