Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Autor de 'El capellán menor del rey'

Carlos Millán: "El obispo Juan de Alzolarás advirtió al rey Felipe II de los excesos en las Islas"

"El prelado avisó a la Corona de que la lejanía con Canarias favorecía la arbitrariedad", explica el escritor y presidente del Consejo Consultivo

Carlos Millán Hernández. JOSÉ CARLOS GUERRA

No se tenían apenas datos sobre fray Juan López de Alzolarás. ¿Quién fue este obispo?

Fray Juan de Alzolarás es el 24 obispo de Canarias. Sucedió al Prelado Bartolomé de Torres, que había fallecido el 1 de febrero de 1568. Pertenecía a la Orden de San Jerónimo y había nacido en el Valle de Alzolarás en Aizarna, en la Noble y Leal Villa de Santa Cruz de Cestona, Guipúzcoa. Pertenece a uno de los linajes de Guipúzcoa más importantes que después se unieron con las familias de mayor relieve del lugar, como la San Ignacio de Loyola, Iraeta, Lilí y Guevara, entre otras. Al igual que las familias notables del lugar fueron propietarios de torres, caseríos, molinos y ferrerías, que en el siglo XVI, fueron indispensables para la economía y la industrialización posterior del País Vasco, singularmente a través del hierro y su comercialización en Europa.

¿Cuándo cobra fama?

Después de cursar estudios en la Universidad de Salamanca, el futuro Obispo de Canarias ingresó como monje en el Monasterio de Prado en Valladolid, ciudad en la que se encontraba la Corte. Allí conoció a la princesa gobernadora o regente, Juana de Austria, que frecuentaba el citado monasterio para escuchar los sermones de fray Juan de Alzolarás, que ya siendo un joven fraile había adquirido fama de gran teólogo, al igual que fray Bartolomé Carranza de Miranda, posterior Arzobispo de Toledo. Estando en esta ciudad de Valladolid deja de usar su apellido López de Alzolarás y lo sustituye por el de Alzolarás. Era algo frecuente en la orden de los Jerónimos donde los frailes asumían como apellido el lugar de nacimiento, pero en este caso, la familia de fray Juan había incorporado anteriormente como parte del primer apellido el del lugar de sus posesiones Alzolarás que era y es la denominación de un Valle y un pequeño río en Santa María de Aizarna, en la que se conservan las ruinas de un viejo palacio, dos ferrerías, varios molinos y muchos caseríos. Tuvieron casas también en Aizarna y en Azpeitia, lugar de origen del padre de San José de Anchieta, nacido en La Laguna, Tenerife.

¿Cómo entró en contacto con el emperador Carlos V?

Tiene lugar cuando Carlos V regresa a España a su retiro en Yuste, tras renunciar a sus reinos. Es la princesa gobernadora Juana de Austria la que propone al General de la Orden de los Jerónimos que fray Juan de Alzolarás acompañe al emperador en sus últimos años de vida, como primer predicador. En Yuste, fray Juan de Alzolarás conocerá a las personalidades más importantes de la Corte: a Francisco de Eraso, secretario de Carlos V; Luis Méndez de Quijada y su paje Jeromín ( Juan de Austria); Fernando de Toledo; Juan de Vega, presidente del Consejo Real; el príncipe de Éboli; el marqués de Villena y duque de Escalona; y a las reinas de Francia y Hungría. Tuvo un papel destacado en Yuste junto a Carlos V y conoció al niño Jeromín, hijo del emperador, más tarde responsable del mando de la Santa Liga y de la victoria en la batalla de Lepanto.

Ha rescatado cartas entre López de Alzolarás y el rey Felipe II, con el que también tuvo relación. ¿Dónde las encontró?

En la publicación se transcribe la correspondencia de este obispo de Canarias con el rey Felipe II. Son distintas cartas, escritas generalmente durante su estancia en las islas occidentales, ya que la correspondencia última del prelado con el rey (unos memoriales) se quemaron, tras su muerte, para eludir responsabilidades. Las cartas de fray Juan de Alzolarás demuestran gran cordialidad entre el prelado y el rey, al que conocía personalmente. Le escribe explicándole la situación de la Iglesia en Canarias, los problemas con el Cabildo catedralicio y la necesidad de corregir los excesos que se producían en Canarias, tanto por parte del clero como por parte de las autoridades civiles y militares. Le recomendaba que eligiera a los mejores, ya que la lejanía favorecía la arbitrariedad. También requería del rey que adoptara medidas frente al incumplimiento de los deberes de los regidores con bienes que correspondían a la Corona y al Obispado (diezmos).

¿Qué otros temas abordó?

Otros escritos del obispo se refieren a su labor de pastor de almas y de evangelización en Canarias y sus visitas a todos los rincones de las islas de La Palma , Tenerife, La Gomera y Gran Canaria, en momentos de grave peligro y riesgo para la navegación. Estas cartas proceden de diversos archivos: Simancas, Valladolid, Cestona, Oñate, Tenerife, Gran Canaria y el Vaticano. Han sido varios, por lo tanto, los archivos consultados que han permitido reunir por primera vez un conjunto de documentos auténticos acerca de este obispo de Canarias del que tan poca información se tenía.

¿Qué valor tiene el portapaz que perteneció a Alzolarás y que se conserva en el Museo Catedralicio de Las Palmas?

El portapaz es una pequeña pieza de orfebrería de plata sobredorada. Es posible que al tiempo de ser un portapaz fuera también un relicario. El portapaz tiene la estructura de un retablo compuesto renacentista de gran riqueza decorativa.

¿Cuánto tiempo lleva investigando esta figura y por qué?

El libro escribió esta publicación para una intervención en la Real Academia Canaria de Bellas Artes de San Miguel Árcangel pero se ha añadido ahora la parte histórica que no tenía la exposición presentada para dicha Corporación. Se han dedicado unos meses para redactarla, especialmente durante el verano y puedo asegurarle que este texto permitirá conocer mejor a este importante obispo de Canarias.

Compartir el artículo

stats