Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La séptima ola de covid invade los hospitales canarios

Amos García Rojas no descarta que la Administración tenga que «intervenir» si los contagios siguen creciendo | En tres días han fallecido 12 personas en el Archipiélago

La séptima ola de covid invade los hospitales canarios Andrés Cruz

Los expertos no han parado de advertirlo, la covid no se ha marchado. Pese a los intentos de acelerar el proceso natural de gripalización del virus, los datos muestran que el SARS-CoV-2 está lejos de ser un patógeno inocuo como para ser considerado una gripe más. La séptima ola está inundando las Islas con un aumento de casos que empezó hace ya al menos un mes, y que a día de hoy empieza a pasar factura a los hospitales de las Islas. Los sanitarios apuntan hacia un «brutal» aumento de la presión hospitalaria y piden que se tomen medidas para evitar un nuevo colapso del sistema. 

Aunque la acción de las vacunas y la aparente atenuación del virus están teniendo su efecto mitigador de las formas más graves de la enfermedad, los sanitarios y científicos temen que un aumento excesivo de los casos dé lugar a un número de hospitalizaciones imposible de gestionar para el sistema sanitario. Ya ocurrió en diciembre de 2021 con la irrupción de ómicron, que provocó un récord de hospitalizaciones en Canarias con 728 pacientes ingresados a la vez (94 de ellos en UCI). La conocida como sexta ola se convirtió en la que causó una mayor presión asistencial. 

Hoy, un mes después de que los contagios empezaran a dar signos de crecimiento, Canarias cuenta con 372 personas hospitalizadas, el número más alto desde el fin de la sexta ola. De ellas, 17 se encuentran ocupando una cama de UCI. El incremento de las hospitalizaciones está siendo progresivo y rápido, en solo dos semanas hay un 46% más de camas ocupadas por pacientes covid. Pese a este aumento y los 12 fallecimientos constatados en la jornada de ayer, el número de muertes no ha variado y se mantiene en una veintena a la semana. 

372 personas se encuentran hospitalizadas por covid en Canarias

decoration

«Está claro que 10.000 contagios pueden causar más problemas que 1.000», incide el jefe de epidemiología del Gobierno de Canarias, Amos García Rojas, quien indica que este incremento «claro» del número de casos tiene relación con las «interacciones sociales, la mayor movilidad y la distensión de las medidas de control». No es la primera vez que el comienzo del verano, los festejos, la mayor movilidad y la relajación de las normas han provocado una ola en Canarias. Esta sería la tercera vez que el Archipiélago sufre un aumento de casos de coronavirus a las puertas del periodo estival. 

La séptima ola está marcada por la llegada de una nueva variante de ómicron, la BA.5. Este nuevo linaje ha mutado tanto que su código genético difiere en gran medida del de la variante ómicron original. De ahí que la respuesta inmune que se ha adquirido con contagios previos de esta cepa no sean suficientes como para evitar una reinfección. El virus también se ha vuelto mucho más contagioso que la ómicron original, que ya se propagaba más rápido que el sarampión. Algunos estudios preliminares, además, muestran que esta variante está relacionada con una ventana de contagio más amplia. Es decir, la persona que se infecta podría contagiar hasta 14 días.

Aunque el Ministerio de Sanidad cifra su penetración en las Islas en un 19,2%, los científicos del Archipiélago aseguran que ya es la dominante. «Cuando aparece una nueva variante suele ser más contagiosa y por tanto, se hace más prevalente aunque, al mismo tiempo, es menos virulenta», recuerda García Rojas. Así también lo explica el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) en su último informe de evaluación del riesgo de estos nuevos linajes, en el que insiste en que «no hay datos que indiquen una mayor gravedad de los casos». Pero el debate sigue abierto. 

Hay indicios que muestran que este sublinaje de ómicron podría ser bastante diferente de la variante original, incluso en la forma de contagiar. Según un estudio preliminar publicado por la Universidad de Tokio, BA.5 (y también BA.4 y BA.2.12.1) podría haber evolucionado para propagarse de forma más fácil en las células pulmonares –en un modelo animal– , tal y como hacían las variantes originales como Alfa o Delta. 

Hasta ahora una de las teorías más aceptadas es que los contagios por variante ómicron cursan más leve porque infectan tejidos no pulmonares y más cercanos al tracto superior del aparato respiratorio. De confirmarse esta teoría, los científicos creen que podría provocar infecciones «más peligrosas» como explicó el virólogo Stephen Green, de la Universidad de Leeds en una entrevista a la revista The Guardian. Fuentes hospitalarias señalan que han detectado que en esta última ola están viendo muchos pacientes que ingresan con neumonías, a diferencia de lo que ocurrió en invierno. Sin embargo, es difícil saber si ambas están relacionadas. 

