Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De colonia sanitaria a prisión militar

El Lazareto de Gando ha tenido diversos usos a lo largo de sus casi 120 años de historia, además de ser motivo del sempiterno pleito insular, ya que la aprobación de su ubicación en Gran Canaria en 1883 -cuando la capital del Archipiélago era Santa Cruz de Tenerife- provocó un agrio debate en las Cortes. Diseñado con un estilo académico equilibrado conforme a los normas clásicas y que le dan una imagen de conjunto bien articulado y elegante, el Lazareto se convirtió, entre otras funciones, en centro de cuarentena de pasajeros, colonia sanitaria durante la epidemia de la gripe de 1918, sede de instalaciones de todo tipo en los comienzos de la aviación, penal de presos durante la Guerra Civil o acuartelamiento. Esta instalación constituyó, además, otra pieza clave del conjunto de infraestructuras que, al igual que el puerto de La Luz o el Faro de Maspalomas, todas obras del ingeniero teldense Juan León y Castillo, colaboraron a que se potenciara el desarrollo de la isla de Gran Canaria en el tráfico marítimo internacional a finales del siglo XIX.

Compartir el artículo

stats