Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Corralejo, paraíso de la fiestas ilegales

Jóvenes europeos se reúnen en chalets bajo la música sin respetar las medidas contra el covid La Guardia Civil identifica a 84 turistas franceses e italianos en una villa

Los jóvenes que se encontraban en la fiesta desalojada en la madrugada de ayer en una villa de Corralejo. | | LP/DLP

Los jóvenes que se encontraban en la fiesta desalojada en la madrugada de ayer en una villa de Corralejo. | | LP/DLP

Si Madrid es el destino preferido de los jóvenes europeos para pasar unos días de fiesta y alcohol en la Península, Corralejo se erige como la localidad escogida por los turistas que llegan al Archipiélago para celebrar grandes fiestas privadas ilegales saltándose todas las medidas preventivas para evitar la propagación del Coronavirus. La Guardia Civil procedió en la madrugada de ayer a identificar a 84 personas, la gran mayoría franceses e italianos, que se encontraban en una villa de esta localidad turística del norte de Fuerteventura.

Los organizadores del festejo habían alquilado una vivienda vacacional situada entre las calle Lanzarote y El Roque. Villa Esmeralda, como la denominan sus propietarios, es un lujoso chalé de 300 metros cuadrados con capacidad para diez personas en cinco dormitorios, con tres baños, una piscina de 15 metros de largo por 6 de ancho y una gran terraza. En definitiva, un sitio ideal para la celebración de fiestas entre amigos y cuyo precio de alquiler a la semana ronda los 2.500 euros.

A quienes reservaron la casa se les fue la mano invitando a turistas que llegan a la Isla en busca de sol, playa y surf. El alto ruido que había en torno a la piscina hizo que a las tres de la madrugada se personara la Guardia Civil, alertada por los vecinos que indicaban que decenas de personas celebraban una fiesta pese a que, al estar la Isla en fase 3, no está permitida la reunión de más de cuatro personas no convivientes.

En la vivienda vacacional se personaron miembros del Instituto Armado y la Policía Local de La Oliva, quienes comprobaron desde el exterior el alto volumen al que se encontraba la música y los gritos de las personas. Así, identificaron a un total de 84 jóvenes, muchos de ellos sin mascarillas, sin respetaban la distancia de seguridad ni tampoco el toque de queda, según informó el Instituto Armado en un comunicado. Entre los asistentes había turistas franceses en su mayoría, además de italianos y dos españoles. Los agentes, además, procedieron a levantar acta de denuncia a los vehículos de los identificados por encontrarse mal estacionados.

Esta no fue la única fiesta en la intervinieron durante la noche. La Comandancia de Las Palmas indicó que hubo otros ocho festejos de menor aforo, con grupos de hasta diez personas, que fueron disueltas y se procedió a realizar las propuestas de sanción que serán tramitadas a Delegación del Gobierno.

Otras cuatro durante este año

Las intervenciones en fiestas ilegales se han sucedido durante el presente año en el norte de Fuerteventura. La Comandancia de Las Palmas ya ha informado de al menos otras cuatro con un gran número de asistentes. La primera se produjo el 9 de enero cuando actuaron en la playa de Esquinzo, en El Cotillo, con 34 personas. Por esas fechas se produjo un importante brote de Covid en el municipio de La Oliva, lo que hizo que las fuerzas de seguridad intensificaran los controles.

El Instituto Armado volvió a actuar en otras fiestas el 7 de marzo con 50 personas, la mayoría turistas no residentes, en las instalaciones en desuso del complejo de ocio Baku de Corralejo; el 2 de abril en una villa con una veintena de personas y un día después en la habitación de un hotel del casco con otros 13 jóvenes europeos.

Compartir el artículo

stats