Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Los estudios muestran que los niños se infectan, no hay ninguna duda”

Ha habido mucho debate en torno a los niños y su capacidad para infectarse y contagiar. Algunas comunidades autónomas decidieron que no entrasen en el cómputo de los asistentes a las reuniones de Navidad, como se ha hecho en Alemania para los menores de 14 años.

Es una muy buena pregunta. No soy epidemiólogo, soy investigador clínico e investigamos la inmunología de los virus respiratorios. ¿Qué sabemos? Primero, que los niños se infectan, no hay ninguna duda. ¿Se infectan tanto o más que los adultos? Los estudios sugieren que quizá menos, pero no se ha estudiado con suficiente precisión aún para estar totalmente seguros. Hay estudios buenos, como el de San Juan de Dios, que sugieren que no. Aún no tenemos los datos detallados para saber cuánto menos. En el Instituto Nacional de la Salud tenemos una videoconferencia cada semana o dos semanas y diferentes investigadores presentan sus cohortes, y hay una muy importante que se llama chasing the virus [persiguiendo al virus], un grupo de Nueva York, y justo está viendo eso. El CDC ha hecho un pequeño estudio de familias, y dice que en las familias en las que hay niños, se transmite entre un 28 y un 30%, y en las que no hay niños, en un 30%. No veo que haya mucha diferencia. Ninguno de los estudios demuestra claramente que los niños no infecten, lo que sugiere es que se infectan menos.

¿Qué han estudiado en el hospital?

Hemos estudiado la cantidad de virus y hemos visto que los niños tienen una cantidad altísima, tan alta como los adultos, en la nariz. Sabemos que la PCR es sensible y detecta muchos más trozos del material genético del virus, del ARN, que es infeccioso. ¿Se puede cultivar el virus o no? Es un método que te puede sugerir que esa persona que aún tiene la PCR positiva, porque es el día 17, no es probable que contagie. Cuando hacemos un cultivo de virus no es exactamente lo mismo que se infecte una persona, es lo más parecido que podemos medir. Hay muchos estudios que sugieren que a partir del día 9 o 10 quizá no se contagie, por eso intentan reducir el periodo de aislamiento. Pero una cosa muy interesante es que los niños muy pequeños, a pesar de que tienen mucho virus, no tienen casi síntomas, tienen fiebre y mejoran, están un día o dos en el hospital y se van, mientras que los niños de 12 a 14 años, con menos virus, sí se ponen peor y tienen neumonía seria. Quizá sea sesgado, porque a los niños más pequeños los llevan más al hospital, y los más mayores van cuando están graves, pero sí sugiere que el sistema inmune de los niños responde al virus de forma distinta que los adultos. El virus sincitial es más grave en niños de 6 meses que en los de 12, y con el COVID es lo contrario, los de un mes están mucho menos graves que los de un año o 3 o 4 años. Aunque hemos tenido dos niños de dos años muy graves, pero es la minoría.

La vacuna de Pfizer no se ha probado en niños, pero esto es normal, ¿no?

Exacto, es lo típico. Las vacunas se prueban primero en adultos sanos y luego se va bajando la edad. Pfizer tiene datos hasta 16 años, y están llegando hasta 12 u 11. Hay compañías que quieren bajar a grupos más jóvenes. Pero esto es el proceso normal. Una vez que tienes los datos de seguridad y eficacia vas bajando los grupos de edad. Es fundamental que los estudios se hagan en todos ellos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats