Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Durán

Reseteando

Javier Durán

Periodista

Los ‘jarrones chinos’ fríen a Torres

Gran Canaria es una sociedad polarizada en cuanto al Sáhara, su anormal descolonización dejó en suspenso muchas vidas que no tuvieron más remedio que reinvertarse, la mayoría en barracones. La memoria (o el deseo de justicia poética) se palpa. También hay apasionamiento y además hay un Cabildo con un gobierno en permanente alerta que vigila de cerca los derechos de los saharauis. Una embajada para los partidarios de la autodeterminación frente al Consulado de Mohamed VI, que a estas alturas de la película no disimula que la Isla sea su sitio predilecto para la agitación y propaganda. Dado la turbiedad del contexto, a qué se debe la emersión al unísono de los jarrones chinos del PSOE en la conferencia del Movimiento Saharauis por la Paz, altavoz de la solución autonomista, la más creíble, dicen. ¿Van por libres o han recibido instrucciones de Sánchez como adelanto a un discurso sin complejos tras el cambiazo diplomático con respecto a la excolonia, aunque Manuel Albares se remita como un loro a la ONU? Pero en el Archipiélago, sobre todo en esta ínsula, existe una hipersensibilidad con el tema, que no es la misma de la que goza Cataluña o la Castilla-La Mancha de José Bono, uno de los emisarios. La polémica que se ha desatado constituye una prueba de la falta de tacto de la comitiva, no se sabe, repito, si por cuenta propia o de oficio por orden de Moncloa. No cabe duda alguna de que uno de los damnificados por este encuentro es el presidente Torres, conocedor del búfalo que lleva dentro la cuestión, y de la que se escabulle por peteneras o por la ONU cada vez que le preguntan. Primero, la sobradez de Bono y Zapatero es un misil en la línea de flotación de su pacto con UP y NC (o cómo se llame ahora, grupo que abandera la resistencia de la RASD), que de ninguna manera se va a romper, pero que tendrá que aguantarlos; segundo, la doctrina no es la única en el seno del PSOE, los hay que son partidarios del referéndum, y tercero una erosión innecesaria de votos a la izquierda. Estos jarrones chinos hacen un cierto daño.

Compartir el artículo

stats