Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista con Paolo Nespoli

"Marte podría ser nuestra segunda casa"

El astronauta más veterano de la Agencia Espacial Europea nos cuenta cómo se vive en el espacio y después de aterrizar

El astronauta Paolo Nespoli en uno de sus viajes espaciales.

El astronauta Paolo Nespoli en uno de sus viajes espaciales. ESA

Con sus 61 años, Paolo Nespoli (Milán, 1957) es el astronauta en activo más veterano de la Agencia Espacial Europea (ESA). Su carrera espacial, sin embargo, ha sido tan tardía como meteórica. Al acabar el instituto no tenía claro qué camino seguir, pero al realizar el servicio militar obligatorio encontró en el Ejército un trampolín para hacerse paracaidista. : volar al espacio. Ingresó en la universidad, donde se graduó. Fue oficial de las fuerzas especiales durante siete intensos años y un buen día decidió desprenderse de todas sus condecoraciones y empezar, desde cero, a luchar para conseguir su sueñoó como ingeniero aeroespacial, y completó estos estudios con un máster en Aeronaútica y Astronaútica en la Politécnica de Nueva York. Una vez finalizada su formación, presentó su candidatura para la Agencia Espacial Europea y tras muchos intentos consiguió entrar a formar parte de la plantilla en 1998. Tenía entonces 41 años recién cumplidos, pero se sentía con la emoción con la que de niño observó los históricos pasos de Neil Amstrong sobre la Luna.

Desde entonces ha orbitado durante un total de 313 días en el espacio, a bordo de tres misiones con destino a la Estación Espacial Internacional (ISS). Desde su regreso a la Tierra el pasado mes de diciembre, Nespoli participa en un sinfín de actividades educativas, como un programa dirigido a niños de más de 25 países titulado 'Misión-X: Entrenando como un astronauta', donde cuenta su experiencia con el objetivo de ayudar a divulgar la ciencia y demostrar que los sueños, si se persiguen con devoción, pueden llegar a cumplirse.

-¿Qué sintió la primera vez que viajó al espacio?

-Volar al espacio es una experiencia increíble, desde el punto de vista físico y psicológico, pero no necesariamente la primera vez es la mejor. Como en muchas otras cosas de la vida, necesitas tener tiempo para apreciarlo y digerirlo. Por un lado, pasaron casi diez años desde que fui seleccionado como astronauta hasta que volé por primera vez, así que desde el punto de vista psicológico estaba en lo más alto, por fin en el espacio. Por otro lado, es tal shock para el cuerpo que no lo disfrutas tanto. No me encontraba bien, tienes que acostumbrarte a la ausencia de gravedad, miraba por la ventana y no sabía dónde estaba, sólo veía océanos y nubes.

-¿Y las veces posteriores?

-La segunda vez sí que te das cuenta de que es un mundo alucinante. En mi primer vuelo estuve sólo quince días en el espacio. Estaba muy ocupado construyendo la estación espacial y no tenía tiempo de mirar por la ventana. Pero en mi segunda misión estuve cinco meses y medio y entonces llegué a transformarme en una 'persona extraterrestre'. Trabajaba en microgravedad y la usaba para experimentar un montón de cosas. Empecé también a observar la geografía desde el espacio. Miraba por la ventana e identificaba África, India, Australia, las Bahamas... Entiendes dónde estás y es realmente interesante. Todo cambia muy rápido y es muy difícil apreciarlo, pero cuando lo haces disfrutas de una vista increíble. Tomé muchas fotografías, que fueron empleadas en el documental 'Primera Órbita', en el que la ISS siguió la trayectoria del primer vuelo espacial realizado por Yuri Gagarin a bordo de la nave Vostok 1. Y en mi tercer viaje, de 138 días, he realizado más de 60 experimentos tecnológicos relacionados con la vida en el espacio.

-¿Qué es lo más duro de estos viajes?

-Desde el punto de vista físico existe la idea de que hay que ser Superman para ser astronauta, pero no es cierto. Los astronautas son gente normal con una salud normal. Tienes que tener todo bien, pero no necesitas ser campeón olímpico. Una vez en el espacio surgen problemas en el espacio derivados de la microgravedad. Los músculos, el esqueleto, problemas en los ojos, la cabeza, radiaciones... Sabemos mucho de estos problemas, aunque desconocemos otros, y esa es una de las razones para ir al espacio. Nosotros somos genotipos y a través de la investigación de nosotros mismos aprendemos cómo funciona el cuerpo humano y cómo prepararnos para viajes mucho más largos, como ir a Marte. Es un paso necesario.

-¿Cómo lo lleva la familia?

-La familia es quien paga el precio de que seas astronauta. Y aunque una misión dure seis meses, empiezas a entrenarte tres años antes. Haces viajes, entrevistas, fiestas, presentaciones... pero ellos no están allí. La lavadora se rompe y tú estás en el espacio, y cuando vuelves, la lavadora sigue rota aún. Es un tipo de compromiso. Ellos necesitan acostumbrarse y aceptarlo, tú también. Algunas familias lo hacen, otras no, pero todo en esta vida tiene un precio.

-Hace unos días la nave Soyuz tuvo un accidente, pero afortunadamente, los dos astronautas que iban a bordo se salvaron. ¿Tiene miedo su familia?

