Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan F. Fonte

Los Díaz Casanova, una familia porteña

En la primera mitad del siglo pasado surgió en el puerto de La Luz una familia de entrañable recuerdo como fueron los Díaz Casanova, producto del matrimonio formado por Juan Díaz y Narcisa Casanova, esta de origen palmero. Tuvieron diez hijos, de ellos nueve varones y una hembra. Estos se criaron en el famoso barrio de El Refugio y fueron muy populares por los negocios que emprendieron, en su mayoría relacionados con los barcos que arribaban al puerto de Las Isletas y también con el deporte del balompié.

De esta saga de los Díaz Casanova destacó el cuarto de la prole, Manuel Díaz Casanova. Fue todo un protector para sus hermanos poniendo en marcha los Víveres Casanova, que se colocó a la cabeza de las citadas empresas que operaban en el puerto del Refugio, contando incluso con una fábrica de hielo en la cercana calle Pedro del Castillo Westerling. Prosigió con este negocio su hijo Juan Manuel finalizando con unas naves en la Urbanización Industrial El Sebadal que terminó administrando hasta su cierre el nieto del fundador, Carmelo Rodríguez.

En cuanto al resto de los hermanos Pablo, José, Blas, Ambrosio, Agustín, Narciso y Antonio destacaron Ambrosio y Agustín como vendedores marítimos que acudían a bordo de los buques, sobre todo los Castles”que cubrían la línea Reino Unido-Sudáfrica teniendo la máxima confianza de los capitanes y mayordomos. Como caso curioso, Manuel fue fundador del equipo de futbol Porteño, donde jugaron sus hermanos Pablo, Blas y Ambrosio, llegando este a ser también árbitro destacado.

Esta familia estuvo siempre dedicada al puerto de La Luz, laborando por su prestigio en todos los aspectos, por lo cual es justo que la recordemos con el paso del tiempo, porque han dejado una honda huella los Díaz Casanova en la zona portuaria de la ciudad con sus hijos, nietos y bisnietos.

Compartir el artículo

stats