Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una nueva vida para el pequeño Aziz

La ONG grancanaria Harit Gambia traslada a un menor de siete años desde África hasta España para poder sustituir la prótesis que lleva en uno de sus ojos

Aziz en el periódico LA PROVINCIA, después de haber sido intervenido. Juan Carlos Castro

A veces, la vida de una persona puede cambiar de forma radical en los primeros años de la infancia. Aziz, un pequeño de siete años que reside con su familia en Lamin, un pueblo de Gambia, pone un claro ejemplo. Y es que este menor perdió la visión de su ojo derecho con menos de tres años, después de que un insecto depositara larvas en su interior. El caso no ha pasado inadvertido ante la ONG grancanaria Harit Gambia, que no ha dudado en prestarle auxilio. «Tuvimos la suerte de conocer a Aziz cuando tan solo tenía tres años, antes de fundar la institución. En ese momento, yo colaboraba con otra ONG y empezamos a arreglar todos los papeles para que pudiera ser intervenido en la Isla», explica Patricia Gil, presidenta del citado colectivo. 

Así, en 2018, el niño pudo someterse a una operación en Vithas Eurocanarias Instituto Oftalmológico. No recuperó la visión, pero todo transcurrió sin complicaciones. Sin embargo, al regresar a Gambia, las condiciones del entorno lo llevaron a sufrir una infección. «Fue necesario volver a intervenirlo y tuvimos que traerlo de nuevo a Gran Canaria. Desgraciadamente, acabó perdiendo el ojo y, además de una prótesis de porcelana, hubo que realizarle un injerto de grasa», relata Gil.

Aziz se adaptó rápidamente al implante, pero, por razones asociadas al crecimiento, dejó de ajustarse a las proporciones de su ojo con el paso del tiempo. En realidad, debió haber sido reemplazado desde hace más de un año, pero la pandemia de coronavirus demoró el proceso. Por fin, el pasado abril, pudo venir a la Isla para acudir a una revisión médica y, posteriormente, someterse a un nuevo procedimiento quirúrgico. «Esta vez, el cambio de prótesis se llevó a cabo en Madrid porque el doctor que se ha encargado de su seguimiento se encontraba ahí. Aziz vino acompañado de una de sus profesoras y pasamos tres días en la ciudad. Después, estuvo dos semanas en Gran Canaria para comprobar que todo iba bien y lo llevamos de regreso a su casa», informa. 

Desde entonces, la sonrisa del pequeño irradia felicidad. De hecho, cuando concluyó la intervención y se miró al espejo, no pudo disimular su alegría. «Estaba encantado y no paraba de decir que se veía muy guapo. Hay que tener en cuenta que ya había llegado un momento en el que cada vez cerraba más ese ojo, por lo que el cambio ha sido notorio», anota la presidenta de Harit Gambia. 

La asociación tardó apenas dos meses en recaudar el dinero necesario para poder hacer frente a los gastos. Solo los billetes de avión tuvieron un coste de más de 3.000 euros. La prótesis, en cambio, corrió a cargo de Vithas Eurocanarias. «La conexión más cercana entre Gambia y las Islas es a través de Barcelona. Si a esto le sumamos que son personas que no pueden acogerse al descuento de residentes, el precio se dispara», apunta la cooperante. «Por suerte, recibimos mucho apoyo y la gente se animó a colaborar y a participar en los sorteos que hicimos para destinar el dinero a esta causa», agrega.  

El niño fue intervenido en Madrid y debe regresar el próximo año a la Isla

decoration

Aziz es el menor de cuatro hermanos. Su madre vende pescado en el mercado del pueblo y su padre repara aparatos electrónicos. Recientemente, ha comenzado a recibir clases particulares para aprender a leer y a escribir. De su carácter, Gil destaca su bondad, a pesar de que tiene serias dificultades para comunicarse y relacionarse. «En realidad, no ha tenido más remedio que aprender a jugar solo. Cuando era más pequeño muchos niños lo marginaban y, aunque de momento no tiene ningún trastorno diagnosticado, creo que esta conducta también forma parte de un instinto de supervivencia».  

De acuerdo con el criterio médico, debe regresar el próximo año a Gran Canaria para cumplir con la periodicidad de las revisiones. Además, los facultativos tienen que examinar la córnea de su ojo izquierdo, pues, en palabras de Patricia Gil, «tiene un daño importante». 

Harit Gambia tiene dos años de vida y está integrada por una veintena de personas, si bien su presidenta lleva cinco años visitando esta nación del continente africano. «Una compañera de trabajo me propuso hacer un voluntariado en el país. Probé la experiencia y no tardé en darme cuenta de que quería quedarme ahí», confiesa esta profesional de 27 años, que además trabaja como enfermera en Avericum, una empresa especializada en terapias sustitutivas para la insuficiencia renal. 

En la actualidad procura visitar Gambia, al menos, tres veces al año. Solo tiene buenas palabras para este territorio, si bien lo que más le sorprende es el espíritu de lucha de sus habitantes y la solidaridad que muestran. «Es increíble cómo son capaces de enfrentarse a todos los problemas con los pocos recursos que tienen. Son personas muy luchadoras y generosas. Es más, si las ayudas, no paran de ofrecerte atenciones», sostiene.

Entre los retos que se marca el colectivo a corto plazo figura la construcción de un hogar infantil, una iniciativa que permitirá duplicar la cifra de menores que reciben ayuda. «Podremos pasar de 30 a 60», señala la enfermera. De este modo, los niños huérfanos, víctimas de abandono o de maltrato podrán tener todas sus necesidades cubiertas, desde la escolarización hasta las dietas. «Esperamos que pueda estar funcionando antes de que concluya el año», dice la joven. 

Aunque, a menudo, el escenario que tiene ante sus ojos puede llegar a ser muy duro, considera que la labor que realiza a través de la ONG es más que gratificante. «No puedo expresar con palabras la felicidad que se siente cuando logramos cambiar a mejor la vida de las personas. Mientras podamos, seguiremos esforzándonos en seguir creciendo para ayudar a la gente que lo necesita», asevera la responsable de Harit Gambia, una asociación que cuenta actualmente con 55 socios y con el respaldo del Cabildo de Gran Canaria.  

Compartir el artículo

stats