Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

Mohammed VI, promotor del desarrollo y la democracia en el Sáhara

Todo desarrollo económico, conlleva un desarrollo político, cultural y social. La visión del rey Mohammed VI tiende a que las tres regiones del Sahara se conviertan en una plataforma estratégica con los países del África subsahariana. Pero para ello, el desarrollo económico y la estabilidad de la región han sido tareas prioritarias a realizar. Paralelamente a esto el proceso democrático va consolidándose de forma evolutiva. El Sáhara ya es un nexo y una oportunidad real para las relaciones económicas y comerciales con los países africanos. Un total 26 consulados de países árabes y africanos están ya instalados en Laayoun y Dakhla, dos ciudades que son ya un modelo de desarrollo.

En 2015 el monarca marroquí anunció un nuevo modelo de desarrollo de estas regiones. Este programa conlleva una partida de inversión de 8000 millones de euros para la construcción de infraestructuras, la modernización de las ciudades, la creación de zonas industriales, las conexiones aéreas y marítimas, la creación de universidades, nuevos aeropuertos, hospitales y grandes proyectos de energía renovables…Está previsto que los proyectos del plan de desarrollo 2016-2021 terminen en su totalidad a finales de este año en curso. Un ambicioso plan que prevé reforzar la cooperación sur-sur y la economía azul.

La visión del soberano marroquí es que este nuevo modelo económico vaya más allá de su dimensión económica para ser además un proyecto de sociedad que tiene como principal objetivo el desarrollo humano preservando así la dignidad de los habitantes del territorio que se convierten en el centro del proceso global del nuevo modelo económico. Guelmim, Dakhla y Laayoun, las tres capitales de regiones ,son ya un modelo futuro de éxito de desarrollo. Esta realidad y los incentivos dados a los inversores ha incitado a muchos operadores de países amigos a instalarse en estas ciudades y la apertura de sedes consulares extranjeras convirtiendo estas ciudades en una plataforma y un nexo de unión económica y comercial con los países del África Occidental.

Es una realidad manifiesta que el rey Mohammed VI ha aportado progreso, modernidad, desarrollo y seguridad a todo el país, pero también es cierto que en estos dominios ha acordado un gran interés a las regiones del Sáhara. El soberano además ha sido uno de los principales protagonistas de la consolidación del proceso democrático del país junto a los partidos políticos y la sociedad civil. Es en este contexto que me gustaría abordar el impacto de este proceso de democratización en las tres regiones del Sáhara atlántico: Guelmim Oued Noun, Layoune-Sakia El Hamra y Dakhla Oued Eddahab.

En las elecciones legislativas, regionales y municipales del 8 de septiembre 2021 hubo una participación de la ciudadanía en estas tres regiones que superó con creces el nivel de porcentaje nacional. Un hecho que demuestra que los habitantes del Sáhara han apostado por la consolidación de la democracia rechazando categóricamente el sistema de partido único de la organización separatista. De hecho, más de 15 partidos políticos compiten en cada proceso electoral para que la ciudadanía elija sus representantes legítimos autóctonos de la región. En este marco los representantes legítimos electos saharauis son 21 diputados en la Cámara de Diputados del Parlamento nacional marroquí, 12 senadores además de 4 representantes de cámaras profesionales y asalariados que representan a las tres regiones del Sáhara mencionadas anteriormente. En lo que concierne a los municipios cabe destacar que son 86 los municipios repartidos en las tres regiones que comprenden 1.340 concejales locales, elegidos en los comicios locales y regionales que se han celebrado el pasado 8 de septiembre del 2021. Las tres regiones del Sahara marroquí también comprenden a 116 miembros de los consejos provinciales y 111 miembros de los consejos regionales.

En clave política los ciudadanos autóctonos electos en estas convocatorias electorales son los representantes legítimos de la ciudadanía que los ha elegido en unas elecciones libres y plurales. Este proceso se refuerza aún más con la constitución de 2011 cuyo primer artículo destaca que la organización territorial del reino es descentralizada y está fundada sobre la regionalización avanzada cuyo estatuto rige actualmente las regiones del país. Un derecho constitucional que ha permitido a los habitantes del Sáhara gestionar sus asuntos regionales y locales por ellos mismos. De hecho, actualmente tres saharauis autóctonos de la zona presiden estas regiones de norte a sur, en concreto Mbarka Bouaida en la región de Guelmim Oued-Noun, Sidi Mohamed Ould Rachid en Laayoun-Sakiet El Hamra y Yanja El Khatat en Dakhla-Oued Edahab. Todo esto tiende no solo hacia la descentralización progresiva sino también a la buena gobernanza. La regionalización avanzada es un nivel diferente al Estatuto de Autonomía, pero coincide con este en que se garantiza a la población saharaui gestionar sus propios asuntos y los recursos de la región, teniendo además un rol esencial en el autodesarrollo durable al poner en valor los nuevos recursos.

Como ciudadano saharaui marroquí nativo de Dakhla, puedo afirmar objetivamente que el deseo real de la mayoría aplastante de la población saharaui es que se logre el desarrollo económico y social y se consolide el proceso democrático plural para alcanzar el máximo posible de desarrollo humano en las tres regiones arriba mencionadas.

Mas del 80% de la población saharaui autóctona reside en el Sáhara marroquí, son cientos de miles de personas que han recibido con entusiasmo y lealtad al rey Mohammed VI durante las diferentes visitas que ha realizado al territorio expresando de esta manera su adhesión e integración en el Reino de Marruecos. Esta población ha expresado su rechazo categórico a la organización separatista y a sus mentores. Y es en este mismo contexto en que dicha población ha apoyado la iniciativa marroquí para la negociación de un Estatuto de Autonomía de la región del Sáhara. Es la única solución política realista y duradera al contencioso regional. Fue apoyada por 42 países en una conferencia internacional que tuvo lugar en enero del 2021, ya lo hizo en 2013 la administración del expresidente americano Barack Obama. También cabe destacar que las ultimas 18 resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU han marcado la preeminencia de los esfuerzos serios y creíbles de Marruecos para sacar esta cuestión del estancamiento y han consagrado una doctrina clara abogando por una solución política realista, pragmática y duradera .

Para concluir destacaría que la visión de su majestad el rey Mohammed VI va a conducir a un futuro mejor para los habitantes de las tres regiones del Sáhara marroquí con el nuevo modelo de desarrollo, la consolidación de la democracia y de regionalización avanzada.

Compartir el artículo

stats