Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Veinte velas y cuatro efes

El Hospital Universitario Doctor Negrín celebra sus primeros dos decenios como un complejo sanitario "eficaz, efectivo, eficiente y afectivo"

20

El Doctor Negrín cumple 20 años

"Siento satisfacción porque entre los cientos de personas que trabajamos hemos hecho algo que ha beneficiado a la población, sobre todo, a la gente con menos capacidad, la que tiene mucho dinero puede ir a una clínica privada", expresó ayer el doctor Diego Falcón, coordinador de obras hospitalarias del Servicio Canario de la Salud (SCS) de 1994 a 2001, en el acto institucional del vigésimo aniversario del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín.

Presidido por el director en funciones del SCS, Conrado Domínguez y el gerente del Doctor Negrín, Pedro Rodríguez, el cumpleaños oficial del complejo sanitario de referencia para las áreas norte y centro de Gran Canaria congregó, además de responsables de instituciones públicas, empresas colaboradoras o colegios profesionales, a trabajadores y pacientes a lo largo de los primeros dos decenios del Doctor Negrín, que celebra la efeméride hasta el viernes con diversos actos más. No en vano, "si no nos hubiéramos reunido con los profesionales y los enfermos para explicar que El Pino estaba totalmente saturado y ya no podíamos aguantar más, seguramente, no estaríamos hablando de este hospital; la presión es muy importante si tienes la razón, diez enfermos a la semana tenían que viajar a la Península para diagnóstico o tratamiento, con cuatro perras para una pensión en Madrid", recordó Diego Falcón, entonces director médico de la clínica residencial antecedente del Doctor Negrín junto a El Sabinal y el centro de atención especializada Las Palmas, antes de situar la "gota que colmó el vaso" en las siete demoras contabilizadas en las operaciones de dos pacientes en 1986.

Con protesta y sin desviación

"Escribimos al Insalud y tardaron un par de años en contestar desde Madrid, después vino un ministro de Sanidad y anunció el inicio de un nuevo hospital a los diez meses, aunque se convirtieron en ocho años por la búsqueda y preparación del terreno, entre otras razones, pero como la situación cada vez era más insostenible, decidimos convocar una manifestación en 1993 bajo el lema Basta de promesas. Pino II ya, un éxito, algunos dicen que la más numerosa después de la movilización social por la Universidad, así que vino el dinero y empezamos el hospital al cabo de unos meses", añadió el doctor Falcón para matizar que coincidió con la transferencia estatal de las competencias sanitarias a las comunidades autónomas, "un acuerdo económico muy interesante que permitió que no costara nada al erario canario".

Por importe de 16.667 millones de pesetas, 96 de euros, "el presupuesto no sufrió la habitual desviación del 30% gracias al millar de reuniones previas para redactar el plan funcional; pese a las críticas por obra faraónica, irracional e innecesaria, hospitales similares en Asturias, Valladolid o León costaron casi el doble", destacó Diego Falcón sobre la construcción en un lustro (1994-95) del Doctor Negrín antes de reconocer: "Todos los días me pasaba unas cuantas horas, decía mi mujer que vivía aquí, trabajamos mucho pero nos divertimos mucho". De hecho, todavía se mantiene como referencia para hospitales similares tanto en arquitectura como en ingeniería, proyectos firmados por los estudios Aidhos y Promec respectivamente, apuntó el actual responsable técnico del complejo, Luis Talavera, durante un acto que también contó con la intervención del jefe de nefrología, José Carlos Rodríguez, la enfermera supervisora en plantas quirúrgicas, María Francisca Pérez, el presidente de la Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades Renales (Alcer) Las Palmas, Alejandro Díaz, en representación de los pacientes y el delegado en Canarias de Palex Medical, Carlos Almazán, por los proveedores.

Para el director en funciones del SCS, "es una institución joven con muchos retos todavía que nos hacen continuar apostando por la mejora continua para brindar los mejores cuidados a la población". Antes de garantizar un "futuro prometedor" con la implicación tanto de la plantilla, "principal valor", como de la ciudadanía, "objeto y razón del trabajo", el director gerente del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín sentenció: "Entre todos hemos creado un centro eficaz en sus actuaciones, efectivo en sus resultados, eficiente en su gestión económica y afectivo en el trato de los profesionales a los pacientes, las cuatro efes del hospital". Más aún que la canción de las tres efes: "No vine aquí para hacer amigos/ pero sabes que siempre puedes contar conmigo" (Loquillo y Los Trogloditas, Feo, fuerte y formal, 2001).

Compartir el artículo

stats