20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Rafael Santandreu

"Aunque parezca increíble se puede ser feliz con un dolor crónico muy alto"

"Vivimos en la peor época en términos de felicidad: tres de cada 10 personas tienen depresión", señala el psicólogo

Rafael Santandreu.

Rafael Santandreu. JOSÉ CARLOS GUERRA

Tercera visita en otros tantos años, ¿compromiso personal con la Asociación Síndrome de Down Las Palmas o necesidad terapéutica entre la población de Gran Canaria?

Vengo para apoyar a los síndrome de Down, que son grandes amigos míos. Pero Gran Canaria (y Tenerife), como todo Occidente, necesitan mucha salud emocional porque el mundo está muy loco. Vivimos en la peor época en términos de felicidad: 3 de cada 10 personas tienen depresión o ansiedad severa. Y subiendo. Se calcula que en 2050, el 50 % de la gente estará mal.

Total, no andamos peor que el resto de España ni se plantea abrir consulta en la Isla...

Ustedes andan igual que el resto. Y es que tenemos un sistema de valores erróneo. Nos auto-presionamos con exigencias absurdas. Eso hace que lo veamos todo como grave y que nuestra autoestima sea muy débil, ya que no llegamos nunca a ciertos locos estándares.

Nada es tan terrible , ¿cuál es la filosofía de los más fuertes y felices?

Necesitar muy poco. Yo ya no necesito ser un gran psicólogo ni tener pareja ni siquiera tener salud. Valoro poder estar bajo un árbol disfrutando de estar vivo y poder amar a la naturaleza. Nada más. Lo demás me la trae al pairo.

¿Y no resulta repetitivo tras sus anteriores libros, El arte de no amargarse la vida , Las gafas de la felicidad y Ser feliz en Alaska ?

Cada libro trae cosas nuevas. En este último, por ejemplo, hablo del dolor. Aunque parezca increíble, se puede ser feliz aún con un dolor crónico muy alto. Se puede aprender a que ocupe solo una parte pequeña de la mente. Esta habilidad es genial con una enfermedad grave o un tratamiento como la quimioterapia.

¿Más continuidad asisten-cial que exigencia editorial entonces?

Quiero aportar, porque yo no tengo ninguna obligación en la vida. Sé que podría ser completamente feliz en el Pirineo con un poco de pan y queso. Sólo hago lo que me gusta. Tener obligaciones es de locos.

Con la escritura de manuales ejercerá menos la psicoterapia con pacientes, su gran pasión, ¿no extraña ese trabajo?

Yo soy feliz de cualquier forma: vendiendo naranjas por la calle también lo sería. Yo podría escoger mi estilo de vida al azar. No tengo por qué ver pacientes para ser feliz. Ni escribir libros. Ni casi nada. Por eso decido con libertad, alegría y juego.

"No construiremos un mundo mejor hasta reconocer la razón del otro", aconsejó durante su entrevista el pasado año, aunque los acontecimientos políticos desde entonces obviaron su terapia. ¿Cómo se observa el procés desde sus consultas en Barcelona y Madrid?

Tanto Madrid como Barcelona están llenos de locos: gente que cree que esto o lo otro es "intolerable" y "el fin del mundo". Y entonces se ponen tirantes, exigentes y se hacen esclavos de ideas y presuntos bienes. Hasta que el ser humano no aprenda a "renunciar" no será capaz de gozar plenamente de la existencia.

Su receta para este verano, por favor.

Valorar la maravilla de estar vivo: apreciar los colores, el poder caminar, dormir bajo las estrellas, charlar con otras personas fantásticas... Saber que dentro de poco estarás muerto y que éste es el momento de gozar y amar.

Compartir el artículo

stats