Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DISA refuerza el puerto de Salinetas

Los trabajos, más hormigón y mejora de la escollera, pretenden evitar los resquebrajamientos en la estructura y paliar el efecto de los fuertes temporales

Las grúas trabajando en el puerto de la zona industrial de Salinetas, la pasada semana.

Las grúas trabajando en el puerto de la zona industrial de Salinetas, la pasada semana. JOSÉ CARLOS GUERRA

La empresa DISA, la primera compañía canaria distribuidora de productos energéticos, realiza obras en el muelle de Salinetas para reforzar esta instalación y para dotarla de una nueva escollera. Los trabajos, ya comenzados, suponen una inversión de tres millones de euros y una nueva apuesta de esta corporación por el recinto portuario situado en Telde.

El proyecto que ejecuta Distribuidora Insular, SA (DISA) y que cuenta con la licencia de la concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Telde, se centra en el reforzamiento de la estructura del puerto de Salinetas, su base de operaciones en el área sur de Gran Canaria desde siempre, ya que los embates del fuerte oleaje por los temporales han causado daños a la infraestructura y provocando peligro de resquebrajamiento que con estos trabajos se pretenden solventar. Por ello, los trabajos consisten en la inyección de hormigón en el muelle y la creación de un manto de bloques, esto es, una escollera para que estas instalaciones, usadas para la descarga de combustible de los barcos que llegan a esta zona industrial teldense, refuercen aún más su seguridad y su operatividad.

Este puerto es el principal punto de entrada de los combustibles de Gran Canaria y en él se descarga, a diferencia del puerto de La Luz, el carburante para los vehículos y las centrales eléctricas. De ahí la importancia de estas obras en Salinetas, ya que una interrupción de la actividad en ese muelle surgirían graves problemas para la actividad industrial y para el abastecimiento a los vehículos de la Isla.

Varias grúas trabajan en el recinto para transportar los bloques que se depositarán para la mejora de la escollera y para el reforzamiento del muelle y que se espera finalicen durante este año. Unos trabajos, no obstante, que al principio dieron lugar a una importante confusión por el traslado desde Arinaga de unos tubos que desde las redes sociales se denunció iban a ser destinados para una futura regasificadora y que de hecho en el último pleno ordinario se preguntó desde la oposición sobre su función.

Sin embargo, la alarma no era tal en cuanto a la construcción de una regasificadora, nada más lejos de la realidad. El concejal de Urbanismo, Juan Francisco Artiles, cuestionado sobre este asunto en esa sesión, señaló que desde su departamento no se tenía constancia de que el traslado de esos tubos tuvieran como finalidad la citada construcción, aunque matizó que esa actividad corresponde a la Autoridad Portuaria, no al municipio. Recordó que en septiembre de 2014 DISA había solicitado licencia al Ayuntamiento para la mejora del puerto, pero no se tiene constancia, añadió, de que el traslado de los tubos fuera para la regasificadora.

En posteriores informaciones, tanto desde las instituciones como de la propia empresa se puntualizó que esos tubos iban destinados a la modernización de la descarga de hidrocarburos para hacerla más eficaz y rápida. La inversión es de 10 millones de euros.

Compartir el artículo

stats