Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

David 'el adoptado' y Andrea, mala compañía

El grancanario y el italiano tenían mucho en común y compartían piso en Cruce de Sardina | Una discusión y la droga provocaron la muerte del transalpino

David José R. P., el supuesto autor del asesinato del italiano | | LP/DLP

El grancanario David José R. P. y el italiano Andrea Costa compartían el piso que era del primero. Ambos tenían mucho en común, en especial, al parecer, la droga. Sin embargo, todo acabó de forma precipitada con la muerte del segundo, calificada como asesinato por la autoridad judicial. Todo ello se inició con una discusión entre ambos, tras el impago de una cena con otras personas y el consumo de estupefacientes.

«Aunque sea grande y fuerte, aunque tenga ese historial delictivo, haya estado varias veces en prisión y protagonizado numerosas acciones con violencia, en el fondo es un cacho de pan y va a contar lo que hizo o no sobre ese crimen, y todo se resolverá rápido», había señalado el pasado miércoles un funcionario a este periódico sobre David José R. P., alias El adoptado, tras su detención el día anterior y de haberse descubierto el lunes el cuerpo sin vida, calcinado, del italiano Andrea Costa, con quien convivía en su domicilio, sito en la calle Ayagaures, en el Cruce de Sardina, en el municipio de Santa Lucía de Tirajana.

En una parte se ha cumplido lo que pronosticaba el funcionario. El principal sospechoso de este crimen, como fue considerado en un principio, colaboró con los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil desde su arresto, aunque negaba haber sido el autor de la muerte de Andrea. Al final, no declaró el pasado viernes ante el titular del Juzgado de Instrucción número uno de San Bartolomé de Tirajana.

Otras siete personas también comparecieron ante el juez Pablo García Abad, quien dictó el ingreso en prisión de David El adelantado y para Estefanía A. V., como colaboradora necesaria. Las otras seis personas están en libertad, pero con cargos, cinco de encubrimiento y a sexta de omisión del deber del socorro.

El club de cannabis de Andrea Costa y su mujer en Carrizal fue cerrado porque no era para lo que se contrató

decoration

En la parte que sí acertó el funcionario ha sido respecto al corto tiempo. Los agentes del instituto armado lograron esclarecer en menos de treinta horas un caso que sorprendían a vecinos y foráneos el lunes pasado al encontrar un cadáver en un coche calcinado, un Lancia Ypsilon, entre invernaderos en Pozo Izquierdo.

Todo ha sido demasiado rápido, con un feliz inicio y un trágico final en Gran Canaria para el transalpino Andrea Costa, quien vino con Stefanía Bottero de vacaciones a la Isla, de la que ambos se enamoraron. Y decidieron volver y casarse en Vecindario, en Santa Lucía de Tirajana, como se leía a Stefania Boterro en periódico digital italiano Leggo Gran Canaria.

Esta pareja quería inaugurar proyectos juntos, pero las medias verdades y otros factores provocaron que llevase mal camino. Además, «Todo le ha ido mal, peor, a Andrea por las malas compañías», comentó al diario italiano Stefanía Bottero, quien decidió regresar en 2020 al país natal de ambos, mientras Andrea optó permanecer en el Archipiélago canario.

Los operarios, con el cadáver. | |

Los operarios, con el cadáver. | | J. C. GUERRA

Andrea y Stefanía encontraron un local en la calle Buenos Aires de Carrizal, en el término municipal de Ingenio. Todo empezó bien, pero a los pocos meses surgieron los problemas con el propietario del establecimiento. La pareja había firmado el contrato para crear un local recreativo.

Sin embargo, Andrea y Stefanía montaron, no un establecimiento relacionado con los recreativos, sino un club social privado de cannabis, llamado La Guaracha. Otras fuentes indicaron, sin confirmación oficial, que no sólo se consumía cannabis con fines médicos, sino otros estupefacientes.

Por eso, el dueño del local presentó repetidas quejas al Ayuntamiento de la villa de Ingenio porque no estaba de acuerdo que el uso del mismo fuera distinto del que se había dicho y firmado en el contrato.

La Policía Local de Ingenio realizó varias inspecciones, y se llegó al informe desfavorable en el que se ordenaba el cierre de dicho club. «Por eso fue la marcha de esta pareja italiana, no por el final del contrato», señalaron fuentes municipales.

