Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fallas

El beso lésbico de dos falleras saldrá por fin a la calle

El icónico remate del monumento de Cronista representa la historia de dos torrentinas

El beso lésbico de dos falleras saldrá por fin a la calle en Torrent.

El remate de grandes dimensiones y vivos colores con dos falleras que se abrazan y se besan, que corona el monumento grande de la comisión torrentina Cronista Vicent Beguer Esteve, saldrá por fin a la calle, después de un año guardado, en pocos días y se instalará en la avenida Genaro Palau. La creación de arte efímero es obra de Raúl Martínez 'Chuky' y evoca el famoso beso lésbico que se publicó en la portada de una revista LGTBI en el año 2014.

Chuky quedó impactado con aquella imagen y, desde entonces, proyectaba convertirla en falla. La oportunidad le vino en 2019 cuando la comisión para la cual iba a plantar en 2020 Torrent le pidió que presentara un proyecto con dos premisas: hiperrealismo y denuncia social.

El artista puso encima la tabla de Cronista la posibilidad de plantar una falla con el beso lésbico y la comisión no dudó en aceptar. Aunque inicialmente el monumento iba a tener esta imagen LGTBI «como una cosa puntual», despacio se tejió todo un proyecto para denunciar la situación de ciertas minorías y reivindicar su visibilidad especialmente en el mundo de las Fallas. Nacía así «Trencant barreres».

Además, el monumento tiene una importante dimensión local. Si en 2014 dos falleras de Cuatro Carreres (Amparo Albiach i María Jesús Ramírez) eran las protagonistas de la fotografía, en la creación de Chuky serán dos torrentines las modelos en las cuales se ha inspirado. «Inicialmente contactamos con Amparo y María Jesús, pero ya no eran pareja y una de ellas no vivía aquí. Aunque nos apoyaron, decidimos que dos falleras de la comisión Nicolau Andreu tenían que ser nuestras protagonistas», explica el copresidente de Cronista, Ferran Martínez.

Mientras tanto, Mireia Estellés y Samantha Barrachina disfrutaban en Nicolau Andreu de un ejercicio importante para las dos. La segunda era la fallera mayor y la primera era vicepresidenta. Se conocieron en 2015 cuando Mireia (que se había criado en Cronista pero después pasó a otra comisión) era fallera mayor. "Un día, la fallera mayor de Nicolau Andreu nos animó al resto a ir al pub de su prima y allí conocí a Samantha, que era la propietaria", explica. Empezaron a salir unos meses después lo cual provocó que Mireia cambiara de falla y se unieron en matrimonio en junio de 2019.

Mireia Estellés afirma que nunca ha tenido problemas ni en su familia ni en su comisión actual con su condición de lesbiana. Respecto al monumento de Cronista, considera «un orgullo» que aborde esa temática como también en su comisión celebran la decisión, por las dos falleras y pordue lo hace una falla "amiga" con la cual comparten proyectos. "Es un monumento que rompe esquemas en la línea de Cronista. Es un proyecto espectacular que ya tocaba en el siglo XXI", afirma.

Las otras de escenas tampoco dejarán a nadie impasible. Incluyen la reivindicación de la creación de la figura del fallero mayor, representada en Sebas Marín, de Borull Socorro, o la de la «fallera mayor mayor», en defensa de las mujeres que deciden asumir el cargo de más adultas, representada por la fallera Mercè Villa. El Langui reclama que los casales sean accesibles mientras que Pablo Pineda, con síndrome de Down, pide ser presidente y la paralímpica Rut Aguilar quiere ser fallera mayor con su silla de ruedas.

El toque de humor lo pone el cómico Eugeni Alemany, colaborador de la comisión, que pide ser Miss Universo.

Remate del monumento grande de Cronista Vicent Beguer Esteve y las dos falleras, Mireia Estellés y Samantha Barrachina, en las que se inspira la creación de Chuky.

Compartir el artículo

stats