Las camas ocupadas por pacientes covid crecen un 46% en 15 días

decoration

Otro de los obstáculos a los que se enfrenta Canarias en este nuevo crecimiento de los casos de coronavirus es la situación basal en la que se encontraban los hospitales antes de que estallaran los contagios. «Nunca llegamos a bajar de los 200 hospitalizados, así que la sanidad corre el riesgo de desestabilizarse con cualquier incremento de casos», advierte el secretario general del Sindicato de Médicos de Santa Cruz de Tenerife, Levy Cabrera. No en vano, habiendo sumado solo 96 pacientes en dos semanas, Canarias cuenta con una presión hospitalaria semejante a la que experimentó dos meses después de que la sexta ola se empezara a notar en los hospitales de las Islas. Esta vez, sin embargo, solo han pasado tres semanas desde que los ingresos empezaron a aumentar. 

A tenor de estos datos y con las consecuencias que podría tener para el funcionamiento normal de la sanidad isleña, los expertos solicitan a la población que retome las medidas de protección y que la Administración sanitaria actúe para mitigar el golpe en la sanidad. «Está claro que si la incidencia sigue en ascenso, habrá que intervenir aunque la mayoría de casos sean leves», recalca García Rojas, que insiste en que muchos casos «van a reclamar asistencia y volverán a sobrecargar el sistema». 

Los médicos apuestan por establecer «medidas más conservadoras» con el uso de la mascarilla a la cabeza. «Debe ser habitual utilizar la mascarilla ante cualquier síntoma respiratorio, por muy leve que sea y especialmente en sitios cerrados», argumenta Cabrera. Además, considera que los positivos deben ser más estrictos en los aislamientos «evitando aglomeraciones».

Para Levy Cabrera, la sanidad canaria se encuentra de nuevo en una encrucijada por no haber previsto este nuevo golpe. «El Servicio Canario de la Salud (SCS) ha tenido tiempo para contratar efectivos y disminuir los cupos de Atención Primaria, pero no ha hecho nada», recalca el facultativo. Tanto la Atención Primaria como la hospitalaria están notando la tensión por esta nueva ola de covid, con una especial incidencia en «urgencias y planta». A esto se une la falta de efectivos debido al periodo vacacional, que Cabrera concluye que se deberá mitigar «con más contratación que cubra los descansos». 

Cronología de una pandemia

Primera ola

  • Duración: Del 23 febrero a principios de junio
  • Esta ola en Canarias comenzó con el primer caso constatado en las Islas, y estuvo marcado por el confinamiento de toda la población desde el 15 de marzo hasta el 21 de junio. En Canarias sin embargo, los casos empezaron a bajar mucho antes del fin de estas restricciones.

Segunda ola

  • Duración: Del 1 de agosto al 29 de noviembre
  • Cuando terminó el confinamiento comenzó la «nueva normalidad» que, sin embargo, carecía de grandes restricciones. A partir de un brote en tres discotecas de Gran Canaria en agosto de 2020 empieza el aumento de casos. Esta ola es una de las más duraderas, pues luego continúa en Tenerife con una situación de contagios mantenida hasta finales de noviembre.

Tercera ola

  • Duración: Del 30 de noviembre de 2020 al 27 de febrero de 2021
  • El virus consigue colarse en varias residencias de ancianos, siendo el momento más crítico cuando se adentra en la macrorresidencia Santa Rita, en Puerto de la Cruz. A partir de entonces, y coincidiendo con el puente de diciembre, las navidades y las compras, los contagios se disparan de nuevo y forman una tercera ola que se mitiga en Tenerife con restricciones más duras. 

Cuarta ola

  • Duración: Del 27 de febrero al 19 de junio de 2021 
  • Una pequeña ola, sin apenas incidencia. Fruto de la recuperación de algunos festejos – incluso aquellos que se celebraron de manera online –, así como el comienzo de la Semana Santa, donde se produjo una mayor movilidad por las Islas. Ambas situaciones producen un sutil aumento de casos que tiene un reflejo en las hospitalizaciones debido a la mayor relajación de las normas. 

Quinta ola

  • Duración: Del 19 de junio al 13 de octubre de 2021
  • Un aumento progresivo y rápido de casos comienza en Tenerife a mediados del mes de junio. La situación explota poco después en todas las islas coincidiendo con el periodo estival y las vacaciones. Se trata, hasta el día de hoy, la segunda ola con más hospitalización por covid (589) en Canarias. Esta ola estuvo marcada por la expansión de la variante Delta, encontrada en Inglaterra. 

Sexta ola

  • Duración: 2 de noviembre de 2021 a 28 de marzo de 2022
  •  Los contagios empezaron a crecer poco después de que el volcán de La Palma entrara en erupción, pero la expansión de casos llegó a su culmen con las fiestas que se celebraron durante puente de diciembre que introdujeron la variante ómicron y llevaron a Canarias a su peor ola de covid. A finales de año el número de ingresos alcanzó los 728, marcando el récord de la serie. 

Séptima ola

  • Duración: Desde el 1 de junio y en curso
  • Canarias está afectada en estos momentos por la que los expertos han bautizado como séptima ola. Desde finales de mayo y principios de junio, el Archipiélago ha experimentado un aumento de los casos que se ha acelerado en las últimas semanas tras varios festejos populares y el inicio de las vacaciones de verano. Esta ola está marcada por la introducción de la ómicron BA.5.

Compartir el artículo

stats