David ‘El adoptado’ ingresa en prisión, tras haber colaborado en la investigación al tiempo que negaba ser el autor

decoration

En las cercanías de donde estaba La Guaracha, exactamente en la calle Alemania se encuentran varios locales. Entre ellos, una pizzería, que está a poco más de cincuenta metros. «No se nada, no conozco a nadie con ese nombre», aseguró de forma seca y firme el pasado viernes un trabajador de dicha pizzería, también italiano, que no había interrumpido para nada sus labores de limpieza, barriendo, en la entrada del restaurante mientras contestaba.

La relación de esta pareja acabó y la vida de Andrea Casto terminó de forma trágica. Mientras, ahora, en el Cruce de Sardina muchos respiran y hablan de forma distinta, tras resolverse este caso y con la entrada a la cárcel, de forma provisional y sin fianza, de David R. P., de años.

1 de abril

Un trabajador de un bar del Cruce de Sardina calificó a David El adoptado como «carne de presidio» porque lo conoce, como muchos del barrio, su historial delictivo y sus entradas y salidas de la prisión. La última vez que salió en libertad fue el día 1 de abril, que volvió a obtener la libertad y regresaba a su domicilio de la calle Ayagaures. «Ya desde niño y de joven estaba más en la calle, que en la casa de sus padres. Así empezó a hacer se unos amigos y aliarse con pequeños robos y hurtos, y con el mundo de la droga», añade. Otro empleado de otro bar del mismo barrio comentó que tenía miedo cuando lo veía «sentado junto a la barra, y que le diera un arranque de violencia», agregó.

Por otro lado, un abogado del municipio, explica que «están muy unidos, como una piña», refiriéndose a David El adoptado, a sus amigos y familiares. «Se ayudan mucho entre ellos. La que fue su expareja y con la que tuvo dos hijos, mantiene una buena relación con David, aunque tenga él ahora otra pareja sentimental», añade. Este letrado considera que este crimen que costó la vida al Andrea Costa «no hay que tratarlo como un hecho aislado porque han aumentado lo robos con fuerza y con violencia, que muestra una delincuencia que existe. La población ha crecido de forma tremenda en veinte años y está en más de 70.000 personas, y no ha aumentado de la misma forma el número de efectivos policiales, ni las políticas de inserción, ni sobre las personas en exclusión».

Cronología

Viernes, 10

Una discusión entre David José R. P., alias El adoptado, y el italiano Andrea Costa, fue lo que provocó el trágico final para el segundo, después de haber consumido estupefacientes. El impago en un restaurante en el que habían consumido estas dos personas, junto a otros que les acompañaban, fue previsiblemente la gota que colmó el vaso. No hay una concreción de cuándo ocurrió el asesinato, o la noche del viernes o durante la madrugada del sábado. El supuesto autor se acogió a su derecho a no declarar ante el titular del Juzgado de Instrucción número uno de San Bartolomé de Tirajana, ni aclararon nada las otras siete personas implicadas y que estuvieron anteayer a disposición judicial.

Domingo, 12

Una mujer estuvo en el domicilio de David El adoptado, que se halla en la calle Ayagaures, en el Cruce de Sardina, en Santa Lucía de Tirajana. Ella descubrió restos de sangre. El cadáver de Andrea estaba amordazado en una habitación.

Lunes, 13

Los Bomberos del Consorcio de Emergencias y la Policía Local de Santa Lucía de Tirajana descubrieron un cadáver en un coche calcinado por debajo de Casa Santa, cerca de Pozo Izquierdo. La Guardia Civil comienza una investigación y recogida de pruebas, como el número de bastidor del auto, que permite esclarecer el caso en menos de 30 horas.

Martes, 14

Detención del principal sospechoso y se hace dos registros en su piso.

Miércoles, 15

Se realizan los arrestos de las otras personas que estuvieron en la cena y fueron testigos de lo que ocurrió en la calle Ayagaures

Viernes, 17

El juez dicta el ingreso en prisión del supuesto autor del asesinato, David R. P., y de Estefanía A. V., como cooperante necesaria.

Compartir el artículo

stats