-He hablado mucho con mi mujer acerca del tema de la seguridad y precisamente con este accidente se ha demostrado que el sistema de emergencias funciona. Pero lo más difícil de llevar, no obstante, es temer por la seguridad de los tuyos. El año pasado, en septiembre, vino un huracán hacia Houston y desde el espacio podíamos ver cómo llegaba este gran monstruo. Avisé a mi familia para que se preparasen y fue muy duro escuchar cómo lo vivían. Fue muy difícil perder el contacto con ellos durante seis horas porque el teléfono dejó de funcionar. Extrañamente esto nos unió todavía más.

-Otro momento difícil sería el de perder a su madre mientras estaba en el espacio.

-Sí. Siempre es muy difícil perder a un familiar, y en este caso, además, fue algo totalmente inesperado. Traté de ser lo más profesional posible y que no afectara a mi trabajo, pero fue muy duro, por supuesto.

"He volado tres veces al espacio, así que he podido disfrutar de esta oportunidad y ahora debo dar paso a astronautas más jóvenes"

Paolo Nespoli - Astronauta de la ESA

-Al aterrizar, ¿cuáles son las secuelas?

-Acabo de volver del espacio el pasado mes de diciembre. El tiempo posterior, entre seis u ocho meses después, es muy crítico, porque el cuerpo cambia de nuevo. De hecho, tengo que volver a hacerme exámenes para comprobar qué pasa con mi esqueleto.

-Con 61 años, ¿está pensando en retirarse pronto?

-Sí. He alcanzado la edad estándar de jubilación en la ESA. He volado tres veces al espacio, así que he podido disfrutar de esta oportunidad y ahora debo dar paso a astronautas más jóvenes. Es un privilegio y un honor ir al espacio y representar a Europa y también a Italia, mi país. He empezado a desarrollar proyectos tecnológicos y a hacer apariciones públicas en escuelas, universidades... porque es importante hablar sobre ciencia, tecnología, ingeniería... para lograr implicar a la gente.

-La NASA acaba de publicar un estudio que demuestra que Marte puede tener oxígeno suficiente para sustentar microbios y esponjas, ¿podría ser habitable por el ser humano?

-Todos los días descubrimos algo sobre este planeta gracias a los robots que enviamos, y aunque si hablamos a nivel de distancias astronómicas no está muy lejos, para nosotros, los humanos, sí lo está. No hemos descubierto vida todavía y aunque no lo sabemos, a mí me gusta pensar que hubo una vez en la que los humanos vivían en Marte, pero el planeta cambió y entonces nos trasladamos a la Tierra. Será realmente interesante continuar explorando este planeta y puede que podamos mudarnos y aprender como humanos a adaptarnos a las condiciones locales, por qué no. Podría ser nuestra segunda casa.

Imágenes de Paolo Nespoli con la Estación Espacial Europea (ESA).

Imágenes de Paolo Nespoli con la Estación Espacial Europea (ESA).

Imágenes de Paolo Nespoli con la Estación Espacial Europea (ESA).

Imágenes de Paolo Nespoli con la Estación Espacial Europea (ESA).

Imágenes de Paolo Nespoli con la Estación Espacial Europea (ESA).

Imágenes de Paolo Nespoli con la Estación Espacial Europea (ESA).

Imágenes de Paolo Nespoli con la Estación Espacial Europea (ESA).

Imágenes de Paolo Nespoli con la Estación Espacial Europea (ESA).

Imágenes de Paolo Nespoli con la Estación Espacial Europea (ESA).

Imágenes de Paolo Nespoli con la Estación Espacial Europea (ESA).

Imágenes de Paolo Nespoli con la Estación Espacial Europea (ESA).

«

»

-¿Qué le parecen los 'SpaceX', los cohetes diseñados por el fundador de Tesla, Elon Musk, que son capaces de regresar a la tierra? ¿Contempla una futura privatización del espacio?

-Los Gobiernos deberían hacer cosas que las compañías comerciales no pueden hacer, puesto que necesitan algo con lo que obtengan beneficios. Hay exploraciones que debieran ser financiadas por los Gobiernos, pero otras, como las relacionadas con el turismo, es mucho mejor llevarlas a cabo con entidades comerciales para conseguir un retorno.

"A mí me gusta pensar que hubo una vez en la que los humanos vivían en Marte, pero el planeta cambió y entonces nos trasladamos a la Tierra"

Paolo Nespoli - Astronauta de la ESA

-¿Cree que en un futuro cercano todos podremos viajar al espacio?

-Sí. Yo estoy esperando el momento de ir al espacio simplemente comprando un ticket, como hacemos para viajar a Nueva York, por ejemplo. Que puedas sentarte y beber un vaso de agua durante el viaje y puedas disfrutar de lo que es el espacio. Es realmente interesante vivir la experiencia de la microgravedad y mirar la Tierra desde miles de kilómetros. Estoy convencido de que en un futuro cercano las empresas turísticas empezarán a realizar vuelos al espacio.

-¿Pero a qué precios?

-A principios del pasado siglo, viajar de París a Nueva York por tierra costaba el equivalente a 200.000 euros y era un viaje muy largo, muy peligroso y muy complicado, que sólo la gente rica podía hacer. Ahora, estamos acostumbrados a comprar un vuelo de 200 euros por internet para ir a New York. El precio de los viajes al espacio tendrá que bajar o no tendrán éxito.

-Por último, ¿qué le parece que en España, el astronauta Pedro Duque lidere el Ministerio de Ciencia y Tecnología?

-Pedro es un colega y un amigo. He trabajado con él en el espacio, en el equipo técnico, donde demostró su gran capacidad como ingeniero, como jefe y como persona y personalmente estoy muy orgulloso de que represente esa cartera. Ha sido una noticia muy bienvenida.

Compartir el artículo

stats