El buque oceanográfico Ángeles Alvariño que dispone de un potente sónar que va a rastrear el fondo del océano en la zona donde apareció a la deriva la lancha del padre de las pequeñas Olivia y Anna las dos hermanas desaparecidas desde hace ya un mes. La investigación no descarta ninguna de las hipótesis. El pasado viernes, la familia de Tomás Gimeno hablaron con 'El programa de Ana Rosa' para mostrar cómo se encuentran. El padre está totalmente destruido y la novia del desaparecido no da crédito con lo ocurrido. 

"No puedo, no". El padre de Tomás Gimeno fue incapaz de hablar con la reportera del programa de Telecinco. Según apuntaban los conocidos no entiende los actos que ha llevado a cabo el hijo. "Está hecho polvo. El padre está que no se le conoce, está destruido...", comentaba a los micrófonos de Mediaset un compañero.

“Trabajo con niños y no puedo decir nada. No me ha llegado ninguna caja con dinero de Tomás. No es cierto y es una información que me está haciendo muchísimo daño. Estoy muy molesta con todo lo que están sacando los medios de comunicación. La Guardia Civil registró el centro en el que trabajo un día después de que desapareciera, no porque pensaran que estaba aquí, sino porque tenía relación con él”, comentaba la que era pareja de Tomás Gimeno en el momento de la desaparición de éste a Telemadrid. "Sí, estaba con él en el momento en el que desapareció. Estábamos juntos. Le conozco desde hace cuatro años. Yo estoy fatal… fatal. Me duele mucho todo lo que ha pasado. Tengo que pasar todos los días por delante de mucha gente que me conoce. Yo tengo mi vida y estoy muy molesta por todo. He tenido muchos problemas por culpa de esto. Sólo quiero desaparecer, igual que ha hecho él”, añadió.

Llegada del Ángeles Alvariño

El buque oceanográfico 'Ángeles Alvariño', equipado con un sonar de barrido lateral y un robot submarino, ha llegado a la isla de Tenerife para sumarse al dispositivo de búsqueda de las niñas Anna y Olivia.

El buque, operado por el Instituto Español de Oceanografía (IEO), partió el pasado domingo del puerto de Vigo y su incorporación a la búsqueda de las niñas fue anunciada por la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, quien esta misma semana subrayó que la investigación "no se para" y continúa con la incorporación de estos medios extraordinarios.

Llega a Tenerife el buque que rastreará el fondo marino en busca de pistas sobre el paradero de las pequeñas Olivia y Anna Video: Agencia Atlas | Foto: EFE

El 'Ángeles Alvariño' cuenta con un sonar de barrido lateral, un aparato que usa la propagación del sonido bajo el agua para obtener imágenes digitales de la superficie del fondo marino. Las señales acústicas emitidas rebotan en el fondo creando una imagen del mismo. Sus aplicaciones más comunes incluyen la cartografía detallada de comunidades de los fondos marinos, localización de tuberías, viaductos o cables, la búsqueda de objetos o yacimientos arqueológicos sumergidos, entre otros.

El buque también dispone de un robot submarino, el ROV Liropus 2000, propiedad del Instituto Español de Oceanografía, capaz de recuperar objetos en el mar hasta los 2.000 metros de profundidad. Equipado con siete cámaras, puede recorrer el fondo marino, enviar imágenes en directo e incluso recoger muestras.

El buque oceanográfico tiene previsto rastrear la zona donde la lancha de Tomás Gimeno fue encontrada a la deriva, a una milla náutica del Puertito de Güímar. Ahí hará una radiografía del fondo marino con el sonar para tratar de identificar algún objeto extraño y, si es posible, subirlo luego a la superficie con el robot submarino.