Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus | La opinión del experto: Especialista en Medicina Interna y Ambiental

Antonio Mª Pasciuto: “Se ha comprobado que en lugares con altos niveles de contaminación hay más contagios”

Antonio María Pasciuto, el viernes, en la playa de Las Canteras de la capital grancanaria. Andrés Cruz

Especialista en Medicina Interna y Ambiental, Antonio María Pasciuto (Roma, 1955), se declara un “enamorado” de Canarias, donde reside desde hace tres años y trabaja en el Hospital San José de Las Canteras. Una labor que compagina con la concienciación sobre la “inescindible” relación entre salud y ambiente.

¿En qué consiste la medicina ambiental y cómo ayuda a prevenir y tratar enfermedades?

Como seres vivos, somos sistemas abiertos que estamos en continuo e ininterrumpido intercambio con el ambiente en el que vivimos. La medicina ambiental es la disciplina médica que se ocupa de las causas ambientales de las enfermedades.

¿Cómo afectan los factores nocivos externos como la contaminación a las personas?

Para reducir los efectos que tiene en la salud, lo primero de todo, es la toma de conciencia por parte de los ciudadanos, las instituciones y los médicos. El binomio ambiente y salud es inescindible. Este es un tema muy amplio porque cuando hablamos de sobrecargas ambientales estamos hablando de muchísimas categorías de sustancias, como por ejemplo los pesticidas sobre los que la OMS dice que muchos de ellos son tóxicos e incluso cancerígenos como es el caso del glifosato. Así que para evitar los efectos perjudiciales tiene que haber un trabajo de médicos e instituciones. Por parte del médico, tiene que estar formado en esta materia. Por ejemplo, se ha demostrado que el Parkinson puede estar relacionado con los pesticidas y hoy también se habla mucho del TDH, cuya causa pueden ser también los metales pesados. He tenido casos de pacientes con 40 años con Parkinson y eso no es normal, por lo que la primera pregunta que hay que hacerse es si está relacionado con el uso de pesticidas. Además, la literatura científica te dice que sí, por lo que es nuestro deber como médicos averiguarlo y para ello hay analíticas de laboratorio. Y esto es algo interesante porque si descubrimos que el paciente tiene sobrecarga de glifosato, no solo vamos a darle medicamentos, también vamos a interrumpir el círculo que hace que esta sustancia le llegue.

¿Qué consecuencias tiene el uso de estos productos en las personas? En Canarias se ha debatido bastante sobre el tema.

He observado que en Canarias hay muchos adolescentes y jóvenes con la enfermedad de Crohn y es bastante raro. Una vez más, la literatura científica te dice que puede estar relacionado con los pesticidas, aunque no sea así siempre. Imagínate si como médico le doy una terapia antiinflamatoria y, además, le quito lo que le está dañando. Este es un panorama interesante en el que se trata de convertir. ¿Y cómo? Pues lo primero es la toma de conciencia y luego el trabajo que debe hacer cada parte. Por ejemplo, cada vez hay más pacientes que invierten dinero en comida biológica sin pesticidas. Esto no solo hace que hagamos prevención hacia nosotros y nuestros hijos, también contribuye a ahorrar enfermedades crónicas a la sociedad, y si yo soy un productor y veo que cada vez son más las personas que hacen esto, dejaré de utilizar pesticidas. En Dinamarca se está haciendo así.

“En Canarias hay muchos jóvenes con Crohn y esto puede tener relación con los pesticidas”

decoration

También se han detectado metales en la sangre de los cordones umbilicales. ¿Qué les puede pasar a esos niños?

Pues puede traducirse en tendencias más fáciles a la diabetes, enfermedades crónicas o del sistema nervioso, porque cada sustancia química tiene su órgano diana, donde expresa más su toxicidad. Suele ser sobre todo en el sistema nervioso, la piel, al igual que están creciendo los casos de asma. Otro tema muy interesante es el de las enfermedades emergentes como la fibromialgia, la sensibilidad química múltiple o el cansancio crónico. He leído datos de Sanidad que dicen que el 3% de la población tiene sensibilidad múltiple o fibromialgia, lo que serían unas 70.000 personas y esto es algo importante para el sistema de salud.

¿Repercute el cambio climático en la salud?

Seguro porque el cambio climático determina una subida en el ambiente de partículas, las conocidas PM 2,5 o PM 10, del dióxido de azoto… O sea, de productos que llegan al organismo y lo van a dañar. Sobre esto hay algo muy interesante. Hace 30 o 40 años, el ser humano llegaba a contactar con una, dos o tres sustancias, pero a día de hoy se dice que cada ser humano contacta con 500 sustancias nuevas cada día.

Entonces, ¿cuidar del medio ambiente puede prevenir enfermedades?

Está demostrado. Yo colaboré con el vaticano y en 2015 salió la encíclica del papa Francisco que tiene como subtítulo: El cuidado de la casa común. En ella habla de metales pesados, de insecticidas, de cambio climático… ¿Qué quiero decir? Que es algo que está a todo los niveles porque el cuidado del medio ambiente no debe ser considerado como un favor que el ser humano le hace a una persona extraña. El Papa dice que somos todos hermanos, pero también coinquilinos. Y esto es lo importante, tener conciencia de que no es algo que hacemos por los demás sino algo que estamos obligados a hacer para nuestra salud y la salud de los que vengan.

“Tiene que haber una toma de conciencia. El binomio salud y ambiente es imprescindible”

decoration

El director de ‘The Lancet’, Richard Horton, habla de abordar la crisis del coronavirus como sindemia en vez de como pandemia. ¿Qué significa esto?

Cuando el coronavirus contagia a una persona puede pasar que esa persona ni se dé cuenta o puede ser que tengas síntomas leves o que muera y eso, en mínima parte, depende del tipo de la cepa o la virulencia. Muchísima parte depende de la situación del sistema inmunitario. Entonces, tenemos que hacer todo un trabajo para fortalecer esa capacidad de defensa. Yo soy un poco polémico, pero me gusta decir las cosas claras. En España mueren alrededor de 80.000 personas por el humo del cigarrillo, 220 personas cada día. Pues ante esto habría que hacer una prohibición del humo. Ya hemos visto durante la pandemia que con medidas como llevar mascarillas o el confinamiento, los ciudadanos han tomado conciencia para una lucha común. Pues vamos a hacer lo mismo con los pesticidas y el humo.

¿En qué cambiaría al tratar la crisis como sindemia?

Tenemos que distinguir dos cosas. En el momento en el que un paciente que tiene otras enfermedades coge el coronavirus y está en peligro en la UCI no tenemos que hacer nada diferente a lo que se hace en terapia aguda y en esto no hay discusión. Lo que pasa es que para reducir el número de personas que cada vez más acuden a este nivel, paralelamente, tenemos que hacer un trabajo para fortalecer las defensas. Por eso vamos a la alimentación, a la higiene de vida, las relaciones y, a la sobrecarga ambiental. Se ha visto en estudios que hay lugares con alta contaminación que determina una subida muy fuerte del contagio y una subida muy alta del porcentaje de muertos, una vez contagiados. Hay que trabajar en reducir los niveles de contaminación. Es como una medida más como usar mascarilla, solo que estaremos previniendo enfermedades crónicas y no solo el coronavirus.

Compartir el artículo

stats