Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Juan José García

"El concierto con el Gobierno es deficitario para las Escuelas Católicas"

"El partido que esté al mando debe tener en consideración a la mayoría social cristiana" expresó el director del colegio Claret

Juan José García, director del colegio Claret.

Juan José García, director del colegio Claret. ANDRÉS CRUZ

¿Cómo es el modelo educativo del Colegio Claret?

Buscamos la excelencia educativa, pero el alma del colegio es sin duda su identidad cristiana. Podemos presumir de ser un colegio en el que los alumnos salen muy bien preparados. De hecho, realizamos un seguimiento personalizado del alumnado. En realidad, tenemos un ideal de estudiante que reflejamos en lo que denominamos el perfil de salida del alumno, y está vinculado a su identidad cristiana y a sus capacidades humanísticas, científicas, tecnológicas, lingüísticas y con todo lo que un colegio enseña. También, nos importa mucho formar buenos ciudadanos, para que cuando salgan de este centro los alumnos tras concluir el bachillerato se sitúen en la facultad que elijan y en los estudios que emprendan, posean un talante humano distinto. Esa es nuestra verdadera filosofía educativa.

¿Por qué cree que es importante integrar la enseñanza religiosa en el ámbito académico?

La religión forma parte del proceso educativo, y de religión impartimos las horas que establece la ley. En nuestro colegio no se imparten más horas de las permitidas, y cada etapa tiene unas horas distintas. Lo que sí ofrecemos en las horas de formación religiosa el colegio ofrece un apoyo pastoral, que tiene que ver con ofrecer a los alumnos unas actividades que tienen que ver con las acciones religiosas del centro. En un momento dado puede ser celebrar los tiempos litúrgicos de la Iglesia, y en otro momento vivir las campañas solidarias de la Iglesia como el Domund, o Manos Unidas. La identidad cristiana nos lleva a tener un proyecto de educación social, donde los niños y las niñas desde Infantil reciben una formación y una sensibilización y una serie de experiencias solidarias. Desde nuestro colegio, por ejemplo, apadrinamos un hogar en Tánger de niños musulmanes. Tener la religión como un elemento importante nos lleva también a tener una perspectiva más abierta de la vida, del compromiso, de la solidaridad, y de la tolerancia.

El PSOE se ha propuesto revisar los acuerdos entre el Estado Español y la Santa Sede, lo que podría afectar a la enseñanza religiosa en los centros. ¿Qué opinión le merece este hecho?

La conferencia episcopal ha dicho que está dispuesta a sentarse a dialogar y entendemos que revisar no es quitar, sino adaptar a esta nueva situación social esos compromisos. La religión en las escuelas ha sido siempre un tema a debate. Últimamente se ha dictado una sentencia por parte del Tribunal Supremo de Justicia que confirma que la religión no atenta contra el proceso educativo sino que aporta. La religión es instrucción y cultura. Por tanto, me parece muy bien que se revisen los acuerdos porque estamos en una sociedad democrática. Pero lo que no se puede perder de perspectiva es que existe una mayoría cristiana católica en la sociedad española, que de alguna manera u otra, debe tener en consideración el partido que esté al mando. No estamos hablando de privilegios, sino de reconocimiento. Muchas familias quieren dar a sus hijos una formación religiosa, y la libertad democrática debe permitir a los padres elegir el tipo de educación que quieren darles a sus hijos.

Este colegio es concertado hasta la Secundaria, y el Bachillerato es de ámbito privado. Además de los pagos mensuales que realizan los padres en la enseñanza concertada, ¿existe alguna otra fundación a través de la cuál puedan realizar aportaciones económicas para mejorar la calidad de la enseñanza?

Hay otras congregaciones religiosas que han hecho fundaciones educativas, pero nosotros aún no hemos dado ese paso. Dependemos de nuestra provincia religiosa, que tiene su sede en Sevilla. Por otra parte, el área concertada funciona por lo que aporta el Gobierno de Canarias, y que fundamentalmente es el pago al profesorado, y para el funcionamiento del colegio. Tenemos que decir que el concierto es deficitario, y ahí la entidad a la que pertenecemos que es Escuelas Católicas, que representa y coordina a todos los colegios de instituciones religiosas, lleva tiempo aportando datos del gasto que conlleva cada alumno. Para cubrir el déficit existen lo que llamamos aportaciones voluntarias, por parte de los padres, o bien, a través de otras actividades extraescolares que ofrece el colegio, y que permiten optimizar los recursos.

¿Qué requisitos deben cumplir los alumnos para formar parte del centro?

Hay que pasar un proceso de admisión que lleva a cabo la Consejería de Educación y que se cumple escrupulosamente. Para ello, hay que presentar una documentación que se va evaluando. Después, el colegio tiene la misión de recabar toda la información y de comprobar que es veraz. Por lo que concierne al Bachillerato, la mayoría de nuestros alumnos acceden directamente porque forman parte del colegio desde pequeños. La otra parte que llega de fuera la seleccionamos nosotros. Esto se realiza explicándoles las condiciones educativas de nuestro centro y los valores que promovemos para saber si encajan en el perfil.

En otros colegios, ha habido casos de padres que llegan a falsificar la declaración de la renta para lograr la admisión de sus hijos. ¿Disponen de algún tipo de mecanismo para detectar este tipo de fraudes?

No tengo constancia de que se haya producido esa circunstancia. La misión del colegio es comprobar que todos los datos aportados son correctos, pero no tenemos más capacidad inspectora. Lo que no haremos nunca es admitir documentos que nos produzcan algún tipo de dudas, pero damos por válido lo que parece válido.

¿Cómo valora los resultados obtenidos en la EBAU por parte del alumnado?

Presentamos 111 alumnos de 118 y aprobaron todos, salvo uno. La media se ha situado en 8.5 puntos y estamos más que satisfechos. Lo cierto es que el rendimiento académico de nuestros alumnos es muy positivo, y salen muy bien preparados para enfrentarse a la Universidad. Nuestro colegio se caracteriza, precisamente, por los buenos resultados que obtienen nuestros alumnos, y por la preparación con la que acceden a la enseñanza universitaria.

Otr o de los grandes problemas extendidos en el ámbito educativo es el bullying o acoso escolar. ¿Cómo actúa el centro ante estos episodios?

En todos los colegios se producen casos de bullying, si bien es cierto que en nuestro centro son muy reducidos. Tenemos protocolos de actuación para luchar contra esto, y no damos margen para que el problema se agrave. Por eso, dialogamos con las personas que sufren algún tipo de acoso en las aulas y ponemos en marcha el protocolo de acoso y se hace un seguimiento. A partir de entonces, concedemos unos días para que se solucione, y si no es así, se aplican sanciones educativas. Si aún así el problema no se resuelve, el alumno acosador es expulsado del centro de forma inmediata.

Compartir el artículo

stats