Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán de La Palma

¿A qué problemas legales se enfrentan los rescatadores de los perros podencos de La Palma?

La Guardia Civil investiga si 'A Team' incurrió en delito al salvar a los perros que quedaron aislados por la lava del volcán

Vuelo de reconocimiento sin rastro de los perros atrapados por el volcán de La Palma

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Vuelo de reconocimiento sin rastro de los perros atrapados por el volcán de La Palma Soraya Déniz

La pregunta que está en boca de todos un día después de conocerse que los dueños de los perros podencos atrapados por la lava del volcán de La Palma se aventuraron a rescatarlos por vía terrestre es si su acción entraña un delito. Así pues, la historia de los perros cazadores palmeros está lejos de cerrarse y vive un nuevo capítulo protagonizado por la Guardia Civil. La unidad orgánica de policía judicial de la Guardia Civil ha instruido diligencia por si el rescate por tierra de los perros cercados por la lava en La Palma pudiera ser constitutivo de delito.

De este modo, a la ya conocida infracción administrativa que lleva aparejada saltarse un control de los agentes de la autoridad, entrando en la zona de exclusión del volcán para rescatar a los perros, se suma ahora un nuevo problema legal si finalmente la investigación de la Guardia Civil concluye que los rescatadores incurrieron en delito.

El salvamento de los perros, según los propios rescatadores y dueños de los animales han revelado a través de la web Club de Caza, se produjo el domingo, un día antes del desembarco en La Palma de la empresa gallega de drones Aerocámaras, que planeaba el rescate de los animales vía aérea con drones de carga. El miércoles comenzó el desconcierto al no hallar los perros en los vuelos de reconocimiento realizados por los gallegos.

Las primeras noticias sobre el rescate surgieron el jueves por la mañana con un vídeo jocoso compartido en redes sociales en el que los rescatadores, autodenominados 'A Team', Equipo A, mostraban la zona y una pancarta, colgada en uno de los estanques, donde revelaban que los perros estaban bien. Tras el desconcierto inicial, sin saber si se trataba de una broma o era algo serio, Club de Caza despejó las dudas informando de que 'A Team' eran los cazadores propietarios de los podencos.

Riesgo para sus vidas y las de los miembros de emergencias

Aunque el objetivo de salvar a los animales se consiguió y no pasó nada, lo cierto es que los rescatadores pusieron en riesgo sus vidas y las de los miembros de los equipos de emergencias, que hubieran tenido que ir a auxiliarles en caso de haber sufrido un problema.

Hay que tener en cuenta que no solo se adentraron en la zona de exclusión, sino que tuvieron que atravesar una colada de lava que había cercado a los animales, formando una isla en el lugar donde estos se encontraban.

Como no pasó nada, es evidente que los rescatadores cruzaron por una zona de la colada que ya está fría, pero aunque esté fría en superficie eso no significa que sea seguro pasar por encima de una colada de lava hasta que el proceso eruptivo haya terminado y la lava deje de fluir.

El geólogo de Meteored (tiempo.com), Lorenzo Pasqualini, explicaba este viernes que aunque la parte más superficial de una colada de lava puede solidificarse por el contacto con el aire más frío, mientras tanto, en profundidad puede continuar fluyendo, formándose los denominados "túneles de lava", que en ocasiones pueden alcanzar varios kilómetros de longitud.

"Nos sentimos engañados"

La iniciativa de los cazadores dueños de los animales, además, ha dejado a los gallegos de Aerocámaras y a los promotores de la idea, la plataforma Leales.org, con la decepción de no haber podido probar su artilugio y de haber montado un dispositivo para nada. En su decepción, desde Leales.org pedían explicaciones a Pevolca por lo ocurrido y también demandaba una investigación sobre lo sucedido. Los gallegos, por su parte, se han marchado sintiéndose "engañados".

Mientras, desde Pevolca, su director técnico Miguel Ángel Morcuende, daba por zanjado el asunto declarando que desde el organismo habían hecho todo lo posible para salvar a los animales, autorizando que se les procurara agua y alimentos por dron, así como facilitando los permisos para su rescate por esta vía aérea.

La respuesta de Pevolca no satisfizo a Leales.org, que continúo con su demanda de explicaciones y depuración de responsabilidades. Por su parte, la empresa gallega Aerocámaras publicó este viernes varios mensaje en las redes sociales antes de abandonar La Palma. En uno de ellos anuncian que se marchan después de constatar que no hay rastro de los perros en los estanques y alrededores de la zona cercada por la lava.

En otro mensaje se trasluce su profunda decepción. Dicen sentirse "engañados" e instan a las autoridades a investigar lo ocurrido.

Compartir el artículo

stats