Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Cuervo

Artículos de broma

Javier Cuervo

Buen trabajo, Chris

Alguien ha felicitado a Chris Rock por su actuación? Bastaba un «¡Bien hecho, Chris!» al paso, mientras la astrocracia acudía en auxilio del príncipe de Bel Air o una mención en las deliberaciones de la Academia de Hollywood sobre el acto de Will Smith, si lo juzgaban de acuerdo con algún código aún no escrito o apoyaban la violencia, como suelen hacer en el 90% de los argumentos de sus películas. Si en lugar de golpearle, Will Smith hubiera metido mano a Chris Rock la Academia habría sabido qué hacer, pero con la violencia sin género está confundida. Menos mal que los dos actores son de la misma raza y que la policía de Los Ángeles decidió no intervenir.

El sopapo ha dado rienda suelta a la preceptiva de género –cómo no se debe ser hombre, cómo se debe ser mujer, cómo hay que llevar cortado el pelo, cómo ser bella, millonaria, famosa y calva– pero, como ya no hay sentido de clase, nadie ha valorado la profesionalidad del trabajador de la risa después de llevarse una hostia por un chiste.

Hollywood cree firmemente en que el espectáculo debe continuar y siempre adelanta a la bella corista para que enseñe el escote mientras el elenco arrastra el cadáver del viejo bailarín de claqué infartado con su sonrisa llena de dientes y de esfuerzo, pero no puede dar por supuesto que se aguante a pie firme un soplamocos sobrevenido sin descomponer la figura ni perder el control de la escena. Urge una felicitación: Hollywood cuida a sus chicos de oro, pero la gala de los Óscar continuó gracias a Chris Rock y a pesar del espectáculo de Will y eso hay que reconocerlo.

Hemos leído resquemores sobre el chiste, descalificado de inoportuno, malo, inadecuado, pero nadie ha abierto el debate de los límites de la respuesta al humor, además, dada por un humorista a otro en directo y a mano abierta. O se destaca su profesionalidad frente a esa metedura de pata hecha con la mano o Chris Rock sólo será el tipo que -jajá- las llevó. Al mono que somos le gusta ver bofetadas. El humor del Hollywood mudo no hablaba de otra cosa.

Compartir el artículo

stats