20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Alcohol y vacuna: Los expertos opinan sobre si son compatibles

Rusia pidió una abstinencia total a sus ciudadanos mientras completaban la pauta con Sputnik

Una fumadora junto a otros dos clientes en un establecimiento de hostelería.

Una fumadora junto a otros dos clientes en un establecimiento de hostelería.

Sol, vacaciones, playa, piscina y vacuna contra el coronavirus. Los próximos meses serán claves en la inmunización contra el coronavirus y son muchos los que se preguntan cómo puede afectar la vacuna a quienes la reciben. Por el momento quienes ya la han recibido y están totalmente inmunizados han experimentado en algunos casos síntomas leves, como dolor muscular, dolor de cabeza, cansancio y picazón en el lugar de la inyección. Sin embargo, lo que realmente preocupa a muchos de los que serán citados a partir del próximo mes es si es posible beber alcohol antes, durante o después de vacunarse. 

Difícil disyuntiva. Sobre todo después de que las autoridades rusas recomendaran expresamente no beber alcohol mientras se completaba la pauta de la vacuna. Se trataba de la vacuna Sputnik y de una recomendación hecha desde el gobierno ruso a su población, muy acostumbrada a beber y a los excesos. Las autoridades elevaron a 56 días de abstinencia el tiempo recomendable para no interferir en la inmunización contra el virus.

¿Por qué es peligroso el alcohol durante la vacunación?

En realidad, todas las bebidas del alta graduación, como el vodka con más de 40º de alcohol, son peligrosas en exceso. El alcohol afecta de muchas maneras al cuerpo. Produce deshidratación pero también inmunosupresión. Es decir, la ingesta de grandes cantidades de alcohol de manera prolongada en el tiempo puede reducir la actividad del sistema inmune y es justo por eso, por lo que las autoridades rusas parece que optaron por la cautela. Durante la vacunación, el sistema inmune debe reaccionar ante la proteína S inducida por la vacuna y producir anticuerpos contra el virus. Si la actividad de ese sistema inmune está reducida, la reacción inmunitaria será más baja y la protección, por tanto, también.

Además, algunos estudios publicados parecen confirmar que cuando la gente abusa del alcohol, aumenta la aglomeración de plaquetas, lo que significa que las plaquetas se adhieren unas a otras, y eso aumenta el riesgo de padecer trombos.  

¿Es incompatible la toma de alcohol con las vacunas autorizadas e Europa?

Ninguno de los prospectos que acompañan a las cuatro vacunas autorizadas por el momento en Europa contra el coronavirus hace mención explícita a la abstinencia del alcohol. Es decir, las autoridades sanitarias europeas han considerado innecesario incluir alertas sobre la relación que pudiera existir entre el consumo de alcohol y la vacuna. Los expertos coinciden en que no hay una relación directa que pueda indicar que el alcohol aminora la capacidad de protección de la vacuna. No obstante, el sentido común parece indicar que una una estilo de vida saludable ayudará a tener un sistema inmunitario fuerte y preparado para comenzar a defenderse contra el coronavirus.

Cabe recordar que el alcohol, como el vino o la cerveza, en consumos moderados y saludables ha demostrado tener grandes ventajas antioxidantes, estimulantes y cardiovasculares. 

Compartir el artículo

stats