Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Teólogo y periodista experto en Santa Teresa

"El Papa le ha dado a la Iglesia la alegría que necesitaba, es un soplo de aire fresco"

"Santa Teresa de Jesús creó una forma de vida en el siglo XVI, y no fue fácil, siendo mujer y monja", afirma el especialista

Fernando Donaire.

Fernando Donaire. MIKI LÓPEZ

Hay un acento andaluz inconfundible en Fernando Donaire (Huelva, 42 años), sacerdote y periodista a la vez, director de un colegio en Córdoba hasta hace unos meses y carmelita descalzo, un tipo de sonido afable que sabe mucho de la religiosa Santa Teresa de Jesús, de cuyo nacimiento se cumplen en marzo 500 años.

¿Se puede resumir la importancia de la figura de Santa Teresa de Jesús en pocas líneas?

Es un referente para el pensamiento humanista y religioso.

¿Y los puntos más importantes de su legado?

Es una persona del siglo XVI que todavía hoy sigue teniendo una influencia espiritual enorme en la gente. Porque parece que nos queda lejos, pero su lenguaje nos sigue viniendo bien. Ella supo aterrizar su vivencia y contar su experiencia. Y esa experiencia sigue vigente porque fue acercarse a Dios. y acercarse a Dios traspasa fronteras.

¿Cómo fue su vida?

Un camino de descubrimientos. Lo que hizo fue descubrir su verdad, su propia verdad y encontrarse con Dios. Ella llevó a cabo una reforma carmelita con su propia vida: fundó 17 conventos y reformó la orden carmelitana. Santa Teresa de Jesús tuvo los arrestos y el valor de crear una manera de vivir en el siglo XVI siendo mujer y monja, y eso no fue nada fácil.

¿En qué consiste la doctrina teresiana?

Ella dice que el camino de la oración cristiana es un instrumento para acercarnos a Dios. Y lo que ofrece en sus escritos es enseñanzas para orar. Nos enseña ese camino, a orar. Sus obras tienen esa finalidad didáctica, son un faro y una luz para quienes busquen hacer lo mismo.

¿Cómo puede tener validez hoy en día un mensaje de hace 500 años?

Porque trata temas universales que siguen interesando en el siglo XXI. El ansia de trascendencia que tenemos, el ansia de espiritualidad que busca el hombre, sigue interesando. Hoy más que nunca necesitamos ejemplos, testimonios. Y Santa Teresa nos sigue aportando su experiencia.

Vayamos a la actualidad. ¿Qué le parece el actual Papa?

Un soplo de aire fresco. Ha aportado a la Iglesia la alegría que nos faltaba.

Con un mensaje que suena aperturista, por ejemplo, con los homosexuales.

Es consciente de que está teniendo muchas señales de cosas que antes no habíamos escuchado. A lo largo de su pontificado iremos viendo.

Hace días recibió a un tran-sexual. ¿Cómo interpreta ese gesto?

No me querría meter en esas historias porque tampoco tengo un conocimiento específico de este caso. Pero el Evangelio, fundamentalmente, es acogida. Y me parece fantástico.

¿Cómo le afectan a la Iglesia los escándalos de abusos sexuales que se han descubierto en algunas diócesis?

A mí estas situaciones me causan una enorme tristeza. Este tipo de actos muestran las incoherencias que pueden existir en cualquier persona, pero no sólo en la Iglesia, en todas las personas. Estas cosas deben tratarse por los canales que deban de tratarse. A mí esto me entristece mucho y me lleva a orar por que nuestra vida siempre sea un testimonio.

¿Por qué cada vez hay menos jóvenes que quieran hacer carrera dentro de la Iglesia?

Si tuviera la respuesta, tendría la solución (ríe). Yo creo que porque en la sociedad en la que vivimos nos descentramos mucho.

¿Eso qué significa?

Santa Teresa de Jesús decía que hay que buscar el centro. Y hoy vivimos en una sociedad tan dispersa en tantas cosas que muchas veces no sabemos encontrar el centro. La sociedad, a veces, ofrece caminos más cortos y más fáciles para encontrar una felicidad, entre comillas, que la que puede ofrecer otro camino más arduo, como puede ser el hecho de entregarse y seguir una vocación religiosa.

¿Querer ser felices lo más rápido posible es malo?

Lo que trato de decir es que, hoy en día, hay un ansia de espiritualidad pero no de profundización. Vivimos en la época del tuit, de las cosas cortas y concisas. Y profundizar lleva consigo hacer un esfuerzo al que, a veces, no estamos acostumbrados.

Usted ha sido nueve años director de un colegio. ¿Cómo está la educación actualmente en España?

Muy politizada. La educación no puede estar en la pelota de cada partido al llegar al poder, que cambie de bases según quién esté. Debe haber un pacto educativo que dé estabilidad a la educación. Es fundamental.

¿Qué se puede mejorar?

Hay que dar un vuelco a la educación a nivel de metodología. Hay que acercarse más a los alumnos. No podemos estar educando como lo hacíamos hace un siglo, con los mismos métodos. La sociedad ha evolucionado, el alumno es ahora distinto y los problemas también.

¿Nota que la Iglesia ha perdido esa posición preponderante que siempre tuvo en la educación en España?

No sé si la red de escuelas católicas la ha perdido o no, pero sí sé que hay mucha voluntad en las escuelas católicas de hacer ese cambio metodológico. Se están formando a profesores para ir por ese camino. Pero no podemos pretender que ese cambio sea de la noche a la mañana.

¿La asignatura de Religión debería ser obligatoria en los colegios?

La oferta tiene que existir, y después está la libertad de los padres de que la elijan o no. Pero esa oferta no se puede quitar de la escuela.

¿Qué se puede hacer para que a un niño le resulte atractiva la asignatura de Religión?

La religión es algo personal y creo que no se puede enseñar de la misma forma que otra asignatura. Los profesores debemos ayudar a los alumnos a que descubran esa presencia de Dios en sus vidas, porque hasta que no lo descubrimos existencialmente estamos hablando de teoría. El reto que tiene el profesorado de Religión es provocar la experiencia de Dios en la vida de los alumnos.

¿Por qué han perdido los niños el hábito de lectura?

Porque es más fácil ver un vídeo en Youtube o descargarse una película que leer un libro. Pero la lectura es fundamental.

¿Y qué hacemos para potenciarla?

Debemos hacerles recuperar el hábito concienciándoles de que la lectura es un camino más arduo, pero que hay que recorrerlo. Nos puede costar trabajo hincarle el diente a una persona que ha escrito en el siglo XVI, pero cuando lo hacemos y nos enfrentamos a su pensamiento siempre vamos a ganar mucho más que viendo una historia sobre su vida.

¿Falta información religiosa en los medios de comunicación?

Con el Papa Francisco, la Iglesia ha ganado presencia en los medios. Eso es un aspecto positivo. Lo negativo es que a veces el tratamiento de las noticias es demagogo y eso pasa porque al periodismo, como a toda la sociedad, le falta un poco de tranquilidad. No podemos convertir la noticia en un tuit.

Compartir el artículo

stats