Ya van 42 días, en los que Anna y Olivia están en paradero desconocido. Los agentes trabajan día y noche por conseguir una pista que les lleve hasta Tomás Gimeno o las niñas. 

En 'El Programa de Ana Rosa', el portavoz de la familia de la madre de Anna y Olivia, Joaquín Amills, se pronuncia después de recibir mensajes de decenas de estafadores que pretenden ofrecer pistas a cambio de dinero y asegura que Beatriz Zimmermann "no va a tomar ninguna acción judicial" contra el padre de las niñas, Tomás Gimeno. 

Además, afirma que "la madre está en contacto con la jueza y Guardia Civil, teniendo un trato excelente e informando de aquello que pueden, sobre el buque estamos seguros de que si es necesario se va a ampliar y si no es necesario pues va a concluir". 

"Querremos que se haya hecho un trabajo exhaustivo por parte de Guardia Civil, descartar esa posibilidad de final trágico y que los agentes puedan seguir en las líneas establecidas para encontrar a Tomás y a las niñas en buen estado", matiza.

"Beatriz está esperanzada, pero está muy agotada física, psicológicamente y emocionalmente... abanderar de forma firme la esperanza es difícil y es costoso cuando ves los comentarios de personas que carecen de sentido y van en un plan muy dañino", añade.

Beatriz "está firme en la esperanza porque conoce durante 17 años a Tomás y está convencida de que las niñas están bien cuidadas". En cuanto a la carta del portavoz, explica: "Fue traducida en Rusia, Holanda, Alemania... ese deseo de que Tomás sea capaz de reaccionar porque estamos a tiempo".

"Si me está escuchando Tomás, algún familiar o amigo suyo que pueda hacerle llegar la noticia.. Beatriz no va a tomar ninguna acción judicial contra él, si las ha cuidado bien todo esto va a jugar a su favor, dejar que toda la familia sufra, que las niñas sufran.. todo tiene una fácil solución, solo hace falta dar el primer paso".

La botella de oxígeno y una sábana son de Tomás Gimeno

El buque oceanográfico Ángeles Alvariño continuará con el rastreo en la costa de Tenerife al menos hasta el próximo 14 de junio tras el hallazgo a unos mil metros de profundidad de una botella de oxígeno y una funda de edredón que, según fuentes de la investigación, pertenecen a Tomás G., que desapareció el 27 de abril con sus hijas Anna y Olivia.

La directora general de la Guardia Civil, María Gámez, ha confirmado este martes que el buque del Instituto Español de Oceanografía permanecerá al menos hasta el 14 de junio con el fin de localizar algún indicio más que permita aclarar el paradero de las niñas y su padre.

Llega a Tenerife el buque que rastreará el fondo marino en busca de pistas sobre el paradero de las pequeñas Olivia y Anna Video: Agencia Atlas | Foto: EFE

Además, Gámez ha explicado que la complejidad y la amplitud de la operación de búsqueda requiere de la participación de este buque, dotado de sonar y robot submarino y que trabaja ininterrumpidamente durante el día y la noche y, desde que se incorporó a la búsqueda de las niñas y su padre, ha realizado un rastreo en una superficie de unas diez millas cuadradas (34 Km2).

Las fuentes de la investigación han indicado que los objetos hallados serán trasladados al Servicio de Criminalística de la Guardia Civil en Madrid para analizarlos.

La zona elegida para realizar el rastreo en el mar fue consensuada por la tripulación del Ángeles Alvariño y por la Guardia Civil a partir del geoposicionamiento del móvil de Tomás Antonio G.C. la noche del 27 de abril, cuando se hizo a la mar en dos ocasiones.

En ambas, zarpó solo, sin la compañía de sus hijas, y fue visto embarcando varias maletas y bolsas que había traído en su coche.